Heráldica en una Mongolia sin heráldica

En el anterior post os ofrecí una larguísima colección de escudos y emblemas de la historia colonial y actual china. Os confesaré que tenía también muchos que mostrar de la vecina Mongolia, que también me parece un lugar fascinante en cuestiones «heráldicas», pero me quedaba ya la cosa muy larga, así que decidí dejarlo para un nuevo capítulo o apéndice, que será el de hoy.

De manera similar a China, Mongolia no tenía costumbre de marcar a sus familias o clanes con distintivos que los diferenciaran del resto, lo que no favoreció el desarrollo de una heráldica semejante a la occidental. En el caso mongol quizá se debía a que una «familia» era un concepto más extenso que en Occidente, eran muchos más, una «horda», así que no había tanta variedad de linajes. Pero esto es sólo una teoría mía.

En cuanto a escudos nacionales, el primero propiamente dicho no llegó hasta los comienzos del siglo XX, cuando Mongolia se independizó de China, y fue un símbolo harto curioso conocido como soyombo, que aún a día de hoy es omnipresente en Mongolia o lugares con población emparentada con los mongoles (como los buratios de Rusia).

Contrariamente a lo que algunos piensan, este símbolo no tiene nada que ver con Genghis Khan o con los soberanos que le sucedieron formando el imperio más grande la historia allá por los siglos XII y XIII. El soyombo es muy posterior, de finales del siglo XVII, y lo creó un monje budista como parte de un sistema de escritura de la lengua mongol de su invención, similar al sánscrito o el tibetano. Este soyombo era una «letra» más del sistema de escritura, pero una letra especial: se colocaba al inicio y al final de las frases, podríamos decir que era una especie de comillas.

El sistema de escritura no prosperó demasiado, hoy nadie que no sea un filólogo especializado lo conoce, pero una de sus «letras» quedó y hoy adorna la bandera nacional mongol.

Casi en los mismos años de su independencia, Mongolia fue uno de los primeros lugares del mundo donde se contagió la fiebre revolucionaria de Rusia y se constituyó una república socialista, creo que la segunda de la historia tras la Unión Soviética. Como os imaginaréis, esto llevó a la República Popular de Mongolia a adoptar años más tarde, en 1940, un escudo nacional de aires muy soviéticos, eso sí, de gran hermosura y bucólico como es la tierra mongol:

Fascinante el gran despliegue ganadero de aquel emblema, que mostraba una oveja, una cabra, una vaca que no ríe, un caballo y un camello, que para la mayoría de los mongoles de entonces y de ahora son las grandes fuentes de alimentación en un país donde poca fruta y verdura se pueden cultivar.

Podría parecer que el mongol que aparece en el escudo montado a caballo es un sanguinario guerrero con una lanza, pero no, sus intenciones son mucho más pacíficas: en su mano lleva una urga, un palo con cuerdas utilizado por los pastores para controlar al ganado y también en rituales hoy políticamente incorrectos en los que el marido «cazaba» a su futura esposa atándola con las cuerdas de esa urga (se puede ver en la película que con ese nombre dirigió el ruso Nikita Mikhailov, de la que hablé el año pasado).

En 1949, el escudo mongol reflejó claramente el hecho de que Mongolia se estaba convirtiendo de facto en una república más de la Unión Soviética, aunque de puertas hacia fuera siguiera siendo un estado independiente. El emblema cambió la escritura tradicional mongol por el alfabeto cirílico, que había sido convertido en la escritura oficial del país por orden de Stalin.

Las letras eran las siglas de la República Popular de Mongolia.

En 1960, algún diseñador consideró que el escudo era demasiado abigarrado, y lo estilizó todo un poco, eliminando las cabezas de ganado y la urga. Eso sí, regresó el soyombo, aunque fuera en una versión pequeñita, dentro de la estrella socialista:

Finalmente, en 1992 Mongolia, que dejó de ser un régimen comunista con una revolución poco conocida en el resto del mundo, volvió a modificar el escudo nacional, eliminando muchos elementos socialistas (el trigo, el engranaje, el trigo), agrandando el soyombo e introduciendo elementos tradicionales y budistas. El jinete desapareció, pero el caballo quedó, y además le salieron alas y se echó a volar. El resultado fue otra vez un magnífico trabajo que yo compraría como emblema de una nave espacial del siglo XXII:

En este capítulo mongol de la heráldica no puedo hacer como hice en su homólogo de China y mostraros aportaciones occidentales, ya que Mongolia nunca interesó demasiado a las potencias europeas, Rusia aparte. El no tener mar le «salvó» de atraer a los británicos, y quizá por ello tampoco a franceses o a otros colonialistas.

Lo que si tiene Mongolia que China no tiene es escudos de sus provincias o airmag, algunos de ellos realmente magníficos. Aquí os los muestro todos, no os pongo los nombres de las airmag porque algunas son palabras impronunciables y porque, seamos francos, los íbamos a olvidar pronto. Mención especial un escudo que tiene un dinosaurio (Mongolia está llena de fósiles, es uno de los paraísos de los paleontólogos).

La capital mongol, Ulan Bator, también tiene su propio escudo, que yo calificaría de muy bello pero también altamente intimidatorio:

Y en fin, con esto termino mi largo paseo de esta semana por la heráldica china y mongol. Como postdata inclasificable muestro un escudo que no existe en realidad, pero que un fan de estas cosas se ha inventado y ha publicado en internet. Correspondería a una imaginaria República Popular de Japón.

4 Comentarios

  1. Gracias por los dos posts, me han encantando. Nos fijamos mucho en las banderas, quizá porque son más sencillitas, cuando los escudos cuentan muchas más cosas de la historia.

  2. para eso los suizos están en el término medio, porque los escudos y las banderas de sus cantones y ciudades son casi iguales… por cierto, no he conocido país con más banderas por todas partes que Suiza, y de todos los tipos.

  3. Segun recoge Pierre de Beauvais en su Bestiario de 1206, nace a partir de un huevo deforme, puesto por un gallo al llegar este a la edad de 7 anos, incubado por un sapo durante 9 anos; por lo tanto al nacer guarda todas las caracteristicas de sus progenitores, cabeza de gallo, cola de serpiente y cuerpo de sapo. Otra manera de nacer (probablemente la mas aceptada) es que nace de un huevo puesto por un gallo e incubado por una serpiente y se dice que nace con cuerpo de gallo, lengua de serpiente y cresta. El basilisco vive en el desierto que el mismo crea al romper piedras y quemar el pasto. Esto sucede ya que el Basilisco exhala fuego, seca las plantas y envenena las aguas. Sin embargo su caracteristica mas distintiva seria su capacidad de

    • esto tiene pinta de spam, pero me parece tan fascinante que lo voy a dejar (quitando el enlace a una página de phishing, eso sí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.