Juan Serrano, in memoriam

 

 

No sé si este blog es buen lugar para publicar obituarios, pero creo que muchos de los que me conocen en el mundo real no me perdonarían -y harían lo correcto- si no tuviera aquí algunas palabras de recuerdo para el fotógrafo ecuatoriano Juan Antonio Serrano, que trabajó con nosotros, en la Agencia Efe de Pekín, en el año 2010, y que acaba de morir en terribles circunstancias -apuñalado en una fiesta en su Cuenca natal- hace apenas un día.

Alguien pensará que, siendo periodistas, estamos “acostumbrados” a estas cosas, pero al menos yo, que no he sido reportero de guerra y trabajo en la relativamente tranquila plaza de Pekín, jamás me había visto en esta tesitura de perder de forma tan violenta a un colega (ni a nadie, en realidad). Cuando he leído la noticia hoy, durante la rutinaria lectura matinal de aquellas noticias del día relacionadas con China, me he quedado helado y paralizado durante horas. No me lo podía creer, y aunque puedo escribir del tema, apenas puedo hablar de ello en voz alta sin que se me quiebre la voz.

Sé que cuando alguien fallece todo son elogios hacia su persona, pero es que de Juan, como de otros que han pasado por Efe Pekín, no hay más que buenos recuerdos… lo que recuerdo hoy son las magníficas fotos que hacía -de los pocos fotógrafos que han pasado por la oficina con ojo no sólo periodístico, sino también artístico-, y su buen carácter andino, tan tranquilo… Al escribir, al principio no dominaba el lenguaje “agenciero”, pero en los pocos meses lo aprendió: a pocos he visto progresar de manera tan rápida.

Recuerdo que nada más llegar él a Pekín, España acababa de ganar el Mundial y él no dudó ni un momento en salir a altas horas de la madrugada (por la diferencia horaria la final aquí era a deshoras) para retratar la alegría de la comunidad española. ¡Vaya palizón! Y también recuerdo su último día, cenando con los compañeros a altas horas de la madrugada en una calle de Guijie… me acuerdo de que discutíamos entre todos algo sobre los problemas de los latinoamericanos en España, y que yo me puse de su lado, aunque yo llevaba tal merluza encima que ni sé qué argumentos usé o si eran razonables.

Sólo un pero pongo a la estancia de Juan en Pekín: en la liga de ping pong de los periodistas, que en aquellos tiempos teníamos montados los reporteros de medios españoles, Juan, que en esa competición era apodado “el Delfín” en honor a uno de sus más famosos paisanos, me ganaba siempre, en cada fin de semana de competencia. Juan no era el mejor, estaba en la clase media, pero yo, que fui capaz de ganar hasta a los grandes campeones (también era de clase media), nunca pude quitarme la astilla de poder ganar aunque fuera una vez al Delfín. Me quedé con las ganas de conseguirlo… ayer, unos tipos armados impidieron que un día en el futuro Juan pudiera concederme la revancha en los Andes, España o nuevamente Pekin.

Hace apenas un mes, por temas de trabajo, le escribí, y me contestó con un correo en el que me contaba lo bien que lo pasó en Pekín y con nosotros en la oficina, además de decirme que había publicado un libro de sus fotos en la capital china. El libro está en versión digital y de libre acceso, así que, pinchando en la imagen que va a continuación, podréis ver las imágenes que tomó Juan. Descanse en paz.

1 Comment

  1. Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    DEP

    ~~~
    Enviado por moonnight0531
    (Contacto Página)
    Sorry for him : ( Rest in peace——

    ~~~
    Enviado por Yolanda Lesmes Martinez
    (Contacto Página)
    Al no conocerle, su absurda muerte la siento como la de cualquier persona en las mismas circunstancias, pero, viendo el libro, lo que se ha perdido es un excelente fotógrafo.

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Mi mas sincero pésame

    ~~~
    Enviado por PURI
    (Contacto Página)
    LO SIENTO, BASTMTE BIEN LO LLEVASTE,UNA LÁSTIMA,HERMANO DE UN MINISTRO DE ECUADOR,MUY BONITAS SUS MIRADAS.

    ~~~
    Enviado por Alberto Lebrón
    (Contacto Página)
    yo le conocí personalmente porque también soy periodista en pekín. apenas un par d contactos, no tuvimos más, para saber que era muy buena gente. descansa en paz, camarada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.