La primera asiática en Eurovisión

En dos semanas se celebra en Italia el Festival de Eurovisión, que creo que en España va a despertar mucho morbo tras la sangrienta guerra civil que libraron en enero chanelistas, tanxugueiristas y rigobertistas. Permitidme que caliente motores de cara a esa cita recordando a la primera asiática que cantó en un certamen tan europeo: la indonesia Anneke Grönloh, que representó en 1964 a Holanda (ahora hay que decir Países Bajos, pero a mí ése me parece un topónimo tan aburridamente descriptivo que me niego a usarlo).

Anneke nació en 1942 en la isla Célebes, una de las más grandes de Indonesia. En España a veces decimos por error «islasS Célebes», pero sólo hay una: los que las descubrieron, que creo que eran portugueses, creyeron al principio que eran muchas y así lo pusieron en sus primeros mapas, porque es un territorio con muchos «dedos» y en una primera navegación seguramente sólo vieron las puntas de esos dedos en su parte oriental. Creerían que cada «dedo» era una isla, sin saber que más al oeste todas esas puntas estaban unidas. No es importante en la historia, pero qué leches, me apetecía contarlo.

La familia de Anneke, que pasó la Segunda Guerra Mundial en un campo de concentración japonés ya que el padre de la futura cantante era un oficial del ejército colonial, se trasladó a Holanda después de aquel conflicto. Eran justo los años en los que Indonesia se independizaba de la metrópoli, pero Anneke siempre mantuvo una gran relación con su tierra natal. Cantaba sobre todo en holandés, pero acompañada de música muy indonesia: esos ritmos del Pacífico con ukeleles y otros instrumentos de cuerda llevados por los portugueses en siglos anteriores, y que también se pueden escuchar en la música filipina, la hawaiana y otras de la zona.

En los años 60 su música fue muy popular en Holanda, en Indonesia y hasta en Singapur (una de las mecas de la cultura pop del sureste asiático), lo que la llevo a representar a los holandeses en Eurovisión, en el mencionado año 1964. Lo hizo, como era su costumbre, cantando en holandés, aunque con una música más occidental de lo que era habitual en ella:

 

La música sonaba bastante bien, como casi todas las que se componían en aquellos años de lo ye-ye, pero quizá el holandés no sea el lenguaje más agradable de oír para los extranjeros y creo que la letra echa a perder un poco la canción. Sea como sea, Anneke quedó antepenúltima, aunque eso sí, por delante de España, que mandó a un grupo hoy totalmente olvidado, los TNT.

Poco tenían que hacer españoles y holandeses contra la italiana Gigliola Cinquetti, que fue la ganadora, pese a que con sólo 17 años no tenía la edad.

Perdonad que no os ponga imágenes de todos estos artistas actuando en aquel festival, pero es que el de esa edición de 1964 es el único, junto al inaugural de 1956, del que no se han conservado imágenes televisivas. Tampoco es fácil ver imágenes de Anneke actuando en otros escenarios de aquella época: la tenéis, maravillosa, aquí o aquí, pero el tacaño canal de Youtube que las guarda no me las deja compartir en este blog.

Sí os puedo mostrar un vídeo casi contemporáneo de Anneke, quien siguió cantando y siendo muy famosa en Holanda e Indonesia hasta el final de su vida (murió en 2018).

 

Holanda, por cierto, también fue el país que llevó por primera vez a una cantante negra a Eurovisión, en 1966, así que este país fue doblemente pionero en una diversidad de la que el festival hoy hace mucha gala. A esta cantante, Milly Scott, le acompañaban dos guitarristas «mexicanos», para los que penséis que la Eurovisión freak sólo es la de este siglo.

Estoy seguro de que ha habido más asiáticos en Eurovisión en el último medio siglo, aunque no es fácil encontrar el dato de quiénes exactamente: en 2021 un filipino de origen, Vincent Bueno, representó a Austria con una canción creo yo que bastante decente, pero que no consiguió llegar a la final.

Asia, por cierto, lleva años intentando hacer su propia versión de Eurovisión, pero de momento esos intentos no han cuajado demasiado, algo incomprensible teniendo en cuenta lo que a los asiáticos les gusta la canción melódica y de aires festivaleros. En Chinochano, donde somos inmensos fans de este festival desde los tiempos de Sergio Dalma, llevamos fantaseando con una Asiovisión desde 2006.

2 Comentarios

  1. Viendo el primer tema, Paradiso», veo que salvando la época, sigue el mismo estilo, ahora más moderno, de la música que se canta en toda la franja desde Holanda, Alemania, Suiza, Austria y Eslovenia, entre otros.Hay temas más melódicos y otros más movidos. He hecho una pequeña selección de algunas canciones de varios de estos países que tengo en mi archivo musical,(también se puede encontrar en You Tube).Unas que destaco por su ritmo y presencia son las holandesas Alpenzusjes y los eslovenos Atomik Harmonik , con piezas muy pegadizas y con unas cantantes que alegran la vista.Pero hay mucho más de todos este estilo musical. Aquí pongo enlaces. https://www.youtube.com/watch?v=7eVPXAWTTAg
    https://www.youtube.com/watch?v=rnoqx9eLKlw&list=RDEMIOcUkRLM_2HIEyxEL_5HEw&index=2
    https://www.youtube.com/watch?v=HFhf67yNp-o
    https://www.youtube.com/watch?v=bDCpgO3Xxi4&list=RDEM4n1VkyJmLp8rjQvRzk34Lg&start_radio=1&rv=jubbADwXbQY
    https://www.youtube.com/watch?v=jubbADwXbQY

  2. Qué curiosas suenan las habaneras en esos idiomas barbáricos… Pero imagino que a ellos les parecerá igual de raro por ejemplo, el rockabilly español de los 80 (Rebeldes, la Frontera y similares).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.