Las mocicas van por agua a la fuente del hutong

En China, supongo que ya lo habré mencionado en alguna entrada en años anteriores, el agua del grifo no suele beberse, bien porque no está lo suficientemente potabilizada, bien porque sabe a rayos. Esto hace que cuando voy de vacaciones a España, uno de mis grandes placeres es beber ingentes cantidades de agua directamente del caño del grifo, como si fuera Anacleto y acabara de pasar 50 días en el desierto.

Los chinos acuden a muchas soluciones para hacer frente a la falta de agua del grifo. Hoy en día, la más socorrida es tener en casa un surtidor como el de las oficinas de las películas americanas.

Los hay de dos tipos: aquellos en los que puedes elegir agua caliente o agua ardiendo (la favorita de los chinos, tanto con té como sin él), y aquellos que te dan agua ligeramente fría o agua ardiendo. El agua fresca, fría de verdad, es bastante difícil de encontrar, pero bueno, mejor para nuestras amígdalas.

Los bidones de agua son de unos 15 litros, por lo que suelen durar bastantes días, y además hay servicios a domicilio que te los llevan a casa –en triciclo, claro está– por un módico precio.

Sin embargo, en el bloque de pisos donde vivo desde hace año y medio existe otro sistema, que hasta venir aquí no había conocido. Se basa en una máquina que hay nada más salir de mi portal, y que a simple vista parecería de cafés…

Un examen más de cerca de la máquina muestra que la puertecita transparente se puede abrir, para poner en su interior un bidón, y después, dándole a un botón, el agua sale por un pequeño grifo.

El sistema me tiene muy intrigado, por varias razones. Por ejemplo, nunca veo a operarios de la máquina rellenándola de agua… ¿Cuánto tiempo lleva el agua allí dentro? ¿Tendrá solera como el vino? Tampoco sé muy bien qué hay que hacer para acceder a este misterioso surtidor, sí hay que tener una clave secreta o una tarjeta con pin mágico…

Por otro lado, no veo gran diferencia entre este sistema y el tradicional de ir a buscar agua a la fuente y cargar con ella en cubos… No sé, me parece que en pleno siglo XXI debería ofrecerse a los clientes una manera más cómoda de acceder al líquido que nos ayuda a seguir vivos. Pero en fin, muchos de mis vecinos está claro que no piensan como yo y van encantados a por agua a la fuente… del hutong.

PD: El titular sólo lo entenderán plenamente aquellas personas que tengan a la vez conocimientos básicos sobre Huesca y sobre Pekín. Para los 7.345 millones de personas restantes, me explicaré:

Un hutong es una calle tradicional pequinesa, y el resto de la frase viene a cuento de una popular jota de Huesca que dice así:

San Lorenzo mi patrón
vive en Huesca que es mi pueblo
San Lorenzo mi patrón
las mocicas van por agua
a la Fuente del Ibón.

1 Comment

  1. Enviado por Eduardo
    (Contacto Página)
    Como no me creía que no estuviera, lo he buscado un poco, ahí tienes el enlace de youtube.

    Un abrazo

    http://www.youtube.com/watch?v=Uji7KM5iW90

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ya sabía yo que me la encontraríais… Gracias, enlazo y corrijo!

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    Los surtidores esos ya están en casi todas las oficinas en España.

    Aquí tienen dos pitorros. Agua ardiendo y agua gélida. Realmente no soy capaz de beber más de dos vasos de agua seguidos.

    ~~~
    Enviado por Daniel
    (Contacto Página)
    La maquina esa esta conectada a la caneria de agua; la misma que llega a tu casa. Se supone dentro se dentro se realiza un tratamiento de ozono que mata las bacterias y despues mediante un filtrado se purifica.

    Lo mismo quel ‘Aquafina’ de Pepsi que es agua del grifo tratada. Yo sigo preferiendo siempre agua de manantial…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues me has resuelto uno de los grandes enigmas de China, entre esto y LOST es que no dormía. Gracias…

    Anda que vaya morro, para eso se pone un purificador en cada casa y listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.