La liga de Jiangsu se la lleva el Jiangsu

Un post futbolero el de hoy, ya sabéis que de vez en cuando publico de éstos aunque la liga china nos parezca lejana. Con el quiero destacar que esta semana se ha proclamado campeón por primera vez en su historia el Jiangsu Suning, equipo de la ciudad de Nanjing (capital de la provincia china de Jiangsu), que llevaba años haciendo caros fichajes para intentar llegar a lo más alto pero que, como otros clubs del país, tuvo que soportar una década hegemónica del Guangzhou Evergrande (campeón durante siete temporadas consecutivas, desde 2011 a 2017, y por octava ocasión el pasado año).

El Jiangsu Suning, entrenado por el para muchos desconocido rumano Cosmin Olaroiu y cuya principal estrella es el mediocentro brasileño Alex Teixeira, ya había sido subcampeón un par de veces en la última década y ganó la Copa de China de 2015, pero le faltaba un título liguero para confirmar su progresión. Lo ha conseguido finalmente en este año que tanto ha enrarecido las cosas, también en el ámbito deportivo, aunque lo cierto es que el Suning se benefició de los cambios que la pandemia forzó a adoptar en la liga local.

El torneo chino normalmente se juega entre la primavera y el otoño, como el de Rusia, pero este año, debido a la pandemia, el inicio de la competición se retrasó hasta julio, lo que obligó a reducir los partidos: para ello los 16 equipos se dividieron en dos grupos de ocho, y así en vez de jugarse 30 jornadas (que hubieran supuesto 240 partidos) hubo 14 jornadas y 112 encuentros. Finalmente, los cuatro primeros de uno y otro grupo se cruzaron en una fase de playoffs al estilo NBA, y la final a doble partido la jugó el Suning con el Guangzhou Evergrande, quién si no. Tras un empate en el primer choque, Suning ganó al Evergrande por 2-1 el pasado jueves, y se hizo con el título.

Dándolo todo en la final.

Hay que decir que para reducir viajes, en un año de movilidad reducida para todo el planeta, los playoffs finales se disputaron todos en la ciudad de Suzhou, relativamente neutral porque no tiene equipo en primera división pero que está en la misma provincia que Nanjing, así que casi se puede decir que el Suning jugó todos los últimos enfrentamientos en casa y eso le pudo dar cierta ventaja. De ahí que mencionara que el equipo se pudo haber beneficiado en cierto modo de las complicaciones que ha traído la pandemia.

Curiosamente, en la fase de grupos Suning disputó todos sus 14 partidos mucho más al norte, en Dalian, así que a cambio de la ventaja final, tuvo que jugar al principio «exiliada», como muchos otros clubes. Quebraderos de cabeza que esperemos finalicen en 2021, si esas esperanzadoras noticias sobre vacunas que están llegando estos días finalmente se confirman.

4 Comentarios

    • No sé si permanentemente las hay, pero alguna vez al menos las hubo, creo que con partidos de la liga inglesa e italiana. Lo que sí tienen es una especie de Lotería Primitiva. De todos modos, China no desarrolla mucho los juegos de azar, por miedo a que su ciudadanía se enganche a ellos, ya sabes el paternalismo de los gobiernos comunistas.

    • Cierto, pero quizá esa ludopatía proviene precisamente de haber tenido prohibido tanto tiempo el juego, igual si lo autorizaran muchos acabarían cansándose de jugar… como el eterno debate de las drogas, ¿tenerlas prohibidas fomenta o no su consumo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.