Imagine only one Korea

Estaba anunciado desde hace días, y a lo mejor dentro de unos meses nos volvemos otra vez locos con los misiles norcoreanos, pero he de reconocer que me ha recorrido un escalofrío de emoción al ver hoy a las dos Coreas marchar juntas bajo una misma bandera en la inauguración de los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018, que están poniendo ahora en directo en la tele china (CCTV-5). Después se ha cantado el “Imagine” de John Lennon. Imagine there’s no countries… más claro, agua.

Imagino que uno de los porteadores de la bandera es surcoreano y otro norcoreano. La bandera no es ni la de Corea del Sur ni la de Corea del Norte, es una con la silueta de la península completa.

En el palco, otro momento histórico: a pocos metros del presidente surcoreano, Moon Jae-in, estaba Kim Jo-yong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un. Por primera vez en más de 60 años, un miembro del clan Kim, que gobierna con mano de hierro Corea del Norte desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, visita Corea del Sur. Nos lo dicen hace siquiera dos meses y no nos lo creemos.

Moon es el de abrigo blanco de la fila de abajo, Kim Jo-yong es la de más a la izquierda en la fila de arriba.

Una vez más, las Olimpiadas demuestran que no son sólo un negocio, como dicen aquellos a los que no les gusta el deporte: también sirven para dar tregua en un mundo siempre conflictivo, y a veces hasta para cambiar ese mundo. No olvidemos que las de Seúl 88 contribuyeron a que cayera la dictadura surcoreana que entonces regía el país. En aquel entonces Corea del Norte no sólo no participó, sino que además en noviembre de 1987 perpetró un ataque terrorista contra un avión comercial surcoreano. Esta vez, pese a las bravatas entre Kim Jong-un y Trump, las cosas han mejorado algo…

El desfile conjunto de las dos Coreas ha sido sin duda el plato fuerte de la tradicional pasarela de equipos y banderas, pero no el único. La abanderada iraní ha llorado como una magdalena de emoción…

… el de Kazajistán se ha traído un gorro de piel de zorro que no va a gustar a PETA ni a otros grupos animalistas…

… y por encima de todo, el abanderado del archipiélago oceánico de Tonga (¿donde esquiarán los tonganos?) ha decidido acudir con el pecho al descubierto y bañado en brillante aceite, pese a las temperaturas bajo cero que imperan en PyeongChang. Olé sus eggs.

La inauguración de los JJOO de 2018 pone el listón de la emoción y el frikismo muy alto. A ver si Pekín 2022 lo sabe igualar o rebasar.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.