Las chinas ahora quieren ser princesas de Nebraska

 

Durante mi estancia en España, aprovecho para ver películas en el cine, uno de los placeres que me pierdo cuando estoy en China. En una sala vacía cual desierto de Atacama asistí a la proyección de La princesa de Nebraska, una película del director chino-americano Wayne Wang sobre una china de Pekín que se va a Estados Unidos.

Mi ex novia -china- se fue a vivir a Estados Unidos hace año y medio, así que el tema me interesa bastante y en cierto modo de forma personal, así que fui a ver el film, pese a que Wayne Wang me parece un poco pelma. Además, en mi jitpareid Pongamos que hablo de Pekín uno de los versos dice «las chinas ahora quieren ser princesas», así que me pareció una curiosa coincidencia con el título de la peli.

La película en sí me aburrió mucho: el argumento era soso, y el ritmo muy lento. Pero hay que reconocer que me pareció soberbia la forma en que retrata a la protagonista, encarnada por la actriz Ling Li (que creo que es también chino-americana, aunque su ficha en IMDB no nos lo revela).

La protagonista (que se llama «Sasha», pues muchos chinos se ponen nombre extranjero al estudiar otros idiomas o al emigrar) se pasa la película mandando mensajitos al móvil, probándose modelitos en tiendas, y su vida parece algo vacía (de ahí el vacío argumental, ergo el aburrimiento del espectador). Es adulta, y tiene problemas de adulta -está embarazada de un homosexual, al más puro estilo Almodóvar- pero tiene rasgos de niña, como ese cuaderno en el que pinta corazoncitos y príncipes azules. No sé si el vacío de su vida -en China y en EEUU- es el que le ha creado cierta ansiedad, que hace que de vez en cuando cometa locuras, como largarse de una cena con desconocidos insultando a varios de ellos, o hacerse pasar por prostituta en una fiesta.

No todas las jóvenes chinas son así, está claro, pero creo que hay muchas de ellas que coinciden en algunos de estos puntos. Mi ex novia también, aunque no es un personaje tan oscuro como Sasha. Parecen ser fruto de una sociedad que ha avanzado económicamente, pero no ha mejorado otras cosas. Ellas tienen el dinero y las comodidades con las que soñaron sus míseros padres, abuelos y bisabuelos, pero no se sienten felices. Sienten una especie de vacío existencial. La princesa de Nebraska está triste, ¿qué tendrá la princesa? Ésa es la pregunta que imagino que hay que hacerse en China.

La escena que más me gusta en la película es cuando -como he mencionado antes- la chica se larga de una cena cabreada con el resto de invitados, a los que acaba de conocer. La espantada se produce porque ellos empiezan a hablar del héroe de Tiananmen y le dicen a Sasha que seguramente ni ha visto la famosa foto, un ejemplo para demostrarle que ha vivido engañada por su gobierno.

Yo, después de siete años en China, comprendo por qué los chinos se enfadan cuando los extranjeros los acusan de vivir engañados, o autoengañados. Creo que la información que en general se hace en Occidente sobre China, aunque sea verdad y sea necesaria, produce en quienes la recibimos una sensación de que ese país es un infierno invivible. Y no lo es.

Cuando vas a China, la sensación es completamente diferente. En algunas cosas, China es más libre que España (por ejemplo, parece haber muchas menos convenciones sociales, y menos temor al «qué dirán»). ¿Quién es el que está engañado o autoengañado? A lo mejor los que vivimos en una caverna platónica somos todos, chinos y occidentales…

1 Comment

  1. Enviado por Gorki
    (Contacto Página)
    Si la información que tenemos sobre China es cierta y nos «produce en quienes la recibimos una sensación de que ese país es un infierno invivible», será porque nosotros no podríamos vivir allí, Otra cosa es que los chinos no solo vivan ahí, sino que además disfruten. Tu que vives desde hace siete años, y conoces a unos y a otros, eres el que debe tratar de explicar como es que son felices en ese ambiente.

    ~~~
    Enviado por TheChinaClipper
    (Contacto Página)
    Lo reconozco, las chinas son más raras que un perro verde, o al menos todas las que veo yo; hay comportamientos y formas que no entiendo, y que por mucho que me guste China vaya a pasar. En fin…

    ~~~
    Enviado por Pei Pingda
    (Contacto Página)
    «En algunas cosas, China es más libre que España (por ejemplo, parece haber muchas menos convenciones sociales, y menos temor al «qué dirán»).»

    Algún día tienes que escribir un post más detallado sobre ese tema, porque a mí me da la sensación de que es al revés. Supongo que dependerá de dónde viene uno y a qué tipo de gente ha conocido, pero yo siempre tengo la sensación de que en China la gente está mucho más pendiente de las opiniones de sus vecinos que en España.

    ~~~
    Enviado por Noema
    (Contacto Página)
    Chinochano, estoy totalmente de acuerdo contigo. ¿Quién ha conseguido que en Occidente tengamos esa imagen negativa del país, esa antipatía generalizada para todo lo chino? ¿Únicamente los medios de comunicación? Está claro que nadie es perfecto, y China tampoco, pero ¿por qué juzgamos tan rápidamente sin conocer? Cuando se ven las cosas desde dentro, la perspectiva cambia totalmente. Creo que deberíamos hacer más a menudo ejercicio de empatía para comprender a los otros y de distanciamiento para comprendernos a nosotros mismos.

    ~~~
    Enviado por fabiana
    (Contacto Página)
    Me gustaria ver la pelicula! yo no podria ser objetiva si tuviera que opinar sobre ellas, ya que trabajo a diario con jovenes chinas. Pero creo que muchas actitudes que tienen, estan basadas en la falta de informacion (y no tiene nada que ver con la libertad de prensa!!!), falta de contenidos, y esto esta directamente relacionado a la educacion que reciben, que si bien tienen un aprendisaje ludico, es poco pedagogico, todo consiste en memorizar, pero no hay lecto comprension. De ahi que sean super entretenidas (y ludicas), pero cuando necesites llevar algo al plano del razonamiento, la cosa se pone mas dificil. Muchos lo pueden entender como practicidad, otro piensan que forma parte de la capacidad de separar afectos o sentimientos. Yo modestamente pienso, que solo pertenecemos a culturas diferentes, y este es uno de los tantos planos donde se produce el choque cultural.

    ~~~
    Enviado por fabiana
    (Contacto Página)
    Y aunque es logico, que cada sociedad produce su sistema educativo, lo cierto es que para aprender este idioma tan dificil, quizas el metodo que utilizan sea correcto, pero no estoy de acuerdo en que los demas contenidos deban asimilarse con el mismo mecanismo. Un claro ejemplo, es que estudian ingles por muchos anios en el colegio secundario, con el mencionado metodo, pero tienen muchas dificultades para hablarlo. Y aun, cuando terminan la universidad, muchos siguen tomando cursos privados, que no son nada baratos.
    Pero bueno, esta es solo mi opinion personal, de lo que si estoy segura, es que una buena educacion, te abre muchas puertas.

    ~~~
    Enviado por javier
    (Contacto Página)
    Coincido plenamente en que la película era un tostón, me gustó más «mil años de oración», las dos forman parte de una trilogía en la que wang intenta retratar la vida de los chinos fuera de china.
    Sobre lo que comentáis, yo no lo tengo nada claro conozco algunas chicas y mujeres chinas y es muy difícil generalizar, pero si que hay un modelo entre varios que se asemeja al de «princesa de Nebraska», sólo le importa chatear en el qq y en su móvil emperifollado de abalorios, comprar ropa y hacerse un book, ver teleseries, poco más. Creo que además del choque de civilización, es muy importante el choque generacional, creo que se ha dado un triple salto mortal en muy poco tiempo, y eso tiene que descolocar bastante.

    ~~~
    Enviado por javier
    (Contacto Página)
    Se me olvidaba, os recomiendo fervorosamente al director de cine Jia Zhangke(贾樟柯), no he encontrado un director más sugerente y personal que él a la hora de llevar China a la gran pantalla. Especialmente os recomiendo Zhantai (Plataforma), Ren xiao yao (Placeres desconocidos) o Shijie (El mundo). Un saludo.

    ~~~
    Enviado por Kaferu
    (Contacto Página)
    No he visto la película, pero como has descrito me parece que es un sentimiento de vacío que no sólo sucede en China, sino también en el resto del mundo con respecto a las «películas», «valores», «símbolos» y sentimientos que nos evocan desde «cierta parte del mundo opulenta». Estos productos que nos transmiten crean necesidades y sentimientos similares en todas las sociedades que los consumen. En China quizá sea más acentuado por las cuestiones que sean, tanto físicas como materiales, como sucede en otros sitios, y esta es una de las cosas negativas que han repercutido en China con su apertura económica al exterior.

    ~~~
    Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    el que dirán de occidente es diferente al que dirán de oriente. Por eso, desde el punto de vista del otro ninguno tiene miedo al que dirán o todos lo tienen.

    Y si estás entre las dos culturas lo más probable es que te la sude los que dirán de los dos sitios.

    ~~~
    Enviado por sakura
    (Contacto Página)
    Me uno a la petición de que profundices con respecto a lo de la felicidad, y lo del qué dirán…¿están más pendientes de uno y otro el género masculino o el femenino?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Gorki: yo creo que mucha gente podría vivir en China, y las quejas que tendría serían sobre cosas que no tienen que ver con política (por ejemplo, los problemas de comunicación).

    Sobre escribir un artículo sobre el «qué dirán», pues vale, me lo apunto…

    ~~~
    Enviado por jaja
    (Contacto Página)
    en china la gente no suele ver estas pelis xk son aburridas. la gente va al cine para ver pelis que les hacen reir, emocionar, llorar… en fin como el resto de la gente occidental. ls que realmente entienden la cultura actual de china verán que ls xinos no tienen muxa diferencia respecto d ls europeos en tods ls ambitos, y por fa no son gente tan retrasada tal komo nos quiere vender en la tele

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    bueno, pero los chinos no dejan de tener su propia idiosincrasia, eso sí, y creo que es importante reflejarla en las pelis, aunque, eso sí, las pelis han de contar algo, porque si no cuentan nada vaya truños…

    ~~~
    Enviado por Cris
    (Contacto Página)
    No he visto la peli, pero por lo que cuentas del argumento está basada en uno de los relatos incluidos en el libro «Mil años de oración». Me encantaron casi todas las historias de ese libro.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    bueno, Wayne Wang tiene una peli que se llama «Mil Años de Oración», que se estrenó el mismo año que «La Princesa de Nebraska»… No la he visto, pero la verdad es que la visión de una no me ha animado mucho a ver la otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.