La escociación del fútbol chino

Permitidme que hoy dedique el artículo a un tema tan superficial como el de la liga china de fútbol, más que nada para oxigenar un poco esta web, que entre Cataluña y el Congreso del Partido Comunista Chino lleva un mes acudiendo sólo a temas políticos, y de vez en cuando va bien tomarse un descanso de ellos.

Me refugio en el fútbol porque ayer ganó la liga china el Guangzhou Evergrande, equipo del sur de China que dirige Luiz Felipe Scolari. ¡Es ya la séptima temporada consecutiva que consigue el título! En una liga como la china, que nunca había tenido un dominador claro (aunque en los 90 el Dalian Wanda tuvo un papel parecido), es curioso que de repente haya surgido un club tan abusón. Un equipo, además, que un año antes de comenzar a ganarlo todo -también ha conseguido dos Ligas de Campeones asiáticas- estaba en segunda división.

Por verlo en perspectiva, en España lo más que ha logrado un equipo es ganar cinco años consecutivos (ha sido el Real Madrid y en dos ocasiones, la última de ellas con la Quinta del Buitre). Es algo más normal en países con uno o dos dominadores históricos, como Escocia, donde la liga la suele ganar o el Celtic de Glasgow o el Glasgow Rangers. Ambos clubes han logrado nueve títulos consecutivos, pero la última vez que hubo un dominio así fue hace ya décadas, el imperio del Rangers entre 1989 y 1997.

Obviamente, si uno se pone a mirar ligas exóticas descubrirá que en Vanuatu y en Gibraltar hay clubes que han ganado 14 años seguidos, pero bueno, fijémonos en campeonatos profesionales y con un nivel de fútbol al menos medio.

El Evergrande, que también ganó algunos títulos de su actual racha con Marcelo Lippi como entrenador, está consiguiendo además sus ligas con una plantilla de jugadores que son buenos pero no son estrellones como los que fichan otros equipos chinos en los últimos años. El caso de Tévez, fichado esta temporada por el Shanghai Shenhua y que teniendo el mejor sueldo del mundo ha fracasado estrepitosamente, es especialmente doloroso. El equipo de Guangzhou, o de Cantón, prefiere jugadores extranjeros que andan un escalón por debajo en lo que a fama se refiere pero que son internacionales en sus selecciones todavía y no están ya de retirada. Esta temporada, en el Evergrande, estos extranjeros han sido Goulart, Muriqui y Alan Carvalho, los tres brasileños y bien escogidos por Scolari.

Un dato curioso de la plantilla actual del Evergrande es que tiene un joven defensa de 18 años que se llama Wen Jiabao, como el exprimer ministro de China (exactamente los mismos carácteres chinos, no sólo el pinyin coincide). No sé si es que los padres eran admiradores del líder comunista, pero son tocayos, algo que es raro en un país donde pese a haber pocos apellidos si que hay total libertad para escoger nombres, así que hay literalmente millones de posibilidades diferentes a la hora de bautizar.

2 Comentarios

  1. Lei que Tevez (que no le gusto nada China), se trajo una comitiva de 19! familiares a Shanghai….
    Aun tengo la imagen de cruzarme en algunos bajo-fondos nocturnos de la ciudad el sequito con el que se manejaba Batista. Piezas de museo.
    Para hacer un reallity show.

    • Bueno, creo que se podría haber permitido hasta llevar a todo su pueblo con lo que cobraba… Y si hubiera jugado decentemente, daría igual eso y que se fuese de fiesta, pero… en fin, una vergüenza, pero el Shenhua sabrá lo que se hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.