Japón se paró en la estepa

En los últimos meses he dedicado algún que otro post a batallas poco conocidas de la historia de China, que para que os voy a negar, descubrí escuchando alguno de los laaaargos podcasts de Histocast, dedicados sobre todo a historia militar. Hoy voy a hacer lo mismo, hablando de una hazaña bélica poco conocida en Occidente pero que fue de gran importancia en la Segunda Guerra Mundial: la batalla de Jaljin Gol, una de las pocas que enfrentó a soviéticos y japoneses en toda la contienda, y que tuvo lugar en la frontera entre Mongolia y China (aunque la parte de China que entonces estaba controlada por Tokio bajo el nombre de Manchukuo). Esta batalla se produjo en mayo de 1939, es decir, cuatro meses antes de que diera comienzo oficialmente la Segunda Guerra Mundial, aunque se puede considerar un prólogo de ésta, además de que sentó fundamentos básicos para el conflicto global posterior.

Mural conmemorativo de la batalla en el precioso Memorial Zaisan, desde el que hay una gran vista de Ulán Bator.

Manchukuo era un estado títere -siempre se usa «títere» al hablar de Manchukuo- de Japón, creado en 1931 en el noreste de China con la excusa de crear un territorio nacionalista manchú (el derrocado emperador Pu Yi, de esa etnia, había sido recolocado como monarca de Manchukuo). La idea de Tokio era usar esa zona como base de futuras expansiones por Asia, y sabemos que en 1937 desde allí partiría la invasión hacia el resto de China. Pero Manchukuo también tenía fronteras con Mongolia -otro estado un poco títere de Moscú, aunque en este caso se prefiere usar la palabra «satélite»- y con la URSS, en las que también comenzó pronto a haber tensiones.

Después de varias escaramuzas entre «manchukúes», mongoles y soviéticos a lo largo de la década de los años 30, la gota que colmó el vaso llegó en mayo de 1939, y todo comenzó con una aparentemente inocente incursión de la caballería mongol a zonas de Manchukuo para que sus monturas pastaran. Para ello cruzaron el 11 de mayo el río Jalja, que separa a Mongolia y China en esa zona, y que da nombre a la región y por ende a la batalla. Se enfrentaron ese mismo día a caballería de Manchukuo, que les echó de mala manera de la zona. En los días siguientes, se repitió un círculo vicioso del tipo «un bando echa a otro/el bando echado vuelve con más hombres y echa al primero» que fue convirtiendo un simple conflicto de pastos en un enfrentamiento armado abierto con decenas de miles de soldados, primero de Mongolia y Manchukuo pero más tarde de sus «protectores» la URSS y Japón.

En junio, ya había en la zona unos 60.000 soldados soviéticos dirigidos por un comandante de cuerpo que prometía, un tal Georgy Zhukov, y unos 40.000 nipones, cada uno a un lado del río. Allá por el mes de julio, es decir, hace ahora 80 años, las hostilidades explotaron con la conducción de ataques aéreos japoneses y una incursión a gran escala a través del río Jalja por parte del ejército japonés. Zhukov, apoyado sobre todo por su división de tanques, paró la incursión japonesa, y los enfrentamientos se prolongaron durante todo ese mes y el de agosto, en unos enfrentamientos que causaron, según historiadores, entre 30.000 muertos soviéticos y unos 15.000 japoneses, es decir, que casi la mitad de los soldados allí destacados perdieron su vida en la remota frontera mongola. Los mongoles perdieron unos 500 hombres y entre 2.000 caballos y camellos, que llevaban muy bien la cuenta de sus siempre preciadas monturas.

Soldados mongoles en Jaljin Gol.

Más que la batalla en sí, Jaljin Gol tiene importancia por sus consecuencias: Japón, que pese a sufrir menos bajas se considera que fue la gran derrotada en esta contienda, decidió a partir de este enfrentamiento que no se mediría contra la URSS en toda la guerra, como así ocurrió en los años siguientes incluso aunque Moscú estuviera «distraída» en otros frentes cuando los nazis invadieron la Unión Soviética a partir de 1941, en la Operación Barbarroja. Japón se centraría a partir de entonces en el este y sureste de Asia y en el Pacífico, lo cual dos años después acabaría enfrentándola directamente a Estados Unidos, que sería su gran enemigo en lugar de la vecina URSS. Tampoco el régimen de Stalin se interesó mucho desde entonces por Japón: sus tropas no volvieron a cruzar a Manchukuo hasta agosto de 1945, con Alemania ya rendida y Japón a punto de hacerlo por los ataques nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

También debe recordarse, que Jaljin Gol se saldó con un acuerdo de no agresión entre la URSS y Japón en septiembre de 1939 muy parecido al pacto Molotov-Von Ribbentrop firmado pocas semanas antes entre Alemania y la URSS. Podría no ser casualidad que el acuerdo entre Moscú y Tokio se suscribiera el 16 de septiembre y que un día después la Unión Soviética, ya libre en el este, se centrara en el oeste e invadiera Polonia, dos semanas después de que la Segunda Guerra Mundial comenzara oficialmente con la entrada de los nazis en territorio polaco.

Por otro lado, las victorias militares de Zhukov en la remota Mongolia le dieron gran prestigio en el ejército soviético. Condecorado como un héroe, se libraría de las purgas de Stalin contra oficiales soviéticos (incluidos algunos que también lucharon con él en Jaljin Gol), en 1940 seria ascendido a general y todo lo posterior es historia universal: fue el hombre que dirigió la victoria soviética contra los nazis en Stalingrado o en Kursk, encabezó la toma de Berlín… Se dice que en algunas de las batallas posteriores, sobre todo en Stalingrado (a orillas del Volga) utilizó técnicas militares que había aprendido en el río Jalja.

El primer ministro ruso, Dmiti Medvedev, condecora a veteranos de Jaljin Gol.

6 Comentarios

    • Celebro que te haya gustado, ojalá tuviera más tiempo para hacer post históricos como éste pues la Historia me encanta… tengo alguno más en la recámara pero estoy esperando tener algo más de tiempo libre para escribirlo.

  1. Para los que no conocen tanto la historia y la geografía, dos apuntes: Manchukuo es más conocida por nuestros lares como Manchuria. Y para conocer mejor la historia de Pu Yi, que estuvo como «emperador» del gobierno títere de los japoneses , recomiendo ver la película «El último emperador» de 1987 dirigida por Bernardo Bertolucci. Además esta película fue la primera a las que las autoridades chinas concedieron el permiso para filmarla dentro de la Ciudad Prohibida.

    • Gracias por los apuntes… tendría que haber homenajeado un poco a Bertolucci cuando falleció hace unos meses, pero se me pasó, como tantas cosas. En cuanto a Manchukuo y Manchuria, pues en realidad son la misma palabra pero la primera en mandarín (manzhouguo) y la segunda en castellano, aunque a los chinos no les gusta nada ese concepto, evitan emplearlo por el mal recuerdo de la dominación japonesa.

  2. Hola tanto tiempo
    Es conocida la batalla, aunque lo es más por su nombre en japonés Nomonhan y por que Murakami Haruki le dedicó muchas páginas en su excelente novela Nejimakitori Kuronikuru

    • Gracias por la info adicional, por lo que veo esa novela tiene en español el bonito título de «Crónica del pájaro que da cuerda al mundo», por si a alguien le interesa leerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.