La venganza de Mogao

Esta semana estoy escribiendo un poco menos que en anteriores porque me encuentro de viaje en la provincia china de Gansu, en el noroeste de China:

Es una provincia alargada: más que una provincia parece un camino, y es muy apropiado ese parecido porque por ella pasaba la Ruta de la Seda, de la que aún quedan muchos vestigios allí (el mayor de ellos, la mezcla de pueblos: musulmanes, chinos, tibetanos, kazajos…).

En el extremo noroeste de la provincia de Gansu se encuentran las grutas de Mogao, una de las más bellas muestras de arte budista del mundo. Hay cientos de cuevas con pinturas y esculturas, y aunque en la visita guiada sólo ves una decena, basta y sobra para quedar alucinado (no hace falta ser budista ni experto en arte para que te gusten). Además, las señoras guías te explican muy bien la simbología de las pinturas, detalles, anécdotas, curiosidades…

Las grutas de Mogao fueron visitadas a principios del siglo XX por numerosos arqueólogos estadounidenses, franceses, ingleses, alemanes y de otros lugares de Occidente, y muchos de ellos robaron estatuas y documentos que se hallaban en su interior. El robo más famoso es el de una gruta que estaba llena a rebosar de libros y documentos antiguos, de toda clase, que se llevaron los arqueólogos tras sobornar al guardián por 200 coronas (lo que, imagino, era una miseria). Sustrajeron documentos históricos, sutras budistas, y muchos documentos que relataban la vida cotidiana de siglos atrás, desde recetas de cocina a partituras musicales.

El robo fue vergonzoso, aunque uno lo puede justificar un poco pensando que quizá los europeos ayudaron a que esos documentos se conservaran mejor, no cayendo, por ejemplo, en manos de los Guardias Rojos en el Revolcón Cultural. Y quizá era mejor que estuvieran en una biblioteca francesa antes que en una cueva que ha sufrido inundaciones, terremotos y tormentas de arena. Aunque claro, ahora que los Guardias Rojos están jubilados y los chinos también tienen bibliotecas con regulador de temperatura y otras modernidades, quizá habría que devolver esos documentos…

Los chinos siguen un poco moscas con Occidente debido al robo de los tesoros de Mogao. La señora guía, al explicarnos las historias de las grutas, criticó bastante la actitud de aquellos antiguos arqueólogos… Aunque hay que decir que cuando al grupo de turistas que íbamos con ella se unieron unos estadounidenses, ya no criticó tanto.

No es por criticar yo también, pero la verdad es que detecté cierta «venganza» de Mogao con los extranjeros en un aspecto: el precio de la entrada.

Visitar las hermosas grutas de Mogao cuesta nada más y nada menos que ¡180 yuanazos! Eso son aproximadamente 18 euros de vellón. Con diferencia, la entrada más cara que me ha tocado pagar en un monumento chino (y quizá de cualquier otro país también). Es, por ejemplo, el doble de lo que actualmente cuesta la Ciudad Prohibida de Pekín (entrar en ella, no comprarla).

Para colmo, los extranjeros pagamos 20 yuanes más que los chinos, algo que, como siempre que me toca pagar más que un local, me parece discriminatorio y malo para la imagen de China.

En resumen, que Mogao es un bellezón artístico, y digno de visitar, pero quizá dentro de un tiempo, cuando los chinos se den cuenta de que en esas grutas están matando a la gallina de los huevos de oro.

Termino de todas formas de forma menos criticona y más artística, poniendo la imagen de una de las famosas apsaras (una especie de ángeles del budismo) que vuelan en los techos de las grutas, y se han convertido en uno de los principales símbolos de Mogao. A ver si mi recuerdo de Mogao, al cabo del tiempo, son ellas, y no los 18 euracos que me sablearon en la taquilla.

1 Comment

  1. Enviado por jazmine
    (Contacto Página)
    Mis respetos, chino chano. Este post ha sido, si me permites, en mi humilde opinion, el mejor. Todo el arte de tu pluma concentradito. Felicitaciones y exitos.

    ~~~
    Enviado por emiliosucio
    (Contacto Página)
    Cojonudo Posy y excelente Blog, es dificil encontrarse con alguien que cuente sus andaduras por China me encantan las entradas que escribes, y lo que cuentas, estoy totalmente de acuerdo con lo del boicot chino no es mas que una campaña de USA para frenar el Gigante Asiatico.
    un saludete

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    vaya, muchas gracias a los dos… Será que los aires de Gansu me sirvieron de inspiración, con sus cielos azules y su largo día (se hacía de noche a las 9 de la noche, como en España, y no a las 6 o las 7, como en Pekin).

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.