Léase con música de Lennon de fondo

Tíbet, olvidándonos por una vez de toda la política que le rodea, es un lugar muy hermoso, y quizá una de las cosas más bellas e impresionantes de la cultura tibetana son los mandalas, unos dibujos circulares de aspecto hipnótico y vivos colores que a veces pueden verse en los templos budistas. En otros países budistas e hindús (India, Japón…) estos mandalas también son muy comunes, pero lo característico de los tibetanos es que se hacen con arena de colores, que los monjes van depositando suavemente en el suelo con unos tubos para ir formando el dibujo, en un alucinante ritual.

De esta manera, los mandalas tibetanos están hechos para durar poco, condenados por el viento y el paso del tiempo a borrarse poco a poco (o de un plumazo si se levanta corriente). Incluso es posible que sus mismos autores los destrocen, barriéndolos con un cepillo.

Ello es una metáfora de lo efímero de esta vida, hasta lo más bello, y un ejemplo útil para entender el principio budista de «no atarse a nada»: da igual que hayas pasado días haciendo el mandala, cuando el viento sople te lo jorobará en segundos, acéptalo porque la vida es así y no sufras. «Mandalá tomal pol culo, viento del norte», dicen los monjes, de ahí el origen etimológico de la palabra (este dato no es seguro del todo pero casi).

No sé muy bien lo que representan los mandalas, y las webs que suelen explicar estas cosas siempre me han dado, no me preguntéis por qué, algo de yuyu, así que en vez de consultarlo diré lo que creo haber oído de algún conocido: que son representaciones del mundo, con sus distintos niveles, y de la rueda de la vida que gira y gira, hasta que uno se harta de rodar como en una noria (Camilo Sexto es tántrico y no lo sabe) y se va al Nirvana.

Los tibetanos no son los únicos que hacen complicados y efímeros dibujos en arena. También es una costumbre de los indios navajos, en el sur de Estados Unidos, que además también suelen usar estructuras circulares, por lo que el parecido entre una y otra tradición es, cuando menos, sorprendente.

Pintura en arena de los navajos.

Esto ha llevado a algunos a sugerir la teoría de que navajos y tibetanos tienen un origen común, de hace decenas de miles de años, cuando los primeros humanos, desde Asia, llegaron al norte de América cruzando el estrecho de Bering que separa a Rusia de Alaska. La teoría está un poco cogida con pinzas y entra un poco en el club de «Elvis está vivo» o «los extraterrestres construyeron las pirámides», pero justo es nombrarla. No son pocos los que han aprovechado el tema para vender en tiendas hippys los «mantras navajo-tibetanos» y cosas así.

También hay que decir que los tibetanos, con esos abalorios que llevan siempre, esas teces (plural de tez) morenas y curtidas y esas pieles de animales sobre su vestimenta, a veces parecen salidos de la novela «El último mohicano». Son una gente realmente única, y todavía se les puede ver con ese aspecto en Lhasa, entre otros lugares.

Pero si de teorías hablamos, que alguien escuche la mía… Yo creo que el parchís también es un mandala, y que cuando jugamos a él estamos recitando un mantra sin saberlo.

1 Comment

  1. Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Lo del parchis no se, pero en occidente los rosetones de las iglesias goticas si que tienen algo de relacion con los mandalas, o al menos eso dicen los sabios…

    ~~~
    Enviado por Marfil
    (Contacto Página)
    Me ha encantado este artículo, una muestra increíble de desprendimiento el hacer una obra así en arena.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    kailing: entre eso y la relación del Pilar de Zaragoza, ya no sé qué pensar de las religiones, ¡qué mezclote!

    Marfil: pues sí, es un gesto bonito, yo lo comento para ver si me cambia el karma, que cada vez que voy a Tíbet o zona tibetana me pasa algo malo.

    ~~~
    Enviado por Rober
    (Contacto Página)
    ¿Soy el único que piensa en los mosaicos?. Hay mil ejemplos hechos por los romanos que se parecen a estos. Claro está que la India siempre ha sido muy colorista y tal así que hay diferencias pero a grandes rasgos… Además, no sé en el caso de los mandalas pero para mosaicos hacía falta un «ingeniero», no valía cualquiera.

    Respecto a la relación con América, es comúnmente aceptado que pueblos asiáticos cruzaron el estrecho de Bering durante la última glaciación pero no diría que fueran específicamente tibetanos ni creo que sea posible la cultura común que afirman porque hace 20.000 años no había nada tan desarrollado (que se sepa).

    Muy interesante, por cierto. Un pueblo por el que me pica la curiosidad es el birmano (ahora Myanmar) porque el «alfabeto» que utilizan es con letras circulares, en oposición al cuadrado tailandés (todo es la misma letra en distintas posiciones, jajaja). Tal vez en el arte también se deje ver esa característica 😉

    ¡Saludos!.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    puede que estéticamente haya muchos artes comunes, pero quizá entre tibetanos y navajos la similitud más llamativa es la formal, el hecho de que ambos lo hagan en arena y luego lo destruyan.

    no es fácil que culturas asiáticas y americanas se parezcan, pero sí es cierto que cuando uno pasea por el Tíbet, ve cosas que le recuerdan muchísimo a, por ejemplo, el Perú andino. Será casualidad, pero a veces es una enorme casualidad.

    ~~~
    Enviado por Ergoth
    (Contacto Página)
    Según he visto las primeras imágenes he pensado en el parchís. Es cierto que el parchís parece un mandala, y ahora que lo pienso creo que tiene origen en la India. Ahora que tenemos internet, no me costará mirarlo en la Wikipedia… y efectivamente, es un juego originario de la India.
    En cuanto a lo de los mosaicos romanos, pues… No veo mucha relación entre ellos y los mandalas más allá de que ambos son expresiones del arte visual (dibujos). Otra cosa… lo que hacía falta para hacer un buen mosaico no era un ingeniero, era un buen artista, que no es lo mismo. Y lo mismo hará falta con los mandalas, pues son expresiones artísticas, no máquinas útiles.

    ~~~
    Enviado por Cris
    (Contacto Página)
    ..y también se les relaciona con los relojes solares aztecas y con el símbolo pa kua (o pa qua que no tengo ni idea de como se escribe)del I Ching. Pero también tienen similitudes con la naturaleza como los esqueletos de los erizos, las estrellas de nieve, y como ya han dicho antes, los rosetones góticos, los símbolos celtas, algunas decoraciones de las iglesias prerrománicas….Algunos psicólogos emplean los mandalas como terapia,ellos dicen que colorearlos tranquiliza y ayuda a la persona a centrarse, a incentivar su creatividad…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Por cierto, estos días en BB Gallery de Pekín (por Chaochangdi) hay un mandala expuesto en una muestra, enorme y precioso. Hasta el 1 de mayo, por si queréis verlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.