Krabi-art

Uno de los últimos lugares por los que pasé en mis vacaciones por Tailandia fue la ciudad de Krabi, muy parecida en esencia a otras localidades tailandesas de provincias que conocí, pero en la que hay una asombrosa abundancia de estatuas bizarras, sobre todo de animales, adornando su espacio público.

Krabi, de hecho, tiene los semáforos más fardones que he visto jamás. En el principal cruce urbano hay cuatro como éste:

Y en otras partes de la pequeña ciudad pueden verse otros reguladores del tráfico no menos espectaculares…

También las farolas de sus calles han sido profusamente decoradas con estatuas de animales, desde las omnipresentes serpientes budistas «naga» hasta los elefantes…

No sólo eso, también los «chirimbolos» para publicidad están coronados por estatuillas similares a las de los semáforos y las farolas, apareciendo otra vez el hombre prehistórico del principio (por cierto, ¿alguien sabe por qué Krabi decora tanto sus calles con trogloditas? ¿Hay cuevas rupestres cerca?).

Sumadle a ello que en el kilómetro cero de la provincia hay un águila gigante…

… que muy cerca de ese indicador hay un gran cangrejo…

… o que para rematar la faena hay una araña descomunal en lo alto de un bar local.

El principal templo de la ciudad tiene las nagas aún más grandes y espectaculares que en otros del país, y cerca del puerto, una de ellas sale y entra de la tierra… en Krabi aman los animales, está claro, sus calles son un verdadero zoo petrificado.

No mucho más pude conocer de Krabi, pues sólo estuve allí de paso hacia Bangkok, pero también comprobé que los paisajes de sus alrededores, colinas verdosas en plan Guilin chino o Van Vieng laosiano, son de gran herbosura.

Y para rematar la faena, en su puerto tienen un acorazado oxidado en el que, si no te ve nadie, te puedes colar y explorar de él hasta las bodegas, si te atreves.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.