La presa de la garganta y media

Continúo el relato sobre el viaje a la cuenca del Yangtsé… como decía en el anterior post, me subí en un barco que durante dos días me llevó por el tercer río más largo del mundo. El objetivo obvio, conocer la zona de las Tres Gargantas, tan famosa ella pero que siempre me había dado algo de reparo en visitar por aquello de que, tras la construcción de la presa tocaya (en pleno funcionamiento desde 2009), ha perdido parte de su belleza, pues el nivel de las aguas ha subido decenas de metros. En todo caso, mi guía de viajes de China (que es de 2000, casi la llevo para ver lo que han cambiado los sitios) decía que hasta en aquellos “buenos viejos tiempos” no a todo el mundo le maravillaba la travesía.

Antes de empezar, me gustaría rendir homenaje al barco en el que viajé, acompañado de centenares de chinos que en general me trataron muy bien (para ellos yo era un espectáculo adicional de la travesía) pero que dejaron la cubierta y las habitaciones tan cubiertos de basura (fundamentalmente peladuras de pipas) que por poco no hunden el barco por el peso de los desechos. Cierto es que no había muchas papeleras, pero hombre, podrían haber tenido un poco más de consideración. En todo caso, cogí cariño al cascarón, tras tanto tiempo en él. Era un buque de pasajeros de cuatro pisos (en cada piso una clase diferente, como en el Titanic), con su cocina, su sala de máquinas, y su tiendecilla de chucherías (de ahí salieron las pipas, obviamente).

Al lado de ordenador, una de esas bolsas de pipas: yo también comí, pero tiré las peladuras en la papelera.

El primer día de viaje en el barco no vimos gargantas, pero fue un recorrido también interesante, porque se ven ciudades y pueblos que tuvieron que ser creados o modificados para reorganizar a los millones de personas que perdieron su hogar por la construcción de la presa. Son ciudades en general feas, de enormes bloques, aunque por lo que leí en la guía tampoco lo que había antes era especialmente bello. En todo caso, impresiona imaginarse al ver esos lugares la masiva reubicación que emprendieron los chinos en la pasada década, en aras de construir el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo (que no la mayor presa del mundo, ojo).

El segundo día ya se llega a las Tres Gargantas, aunque en realidad vimos una y media. Nuestro taimado capitán cruzó la primera -la más pequeña, pero algunos dicen que la más bonita- de madrugada, así que nos la perdimos, para disgusto de un pintor que nos acompañaba y quería inspirarse en ella para sus acuarelas. La segunda, de unos 50 kilómetros, fue la que pude disfrutar más… Os pongo unas fotos de sus paisajes. Notad el detalle de los zapatos en la proa del barco, quién sabe con que supersticioso cometido.

El paisaje era bonito, pero a uno se le quedaban las ganas de saber cómo lo hubiera visto diez años antes. Ya sólo queda la imaginación para eso…

Me gustaría ver fotos de los mismos lugares de las Tres Gargantas inmortalizados antes y después del embalse, pero al menos en internet no los consigo encontrar.

Mis compañeros de camarote eran una roncadora familia de Guilin que defendía que su tierra era mucho más bonita, dónde va a parar. La verdad es que les di la razón, aunque bueno, las comparaciones siempre son odiosas.

Finalmente llegamos a la presa, que muchos viajeros tenían más ganas de ver que las gargantas en sí. Se encuentra en medio de la tercera garganta: por eso lo de que sólo vi una y media, ésta tampoco la disfruté en su totalidad. El dique era una mole que monopolizaba el horizonte y quitaba el hipo, y que vimos desde arriba y desde abajo, en una visita guiada (el autobús, oh decepción, no circuló por encima del dique, y eso que hay una carretera).

Las grúas que se ven en la primera foto son de un ascensor para barcos que se está construyendo todavía, ya que aunque existe ya un sistema para que los buques superen el salto de agua a través de un canal artificial dotado de esclusas como el Canal de Panamá, se quiere que algunos de esos barcos puedan viajar más rápido acelerando el descenso con ese elevador (ir por las esclusas se demora alrededor de una hora).

Una cosa que me llamó la atención del dique es que, según nos explicó la guía, está fabricado no con “ladrillos” cuadrangulares, sino con unos gigantescos tetraedros como el de la siguiente foto. Al parecer, esta forma garantiza la resistencia de la presa a cualquier terremoto, desastre o Godzilla que desafíe la gigantesca estructura.

La presa de las Tres Gargantas era cuando llegué a China un tema muy socorrido por los periodistas, y muy polémico, por el éxodo que supuso, el desafío medioambiental que suponía modificar el río más largo de Asia, las reliquias históricas que dejó bajo sus aguas… Una vez concluido el proyecto en 2009 (sin apenas grandes fastos ni inauguraciones ese año, cosa que me sorprendió mucho en su día) el tema se apagó, y la presa funciona a pleno rendimiento dando electricidad a la cuenca más poblada del planeta. Quién sabe, igual dentro de unas décadas se descubren energías que dejan las actuales obsoletas, la presa se retira, y podemos ver las gargantas de nuevo en toda su grandeza.

PD: La presa de las Tres Gargantas no es la única del Yangtsé. Pocos kilómetros río abajo hay otra, prácticamente igual de larga pero con un salto de agua mucho menor: la de Gezhouba, obra de la misma empresa que hizo más tarde a su hermana mayor. Fue construida décadas antes en parte para comenzar ya a represar el río en la zona, y también para ir probando las tecnologías necesarias para el proyecto posterior.

1 Comment

  1. Enviado por lur
    (Contacto Página)
    Pues si que has aprovechado bien tus vacaciones,suerte que te fuiste descansado.Espectacular viaje.Hoy el clasico.Besos

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡y aún queda alguna cosa! ¿pudisteis ver el email que mandé?

    ~~~
    Enviado por lur
    (Contacto Página)
    si lo vimos pense que ya te lo habia dicho,llego bien,muy interesante,pues venga ponte las pilas y acaba de contar.chao

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    vale, lo iba a hacer anoche pero al final me lié viendo Salvados y se me hizo tarde

    ~~~
    Enviado por sa ve al
    (Contacto Página)
    Preciosas fotos

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡Gracias! Descanse en paz la cámara que las hizo, “murió” en ese mismo viaje, para mi gran tristeza.

    ~~~
    Enviado por Ana
    (Contacto Página)
    Hola Chinochano,
    Leo mucho tu blog desde antes de venir a China y me gusta mucho. Dentro de poco voy a hacer este mismo crucero y tenia una preguntilla. He reservado el crucero a traves de una agencia, pero no dan un billete, me han dicho que tan solo con mi nombre puedo subir al barco. Como hiceste la reserva tu? y que te piden al subir al barco? Muchas gracias

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yo pagué el viaje casi casi en el muelle, y me dieron un contrato de varias páginas que parecía casi que me iban a llevar a la Estación Espacial Internacional… Luego me dieron una especie de acreditación con foto, como las de las ferias, y con ella colgando los dos días no tuve problema para entrar en el barco y estar en el grupo cuando nos guiaban por la presa y demás sitios.

    En todo caso, no tiene por qué ser igual en todos los lugares… Por si acaso guárdate toda la información de la agencia que puedes, no creo que te vayan a engañar pero mujer prevenida vale por dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.