La mandarina mecánica

Mientras las ligas de Europa aún no han llegado al ecuador de la competición, la china, que se celebra desde la primavera al otoño, acabó el pasado fin de semana con un campeón anaranjado, el Shandong Luneng, que lleva la liga a sus vitrinas por tercera vez, tras las de 1999 y 2006.

Enhorabuena pues a los hinchas de este equipo, si es que todavía los hay, porque la liga de fútbol china cada vez la ven menos los mismos chinos…

El final de liga ha sido una señal de lo soso que está el fútbol chino. Dos equipos, el antes mencionado y el Shanghai Shenhua, llegaron con opciones al título en la última jornada, y los dos acabaron empatando contra sus rivales. Qué poca sangre… Eso sí, el equipo perdedor se ha tomado muy mal la derrota, y se ha desahogado a cenicerazo limpio.

Otra prueba de la falta de interés está en lo poco que los diarios chinos hablan de la victoria liguera. Los de Pekín, por ejemplo, han dedicado más espacio en sus páginas a destacar el fracaso del club local (el Beijing Guoan) que a la victoria del Shandong. Los de Pekín estuvieron en la cabeza de la liga en algunos momentos del año, y se soñó con conseguirla en un año tan especial para la capital como éste, pero no pudo ser.

En fin, de lo que más se ha hablado este año, otra vez, ha sido de escándalos, peleas de aficionados y futbolistas e incluso sospechas de compras de árbitros y partidos, hasta el punto de que los chinos están hartos de su liga e incluso la televisión nacional ha decidido no emitir partidos de ésta ante la poca expectación que despiertan. Además un equipo, el de la ciudad de Wuhan, se retiró a mitad de liga, en protesta por la presunta corrupción de árbitros y federación. Todos sus partidos se consideran perdidos por 3-0 y así todos los demás equipos tienen tres goles de más que nunca marcaron.

A ver si en años posteriores se arregla el desinterés y la abundancia de escándalos. Quizá la única forma es mejorando la calidad del fútbol chino con la importación de buenos jugadores y entrenadores. O con la introducción de la sabiduría del dragón en el deporte rey…

1 Comment

  1. Enviado por Albertohv
    (Contacto Página)
    Lo de los escandalos, arbitros o equipos enteros comprados, lo siento pero eso lo tienen inculcao desde chiquititos, vamos que ni de coña, el yuan es el yuan y el fin justifica los medios asi que a trincar.

    ~~~
    Enviado por Sak
    (Contacto Página)
    Bueno, sin justificar la corrupción del fútbol chino, lo cierto es que en España poco podemos hablar en este momento, esta semana han saltado dos escándalos, uno en segunda y el otro en primera con grabaciones de por medio y que incluso podrían salpicar al presidente de la federación.

    Pero todo se tapará, casi seguro.

    ~~~
    Enviado por Tierrademayo
    (Contacto Página)
    En Dalian hay un gran balón instalado en el mayor parque de la ciudad en homenaje al equipo de Dalian; (Dalian Shide, creo recordar) y las que se suponen que son las oficinas del Club, son unas instalaciones situadas frente a la bahía de Dalian.

    Pues, por lo que parecía, (y como por cierto, hacía referencia la Lonely Planet) el equipo de fútbol de Dalian levantaba pasiones así que me fui a buscar una camiseta para hacer un regalo.

    Pues ni en las oficinas, vacías, cerradas, ni preguntando a cuán transeunte se cruzaba, hubo manera de conseguir la maldita camiseta.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Albertohv: conozco muchos chinos que no son yuaneros (peseteros), así que no es bueno generalizar (encima, en China los chinos malos sirven de «prueba» para demostrar que todos los chinos son malos, pero los chinos buenos son en cambio «excepciones» a la regla que confirman que los chinos son malos). No es justo, una vez más.

    Sak: con Villar al mando, no te preocupes que será enterrado y guardado en cofre con siete lleves.

    Tierrademayo: el Dalian Shide este año casi desciende, su bajón de calidad ha sido impresionante. Quizá por ello la falta de pasión por comprar y vender sus camisetas.

    ~~~
    Enviado por albertohv
    (Contacto Página)
    Lo siento, pero no estoy de acuerdo, yo no conozco a ninguno que si tiene la mas minima oportunidad no trinque, es ley de vida aqui, la mayoria necesitan cumplimentar su bajo salario y esa es la via, y lo mas terrible de todo es que en muchos casos esta justificado, es algo normal, a pesar de que se haga con cautela por que no se puede perder la cara. Y ojo, uno trinca, pero el otro ofrece para que el uno trinque, y esa es la ley y si no ofertas eres un tacaño, y si no recibes no juegas las reglas de aqui con lo que es dificil confiar en ti. lo he vivido en mi piel demasiadas ocasiones. Con lo que efectivamente las poquitas excepciones que pueda haber confirman claramente la regla.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues yo sinceramente creo que es un problema español. Generalizamos lo malo y nunca lo bueno cuando estamos en el extranjero. Todo nos parece malo. No se nos puede sacar de casa, vamos. Lo veo mucho en los españoles y no en ingleses, americanos o franceses. Tenemos una forma de ser un poco oscura, aunque nos creamos la alegría de la huerta.

    ~~~
    Enviado por Albertohv
    (Contacto Página)
    Yo diria que pudiera ser un problema español, el no querer aceptarlo, pero el hecho es que cuando vives en otro pais no te queda otra que aceptar las cosas como son, si no seria terrible. Ahora de eso a que no llamemos las cosas por su nombre hay un trecho.
    Quizas por tu trabajo no te encuentras con esto a menudo, yo tristemente me lo encuentro casi cada dia quizas me ha tocado estar demasiado dentro y he podido ver «cuanto profunda es el agua» como ellos dicen, pero creo que no, el agua es más profunda aun, y a pesar de ser español y oscuro, estoy preparado para verlo y aceptarlo.
    He insisto en lo que tantas veces he dicho, en esta sociedad no ls queda otra que sobrevivir, la culpa no es de ellos.

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.