Golochinas

En un país donde la comida es tan importante culturalmente hablando como China, es curioso que se preste muy poca atención a las golosinas, esos antojos que de niños arruinan nuestros dientes y nos condenan a la obesidad adulta.

No significa ello que no haya golosinas en China, pero sí que es cierto que éstas son menos variadas y habituales en los comercios que en otros países. Se diría que los chinos no son mucho de dulce, salvo cuando se trata de unirlo con el sabor agrio en las salsas de la gastronomía del sur, la cantonesa.

Pese a la limitación, en China nos podemos encontrar con caramelos, chocolatinas, gominolas y otros dulces habituales en muchas otras latitudes. Además, tienen algunos dulces especialmente curiosos o exóticos a los ojos de un extranjero.

He aquí cuatro ejemplos, aunque hay muchos más (podeis contar vuestras experiencias en los comentarios). Y recordad: pastel chino sin relleno de judías, ni es pastel chino ni es nada.

– Láminas de carne de cerdo azucaradas: podrían venderse en las carnicerías, pero no, se expiden en las reposterías y tiendas de regalos. Son láminas cuadradas de carne picada de cerdo (o a veces de ternera) sazonadas con especias y azúcar. Al comprarlas, el tendero las corta en pequeñas tiras, las pone en una bolsa como de caramelos, y hala, a disfrutarlas… Están realmente buenas, y son un souvenir muy típico, por ejemplo, de Macao, aunque también se venden en muchos otros lugares (vi muchas, por ejemplo, en los Chinatowns de Malasia).

– Frutas desecadas: de manera similar a los orejones que comemos en Aragón (o comíamos en tiempos, no sé si aún lo seguimos haciendo) los chinos agarran cualquier fruta -tropical, subtropical o de zona templada- la secan, la espolvorean con azúcar (muchas veces glas) y la venden al mejor postor. De hecho, los chinos comen muchísimas cosas desecadas como golosina, también taquitos de carne o hasta pescado y marisco.

– Galletas peludas y apelmazadas: si los españoles tenemos el polvorón como summum del dulce incómodo de ventilarse, los chinos tienen un tipo de galletas de bonito aspecto exterior pero que en realidad son realmente difíciles primero de morder y después de tragar. Suelen ir en cajas transparenes y venderse en tiendas de recuerdos y aeropuertos para que algun pardillo caiga. No sólo decir «Pamplona» con ellas en la boca es imposible, prácticamente hasta respirar es imposible.

– Partes del pollo o del pato endulzadas: por fuera adquieren, quién sabe con qué métodos, una textura plástica similar a la de las gominolas, pero por dentro siguen siendo algo mas parecido a la carne de ave que fueron en su día. Son uno de los dulces favoritos de los chinos, niños y mayores, que se desviven especialmente por las partes en las que hay que mordisquear más: las alas, los cuellos y las garras. En ese orden, ahí van fotos que no son gore, sino de ambrosías chinas…

1 Comment

  1. Enviado por sa ve al
    (Contacto Página)
    Curiosas golosinas, sobre todo las últimas. No es que me hayan gustado mucho las golosinas, incluso algunas hasta me dan dentera (jamones, gominolas blandengues….). Pero sabes qué tenía entendido que les gustaba picar mucho a los chinos: las pipas, sobre todo de calabaza. No sé si es cierto, aunque no son dulces.
    Slds

    ~~~
    Enviado por Ana
    (Contacto Página)
    Lo de las frutas secas es verdad. Soy madre de un niño adoptado hace dos años en Datong y las pasas le vuelven loco. Son la mejor golosina que le puedes dar, sin contar los pepinillos

    ~~~
    Enviado por Isabel
    (Contacto Página)
    Mi marido es un fanático de los dulces en general y las gominolas en particular. En Nanjing vimos una tienda enorme con una gominolas muy vistosas. Allá fue mi marido y se compró un kilo (es que somos de Bilbao). PICABAN!!! Pero mucho, mucho. Parecían las gominolas de Harry Potter.

    ~~~
    Enviado por Pablo Ampuero
    (Contacto Página)
    Eso del pollo acaramelado… uf… mi novia suele hacerlas y le encantan. Pueden hacer de un muy mal día, algo maravilloso. Para mí, no son malas, pero la consistencia me choca un poco. Para quienes no han comido: patitas de pollo fritas en Coca Cola. Imagínese.

    ~~~
    Enviado por Luis
    (Contacto Página)
    Doy fe… no debo ser el único al que le ha pasado, alguien trae una bolsa con lo que parecen caramelos para celebrar algo, coges uno inocentemente y… es una gamba desecada!!!

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Como no soy goloso no me atraen mucho. Yo prefiero los encurtidos, pero del norte, que los del sur son dulces.@Ana, si, Shanxi es famosa por el vinagre. Yo debo tener una vida anterior por China, soy fanatico del vinagre, y lo echo hasta en la sopa, literalmente. Cuando vine a China y vi que aqui tambien, me dije, estos son de los mios, haha

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    sa ve al: sí, son muy piperos, y las pipas suelen ser dulces en la cáscara. Tánto de girasol como de calabaza. Un enorme vicio, por ejemplo, de los viajes en tren.

    Isabel: madre mía, un kilo de gominolas! Por buenas que estuvieran, se os podrían haber indigestado…

    Luis: bueno, lo que no mata engorda, así que al buche!

    ~~~
    Enviado por Javier L.
    (Contacto Página)
    Me ha encantado tu post Tito, ¡me has hecho reír!
    Yo he probado una especia de ¿esponja? acaramelada cubierta con sésamo, les gusta mucho cubrir las cosas con sésamo, y no voy a ser yo el que les diga que dejen de hacerlo.

    ~~~
    Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    Ya tuve una experiencia con los caramelos de judía del conejo… unas patas de pollo (como las de tu post) justo al lado de mi kit kat en una maquina expendedora de la calle…¡¡nunca he tenido tanto cuidado de no equivocarme con el numerito!!

    ~~~
    Enviado por Eva
    (Contacto Página)
    Hola! Antes de nada quería agradecerte el trabajo que haces con este blog, creo que es una visión estupenda y una pequeña ventana para las personas que, como yo, sin vivir en China trabajamos con ella. Yo viajo de forma frecuente a China y cuando vuelvo e intento explicar esa forma de ser de los chinos, esa realidad china a mis amigos aquí…me resulta imposible y me siento a veces incomprendida.
    Con este post me has recordado un par de situaciones bastante curiosas. La primera de ellas está relacionada con el «mooncake» y los otros dulces chinos rellenos de salsa de judías…todavía me veo incapaz de explicar su sabor y su textura. La segunda, el pescado seco…es impresionante!! se lo comen como aperitivo!! Aunque claro, siempre hay que considerar que nosotros comemos cosas como caracoles…
    Enhorabuena por tu blog, que sepas que te sigo desde hace unas semanas y me parece un sitio genial. Por cierto, también soy aragonesa!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Javier L: cierto, el sésamo es otro alfayomega de la repostería china, junto a las judías rojas.

    Anonimo: te imagino en plan «desactivando una bomba», juasjuas.

    Eva: hola paisana, yo tampoco me suelo explicar muy bien cuando hablo de China con los amigos, por eso lo escribo, que me sale mejor y creo que queda más… Sobre los caracoles, a los chinos también les encantan, pero suelen ser más pequeños que los nuestros, y picantes. Habitual aperitivo veraniego, como los cangrejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.