Gambito de emperatriz

Esperemos que el inmenso y merecido éxito de la serie Gambito de Dama, disponible desde el pasado año en Felanitx, anime a muchas niñas a aficionarse al ajedrez. Un juego que sólo unos pocos pueden apreciar completamente, debido al desafío intelectual que plantea, pero del que todos podemos gozar conociendo, por ejemplo, la mítica historia de Capablanca, el apasionante duelo Fischer-Spassky que simbolizó la Guerra Fría, o la intensa relación amor-odio (algunos dirán que odio-odio) entre Karpov y Kasparov.

El tema de las mujeres ajedrecistas va que ni pintado para la web Chinochano, ya que las mejores del mundo en la actualidad son chinas, y a la mejor de todas, algunos dirían que la mejor jugadora de la historia, la he conocido personalmente cuando era una niña prodigio (ella, no yo). Se trata de Hou Yifan, actual número uno del mundo y cuatro veces campeona mundial.

A Hou la entrevisté en el año 2007, cuando tenía 13 años, sólo uno después de que se convirtiera en la mujer más joven de la historia en obtener de la federación internacional el título de Gran Maestro. Ya era una chica a seguir, y llevaba unos pasadores gigantescos en su pelo.

Así la fotografié en 2007.

Desde entonces, no ha parado: los cuatro campeonatos del mundo femeninos que os decía, conseguidos en la pasada década (2010, 2011, 2013 y 2016),  número uno en la actualidad, y una de las tres mujeres en toda la historia que ha estado en el top 100 de jugadores de ajedrez (otra es la famosa húngara Judit Polgar, la única capaz de discutirle el título de mejor jugadora de todos los tiempos).

El ajedrez, como habréis comprobado quienes hayáis visto Gambito de Gama, tiene unas bambalinas muy puñeteras, hay siempre fuera de la mesa de juego conflictos de intereses, cuando no políticos, que afectan bastante a los jugadores, aunque a veces son ellos mismos los que los crean. También le ha pasado a Hou, quien, por ejemplo, ha decidido no participar en Mundiales desde 2017, por su desacuerdo en recientes cambios de formato en la competición (ahora más basada en eliminatorias puras y duras). El primer Mundial en el que faltó, celebrado en 2017 en Irán, fue además muy polémico porque el país anfitrión obligaba a las jugadoras a llevar hiyab, así que muchas otras jugadoras no fueron como protesta por esa imposición. La ganadora de aquel mundial, por cierto, fue otra jugadora china, Tan Zhongyi.

Ella sí se lo puso.

Otra destacada ajedrecista china actual es Ju Wenjun, que ha sido la campeona mundial en los tres últimos años. Actualmente ocupa el número cuatro mundial.

Las chinas, que suelen destacar mucho en todos los deportes a nivel internacional (más que los hombres chinos), llevan años dominando el ajedrez femenino. Desde 1991, cuando por primera vez una china (la mítica Xie Jun) ganó los mundiales, jugadoras de ese país han ganado 14 campeonatos, y de las 37 mujeres que tienen actualmente el título de Gran Maestro, nueve son de China.

Xie Jun, primera china que fue campeona mundial, inmortalizada en un sello yugoslavo.

Hay que decir que en el ajedrez también hay buenos maestros chinos masculinos, como Ding Liren, que ocupa el tercer lugar mundial actualmente.

Volviendo a Hou Yifan, hay que decir que ella, como la protagonista de Gambito de Dama, ha disputado partidas memorables con algunos de los mejores jugadores masculinos del momento, incluido Magnus Carlsen, el actual número uno (y algunos dicen que el mejor ajedrecista de todos los tiempos).

Si algún día hacen un biopic suyo, que le encarne Matt Damon…

A Hou le han preguntado alguna vez si cree que algún día una mujer podrá ser campeona del mundo absoluta, por encima de los hombres. Teóricamente, el ajedrez no es un ejercicio muy físico, es más bien mental, por lo que en principio el hombre no parte con relativa ventaja sobre la mujer, y sin embargo todavía no ha habido una jugadora capaz de retar a los mejores de una época, en plan Beth Harmon. Quien más cerca ha estado ha sido Judit Polgar, quien de hecho decidió en un momento dado dejar de jugar contra mujeres y hacerlo sólo contra hombres, ganando a algunos de los grandes maestros de las últimas décadas.

Hou ve difícil lo de una campeona mundial mujer, pues defiende que en realidad la condición física sí importa en el ajedrez, sobre todo en largas partidas que pueden durar horas y horas. Sin embargo, reconoce que en general las chicas entrenan menos que los chicos, por lo que indirectamente concede que si entrenaran lo mismo podrían plantarles cara. Veamos que ocurre en el futuro: queremos una china, o en su defecto una norteamericana pelirroja, reinando en el reino del jaque.

3 Comentarios

    • No sé si te refieres a las que pasaste en el pueblo mallorquín o las que te llevaron a China, pero en todo caso celebro que mis palabras te lleven a buenos recuerdos 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.