La Gran Muralla Australiana

Sigo en Australia, concretamente en un pueblo perdido en el interior del país (lo que llaman el Outback) llamado Coober Pedy, famoso por sus minas de ópalos pero que es un lugar que parece dejado de la mano de dios y olvidado por todos. No en vano, aquí se rodó la apocalípitica Mad Max en la Cúpula del Trueno, y un vecino de este pueblo de casas subterráneas que se hace llamar Cocodrilo Harry y colecciona sujetadores (¿inspirador de Cocodrilo Dundee?) afirma que Tina Turner le regaló un sujetador cuando estuvo en ese rodaje. Todo muy australiano, vamos.

Estando en Coober Pedy, posiblemente uno de los lugares más marcianos que he visto en la vida -por lo raro y por la tierra roja que lo cubre todo- he aprendido una cosa que no sabía y me ha parecido fascinante: los australianos tienen una enorme valla de más de 5.000 kilómetros que divide gran parte del país, casi como la Gran Muralla China, e incluso dicen que es más larga que la de los chinos, lo cual es difícil de probar porque nadie se pone de acuerdo en la longitud real del monumento asiático.

La valla, en color amarillo, pasa a 15 kilómetros al norte de Coober Pedy, que estaría cerca de las patas delanteras del perro que está más a la izquierda.

Esta gran “muralla” es denominada por los australianos modestamente como la “Dog Fence” o la “Dingo Fence” (“valla de los perros” o “valla de los dingos”), y si los chinos construyeron la suya para proteger su país de las invasiones nómadas del norte, los australianos la han montado para que los dingos (perros asalvajados) no entren en el sureste de la nación, con sus viñedos y sus ricos cultivos que alimentan a todo el país.

Cartel cerca de Coober Pedy, tomado prestado de Google porque no llegué a ver la valla en persona.

Se trata de monumentos defensivos muy diferentes, el chino y el australiano, pero tienen algunas cosas en común. Por ejemplo, que ambas comenzaron siendo decenas o centenares de pequeñas vallas o muros, separados unos de otros, hasta que se decidió unificarlos todos, tanto en China como en Australia. Además, tanto la muralla china como la valla australiana simbolizaron una separación de oficios: al sur de ambas se sitúan sobre todo los agricultores, y al norte principalmente los ganaderos (cowboys australianos en un caso, nómadas mongoles y de otros pueblos en el otro).

Por otra parte, tanto la Gran Muralla China como la “Gran Valla Australiana” no han sido completamente exitosas. Si en el caso chino pueblos como los mongoles o los manchúes lograron superar esos muros e invadir China, en Australia los dingos han conseguido llegar al verde sur, sobre todo en la parte más central de la valla, donde quizá han encontrado un agujerillo que los humanos no han logrado tapar.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.