Le Tour… de la Chine

A ver si Pereiro o Sastre ganan el Tour de Francia y le dan una alegría al ciclismo español, que buena falta le hace después de tanto sangriento escándalo. Si no lo logran, no todo está perdido: a miles de kilómetros de distancia, otros ciclistas españoles están que se salen en otro Tour, que se disputa… ¡en China!

Se trata del Tour de Qinghai, que se disputa en la provincia china del mismo nombre. El remoto, desértico, duro, insondable y poco habitable lugar donde deportaban a muchos «contrarrevolucionarios» durante la Revolución Cultural.

Qinghai es una provincia enorme pero muy poco conocida, incluso para los propios chinos, y esta carrera quiere servir para darla más a conocer. Es vecina al Tíbet, con la que comparte la meseta tibetana: de hecho, en opinión de algunos, Qinghai debería ser parte del Tíbet, pero esto ya son problemas políticos en los que no nos vamos a meter hoy.

Es curioso que el nombre oficial de la carrera es «Tour de Qinghai», y no «Tour of Qinghai», a lo mejor para que quede claro que se inspira en el Tour de France…

En fin, el caso es que seis ciclistas españoles han emprendido la aventura del Tour de Qinghai, y no lo están haciendo nada mal. Cinco de ellos están en el equipo español Relax-Gam y el sexto en el francés Bouygues Telecom.

El líder de la montaña es precisamente un español, Nacor Burgos (del relax-Gam), quien además aspira a podio en la general pues va cuarto a falta de tres etapas para el final de la carrera. ¡Líder de montaña en una carrera que se disputa prácticamente en el Tíbet, al lado del Himalaya! Ríete tu del Alpe d’Huez: en el Tour de Qinghai los ciclistas ascienden hasta alturas de hasta 4.000 metros.

En la regularidad, el líder también es español: su compañero de equipo Pintor García-Casarrubios. Pintor y Nacor -vaya nombrecitos pareados- están intratables.

Por si fuera poco, el Relax va segundo en la clasificación por equipos, y todos los españoles están entre los 25 primeros.

El Tour qinghainés debe de ser de lo más exótico… Lo que no debe haber es muchos curiosos en la carretera animando a los corredores, fuera de algún pastor tibetano con sus yaks. El sitio es de los menos poblados del país.

A principios de mes, cuando viajé en el Tren al Tíbet, pasé por Qinghai y pude comprobar que en algunas zonas realmente no hay nada. Desierto total.

Los equipos con los que compiten los españoles son de lo más exótico. Aparte de algún europeo que otro, en su mayoría son equipos orientales, incluyendo uno de Mongolia, otro de Kazajistán, un hongkonés, un taiwanés, uno chino que se llama Marco Polo… y otro también chino que se llama Merida. No tiene nada que ver con Extremadura: Merida es una de las marcas de bicicletas más famosas de la bicicletera China.

Con este Tour, que China comenzó a organizar hace cinco años, el país que más bicicletas produce y consume del mundo quiere abrir una puerta para que el ciclismo se desarrolle en el país. Porque mira que hay chinos montando en bicicleta, pero ninguno destaca compitiendo con ellas a nivel internacional… ¿Por qué será?

Yo a veces he preguntado y alguno me ha dicho que ellos no ven la bici como un instrumento para hacer deporte, sino como un medio de transporte, con un fin meramente utilitario.

Además, los chinos, cuando van en bicicleta, suelen hacerlo con parsimonia, sin prisas, nunca corriendo. Hacen bien, porque el tráfico no está como para hacer carreras por las calles.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.