Homenajes

En el penúltimo post, aquel en el que hablé de Kansas City, comenté que al ver en esa ciudad una copia de la Giralda de Sevilla me sentí como en «casa», es decir, como en China.

Si alguno no ha estado en China, quizá no entienda a lo que me refiero, así que, como muestra, varios botones:

Réplica del Capitolio de Washington para un edificio gubernamental en la provincia de Anhui (conste que en EEUU muchos parlamentos de cada Estado también son minicopias del washingtoniano).
Torre Eiffel en una zona residencial de estilo francés en las afueras de Hangzhou.
También en las afueras de Hangzhou hay una copia de Venecia, con canales y una plaza de San Marcos. La cosa tiene su enjundia, porque Marco Polo, mercader supuestamente veneciano, decía que Hangzhou era una de las ciudades más bellas que había visto jamás.
Copia del pueblo austriaco de Hallstatt en la localidad cantonesa de Huizhou. El original alpino es patrimonio de la UNESCO.
Pseudotemplo de Karnak en Wuhan (ay, con lo espectaculares que son los grabados del auténtico).
Siguiendo con la temática egipcia, he aquí una esfinge de Giza en las afueras de Shijiazhuang. (Aunque poco después de salir en la prensa, el pasado año, fue demolida por las chanzas que se hicieron de ella).
No así ésta, que está en Anhui y oye, es una versión «mejorada» de la cairota, porque tiene la cabeza de Tutankamón.  A su lado están haciendo una pirámide de cristal como la del Louvre parisino.
Minimonte Rushmore en Chongqing.
Torre de Pisa en las afueras de Shanghái (ésta con cables para sostenerla, no vaya a ser).

El afán de los chinos por la copia de monumentos ha inspirado libros enteros, como éste que he encontrado mientras me documentaba para este post. No lo he leído ni hojeado, pero tiene buena pinta y promete unas fotos muy cachondas.

Muchas de estas copias están en zonas residenciales de estilo europeo para los nuevos ricos chinos que quieren vivir como en Versalles, Roma o un pueblecito escandinavo de ensueño pero sin alejarse mucho de su tierra querida. En este artículo tenéis más ejemplos de este tipo de promociones inmobiliarias.

En otras ocasiones, sin embargo, se erigen en parques temáticos dedicados a famosos lugares de todo el mundo, muchos de ellos construidos en los años 80 y 90, cuando China se abría lentamente tras décadas de cerrazón, los chinos comenzaban a interesarse por el mundo, pero aún había poco dinero para viajar al exterior, y estaba por llegar el internet para navegar por donde fuera. Esos parques han perdido su antiguo esplendor, pero aún están abiertos y reciben turistas, incluido uno que tenemos en Pekín y que hace tiempo quiero visitar.

En uno de esos parques ocurre una de las más famosas películas del gran director chino Jia Zhangke, que lleva el sarcástico título de «El mundo».

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.