Huyendo por un Pekín virtual

Ando bastante desconectado estos días de China y el mundo oriental, porque estoy de vacaciones en España desde el 1 de septiembre. Y no ayuda mucho a conectar con tierras lejanos lo intensa que está el territorio español con el tema del independentismo catalán (aderezado con el Caso Pujol y el referéndum escocés que se va a celebrar esta semana). He de reconocer que, independientemente de la opinión que uno tenga del asunto, el tema es apasionante y me hace olvidar bastante la actualidad china (aunque la cuestión hongkonesa es algo similar a la catalana, y este año también se están tensando las cosas allí).

La única conexión que tengo estos días con China está en el móvil, donde tengo un juego bastante chorras llamado Subway Surf, de esos típicos en que vas corriendo por un camino y tienes que esquivar cosas. En este jueguito eres un grafitero que es perseguido por la policía y escapa de ella corriendo por vías de metro de una determinada ciudad. No es lo más original y apasionante del mundo, pero tiene la gracia de que cada cierto tiempo cambia la ciudad por donde huye el grafitero, y desde este mes el escenario es Pekín.

Os pongo algunas escenas del juego, que en algunos detalles me parece que no están mal escogidas…

Comienzo del juego: casas tradicionales mezcladas con modernas, mucho cable… Bastante representativo de Pekín, para ser un vídeojuego de los sencillitos.
La Gran Muralla, que no falte…
Muy chinas las barandillas cuando se pasa sobre un estanque. Y aquella silueta del fondo, ¿no es la sede de la CCTV?
Lo que más me fascina es el poli malo que persigue al protagonista, ¡el uniforme que lleva es realmente de policía chino! Esto convierte a esta app en todo un símbolo para la disidencia…
A veces el juego cae un poco en el topicazo, pero no está mal, como en esta escena entre bambúes y linternas rojas.
O en los túneles flanqueados por dragones.

 

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.