La caza del noviembre rojo

Colinas perfumadas, en Pekín

Hace un par de años, por estas fechas, visité las Colinas Perfumadas (afueras de Pekín) para intentar ver el famoso fenómeno de las hojas rojas (hong ye, 红叶). En teoría, en esta época del año los arces y gingkos de la zona cambian a colores otoñales (rojos en el primer caso, amarillos en el segundo) y el lugar se convierte en el más admirado, fotografiado y visitado por los pequineses. Allá que me fui, y aunque vi bastantes hojas amarillas, apenas vi rojas, que son más preciadas, y me quedé un poco decepcionado con la visita. De todos modos, os escribí sobre ella en el blog.

Tras aquella excursión, me quedé con muchas ganas de ir a un sitio más potente para eso de las hojas rojas otoñales, y por supuesto, lo primero que te viene a la mente es Japón. Ir al país del Sol Naciente en la época de las hojas rojas, en noviembre, se convirtió en uno de mis grandes objetivos a partir de entonces. También pudo influir en ello que de pequeño me regalaran un puzzle casi imposible de un jardín de Kioto inundado de hojas rojas (prácticamente todas las mil piezas del rompecabezas eran de ese color), me costó semanas terminarlo, y de tanto mirar la imagen del puzzle formándose poco a poco, ese tipo de paisaje se quedó en mi retina para siempre.

Pues bien, acabo de regresar de Japón, y por fin pude ver allí lo que es un mar de hojas rojas de verdad. Me fui pertrechado con una reciente lista del blog Kirai sobre los mejores lugares de ese país para ver el kouyou, que es como los japoneses llaman a las hongye: hay muchas listas diferentes en internet, pero soy un viejo seguidor de Kirai, así que me fié de él. Lo cierto es que de los ocho sitios que citó, muchos quedaban lejos de mi itinerario (que empezó en Osaka y terminó en Hiroshima, sin pasar por Tokio), así que me tuve que “conformar” con ir a los dos lugares de Kioto -vecina a Osaka- que citaba: el templo de Kiyomizu-dera, en las afueras al este de la ciudad, y los parques de Arashiyama, también en las afueras pero en este caso al oeste (en Kioto casi todo lo bonito e interesante está fuera de su moderno centro).

Puedo estar influido por lo reciente del viaje, pero casi diría que nunca antes había visto tal belleza natural… o seminatural, porque los japoneses, exquisitos jardineros, tienen perfectamente organizados sus parques, bosques y jardines para que en otoño exploten de color rojo y en primavera lo hagan con tonos rosados (los del cerezo o sakura, y los del melocotonero). Sólo he estado en Japón dos veces, pero las dos en fechas muy bien elegidas, una en abril y otra en noviembre, así que he podido ver al bellísimo archipiélago japonés vestido de sus mejores galas. Creo que no hay ningún otro país que se esfuerce tanto por ser bonito, o por lo menos por tener zonas bonitas, porque bueno, también hay anodinos barrios de bloques de pisos y asfalto, como en cualquier otro sitio…

No sé si las siguientes fotos reflejarán fielmente lo que vi, pero al menos lo intentan. Casi todas son de Kioto: las seis primeras de Kiyomizu y alrededores, y las seis siguientes de Arashiyama. La penúltima es de Osaka, y la última de Miyajima, una famosa isla cerca de Hiroshima: en realidad, todo el país estaba esos días convertido en un esplendoroso vergel de hojas rojas, verdes y amarillas que con el azul del cielo (los días que no estaba nublado, que Japón puede ser muy lluvioso) creaban un fantástico parchís natural. Casi acaba dándome el síndrome de Stendhal ante tanta maravilla, pero bueno, aguanté.

El centro de Kioto se divisa al fondo

El foso del castillo de Osaka

Torii (puerta de santuario sintoista) en Miyajima, famosa por otro torii que hay en sus playas.

1 Comment

  1. Enviado por Leo
    (Contacto Página)
    Buenas!, excelente viaje, eh estado el pasado Abril admirando el Sakura por los mismos lares que comentas. Japon es una pasada!!.

    ~~~
    Enviado por Dani
    (Contacto Página)
    El otoño pasado recorrí Corea del Sur y precisamente me quedé con el paisaje espectacular, al igual que en Japón, el país es de paisajes muy frondosos y los colores del verde al rojo intenso cubriendo montañas enteras son increíbles, es otro destino a tener en cuenta.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Leo: pues sí, qué decir, Japón es tan bonito que a veces duele verlo. Las sakura también son alucinantes. Y me gustaría ver también las épocas de florecimiento del melocotonero, del almendro, etc, que también deben ser una pasada.

    Dani: me comentaron que el noreste de Corea del Sur es especialmente bello por sus bosques, algún día tendré que probarlo. Y China también debe tenerlos en el noreste, quizá en Changbaishan, pero como de costumbre, no se sabe vender bien…

    ~~~

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.