La canción javanesa que triunfó en Asia

Ya estoy de vuelta en Pekín después de tres semanas inolvideibols en Java y Bali, pero voy a contar aún alguna cosa más de Indonesia en el blog, porque estando de vacaciones tampoco escribí mucho…

Una de las cosas más molonas de Java -Bali también, pero con otro estilo- es lo musical que es la calle. En restaurantes, bares o incluso autobuses públicos, hay constantemente músicos callejeros, en general bastante potables, que amenizan la velada a cambio de lo que los oyentes les quieran dar. En los autobuses de línea la cosa es tremenda: el conductor para en medio de la carretera, sube un músico, canta un par de canciones, se apea al mismo tiempo que sube otro músico, y así hasta el final del trayecto, el chófer se ahorra una barbaridad en radiocassettes. Os pongo un ejemplo de actuación autobusera, en un viaje que hice entre dos ciudades de fabuloso nombre, Probolinggo y Banyuwangi:

La música indonesia es un reflejo de lo que es el país, un cruce de caminos por el que pasaron muchísimos pueblos. A veces suena a melodías árabes, otras veces a canciones indias bollywoodianas, también tiene en ocasiones reminiscencias chinas… Pero, y esto es lo mejor de todo, a veces suena a musiquita europea, casi casi española. Esto se debe, entre otras cosas, a que los javaneses utilizan mucho una pequeña guitarrita para cantar algunas de sus canciones, similar al ukulele, que ellos llaman kroncong (palabra que por lo visto se inspira en el ruido que hacen las cuerdas al rasguearlas).

El kroncong llegó a Indonesia a través de los portugueses -quienes, por cierto, también fueron los que llevaron el ukulele a las islas Hawaii-, en aquella lejana época en la que nuestros intrépidos vecinos iban a las Molucas en busca de especias, antes de que los holandeses colonizaran la zona y monopolizaran ese pingüe negocio. Los portugueses, que dejaron también muchas palabras en el vocabulario indonesio (por ejemplo, tren se dice «kereta», que viene del portugués «carreta»), dejaron una gran influencia en la música tradicional indonesia, que suena a veces a bolero, o a habanera.

Esto se ve, por ejemplo, en una de las canciones populares más famosas de Indonesia, la hermosísima Bengawan Solo, que me mencionó con entusiasmo un taxista precisamente cuando estaba en la ciudad de Solo. Bengawan Solo («Río Solo») está dedicada al río que da nombre a la ciudad, que además es el más largo de Java. Escuchadla y veréis cómo os evoca al Caribe, a Hawaii…

Bengawan Solo fue compuesta en los años 40 un artista… ¿solonés? ¿solitario? también de fabuloso nombre, Gesang Martohartono, que aún la cantaba con 90 años (falleció hace poco, en 2010).

Esta canción, y aquí es donde este post va por fin a enlazar con la obligada temática china, se hizo muy famosa en toda Asia a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XX, y tiene versiones en otros idiomas asiáticos, incluido el mandarín. Al parecer, empezó gustando mucho a los japoneses que ocuparon Indonesia en la Segunda Guerra Mundial (Diego Iván opinará algo de esto en la sección de comentarios) y más tarde a los chinos de Singapur, Malasia y Hong Kong. Aquí tenéis, por ejemplo, una actuación de artistas indonesios en la televisión hongkonesa, en los años 60:

Además, en el mundo chinohablante se hicieron muchas versiones de la tonadilla en mandarín y cantonés. En China se la conoce como 美丽的梭罗河 (Meilide Suolo He, el bello río Solo).

También hubo una cantante hongkonesa, Rebecca Pan, que hizo una gran versión en inglés de la melodía, que puede oírse en la película «In the Mood for Love», the Wong Kar-wai.

Si aún no os habéis convencido de la vital importancia de esta canción hasta hoy desconocida por casi todo aquel que no sea oriental, escuchad a Xi Jinping mencionarla en este discurso en el que habla de las relaciones entre China e Indonesia, cuando visitó el país el pasado año. (Lo hace en torno al minuto 3:30, lamentablemente no la tararea).

1 Comment

  1. Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Mi último paso por Indonesia fue hace muchos años y puede que las cosas hayan cambiado. Pero recuerdo que eran muy populares los cassettes y los VCD, cuando en el mundo ya había empezado la fiebre del iPod y los dispositivos similares. ¿Lo seguirán siendo?
    ¡Pero caramba ChCh que honor segunda vez que me mencionas en tus publicaciones! Lo único que puedo comentar al respecto, es que no percibí ningún tipo de sentimiento anti-japonés, todo lo contrario será que por esa época iban muchos turistas japoneses por que a mi novia japonesa de entonces la trataron de maravilla.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Seguramente se debe a que la ocupación japonesa fue bastante soft y duró poco, dos o tres años. Además, encendió la llama del independentismo: los japoneses echaron a los holandeses, y luego les costó mucho regresar.

    Por lo demás, difícil que los indonesios muestren mal genio con nadie, son gente muy amable y acogedora. Excepto algún que otro cafre que pulula por sitios turísticos de Bali intentando timar.

    ~~~
    Enviado por elenuchi4
    (Contacto Página)
    me encanta de que me llenes de nueva sabiduría, cuantas cosas aun no se …

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Me alegra saberlo! Enseñar cosas es uno de los grandes placeres de este mundo, aunque muchas veces enseño cosas que yo tampoco sé y acabo de descubrir…

    ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.