Lentejas radiactivas

El 6 de agosto de 1945, una bomba estalló a 600 metros de altura sobre Hiroshima y generó con ello una reacción en cadena que destruyó más de dos tercios de esa ciudad, entonces de unos 250.000 habitantes. Primero, una bola de fuego de 5.000 grados arrasó todo lo que pudo: hubo gente cuyo cuerpo se desintegró y sus cenizas quedaron literalmente estampadas en la pared, como en la foto que abre este post. Décimas de segundo después, las ondas expansivas hicieron estallar los cristales y los convirtieron en unos remolinos cortantes que continuaron la matanza. Instantes después de la explosión, una lluvia negra de ceniza y humo cayó sobre la ciudad: más muertos, intoxicados y asfixiados. También murieron ahogados muchos habitantes que se arrojaron a los numerosos ríos y canales de la ciudad para escapar del fuego, el humo y la ceniza. Unas 80.000 personas fallecieron en el acto, pero muchas más en días, meses y años posteriores, por la radiación, los cánceres y las leucemias.

Todo esto se repitió de forma similar el 9 de agosto en Nagasaki (inicialmente se iba a lanzar esa segunda bomba atómica sobre una ciudad llamada Kokura, pero ésta tuvo la suerte de que ese día amaneció nublado sobre ella y eso hizo que los bombarderos estadounidenses cambiaran su objetivo. En total, unos 250.000 o 300.000 muertos, en dos días, en su mayoría civiles y en dos ciudades que no eran grandes centros militares de Japón en la II Guerra Mundial. Estos dos hechos no figuran, aunque debieran, en las listas de grandes genocidios de la historia. Son, siguen siendo 70 años después, los únicos bombardeos nucleares sobre población que ha habido, e irónicamente EEUU suele ser el gendarme que dicta quién debe tener bombas atómicas y quién no (dicho sea de paso, NADIE debería tener bombas atómicas).

Hiroshima y Nagasaki, antes y después de las bombas

EEUU no avisó para que se resguardaran a los habitantes de estas ciudades arrojándoles papeletas desde los aviones, como había hecho anteriormente en bombardeos convencionales contra Tokio y otras ciudades japonesas. En estas ocasiones quería hacer el mayor daño posible y causar el mayor horror posible. En los días que transcurrieron entre un bombardeo y otro, el presidente estadounidense Harry S.Truman pronunció palabras que si no nos dijeran su autor, creeríamos salidas de Bin Laden o de un líder del ISIS: “Si no aceptan nuestros términos, pueden esperar una lluvia de ruina desde el aire, algo nunca visto hasta ahora sobre esta tierra”.

Estados Unidos justificó los bombardeos diciendo que evitaron una larga prolongación de la guerra que podría haber costado aún más vidas, ya que los japoneses estaban dispuestos a morir matando hasta el final. Una justificación más que dudosa, teniendo en cuenta que los muertos de una guerra larga hubieran sido, en teoría, sobre todo militares y no sobre todo civiles inocentes como ocurrió en Hiroshima o Nagasaki (donde también murieron prisioneros de guerra aliados, o coreanos que habían sido llevados por los japoneses a sus fábricas para trabajar en condiciones de esclavitud). Además, Japón se había quedado sola en la guerra, y todos los aliados estaban ya con las manos libres una vez liberada Europa de nazis y fascistas, por lo que los frentes se podrían haber multiplicado, imposibilitando esa supuesta irreductibilidad de los kamikazes japoneses.

Lo de que Estados Unidos quería acabar pronto con la guerra es seguro, pero quizá la verdadera razón de ello es que justo en esos días de verano de 1945 la Unión Soviética le acababa de declarar la guerra a los japoneses, ahora que el frente europeo ya estaba cerrado con la rendición alemana en abril del 45. Washington no quería que ocurriera como en Alemania, que los soviéticos llegaran a Tokio y se repartieran un cacho del país para el comunismo, y decidieron acabar de una vez por todas con el frente del Pacífico. EEUU, de hecho, ocuparía militarmente Japón durante décadas tras la rendición.

Aunque no tuviéramos en cuenta lo anterior y creyéramos realmente en la necesidad de bombardear Hiroshima como un mal menor, ¿cómo justificar Nagasaki? Japón ya había visto lo que era capaz de hacer Estados Unidos, era cuestión de tiempo que se rindiera sin condiciones, pero Washington optó por un nuevo bombardeo. Nuevo horror y total ausencia de razonamiento ético o incluso práctico.

Por todo esto y por mucho más, lo único que siento ante el spot peliculero protagonizado hoy por Barack Obama en Hiroshima es rabia y repugnancia. Encima de que Estados Unidos cometió un crimen despreciable, ahora quiere sacarle tajada política y publicitaria. Todo para que Obama tenga una foto más con la que dejar un supuesto legado trascendental ahora que ya casi está retirándose… y para aumentar los lazos con Japón y mostrar fuerza conjunta ante China (no olvidemos que Obama acaba de estar en Vietnam, otro país donde la memoria histórica se ha sacrificado en favor de alianzas contra esos presuntos enemigos chinos que de momento “atacan” con pescadores).

Obama no pidió perdón a las víctimas hoy, y me parece bien, él no había nacido cuando se tiraron las bombas, pero debería haber dejado hoy mucho más claro que fue su país, o el Gobierno de su país, el que autorizó esta infamia. Y respecto al Gobierno de Japón… mira que vender su pasado por una alianza contra un hipotético enemigo que de momento sólo lo es en lo comercial… qué indigno para una civilización tan refinada, inteligente y admirable como la japonesa. Pero claro, qué importan la historia o la justicia ante una imagen hollywoodiense.

1 Comment

  1. Enviado por CorazonChino
    (Contacto Página)
    Los bombardeos, en efecto, eran totalmente innecesarios, habría bastado, por ejemplo, con lanzar una bomba atómica frente a Tokyo, en el mar, y demostrar el poder destructor de ésta para forzar a Japón a la rendición. Pero Estados Unidos acababa de desarrollar la bomba y quería probarla. No fue por necesidad, sino por experimentar con un nuevo arma que podría darles (y les dio) una ventaja armamentística muy importante.

    No ha sido la única vez que Estados Unidos ha usado humanos para experimentar con armas. Ni probablemente será la última. Pero desde luego, ha sido la más brutal.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Más que probarla, quería demostrar que la tenía ante la Unión Soviética, que ya estaba repartiéndose Europa. No sólo fue una bomba contra el fascismo, también lo fue contra el comunismo. EEUU, por cierto, consideró la posibilidad de lanzar bombas atómicas contra China en al menos dos ocasiones: en la Guerra de Corea y en la guerra chino-india de 1962.

    ~~~
    Enviado por Wa
    (Contacto Página)
    ¡Bravo, bravo, y mil veces bravo! Mira que he leído sobre la WWII, y creo que no he visto mejor artículo sobre el final de la Guerra del Pacífico que éste.
    No me lo esperaba en un blog sobre China, teniendo en cuenta que el tema de la WWII en ese país ya puede dar mucho que hablar; pero ha sido una más que agradable sorpresa. ¡Mi enhorabuena y sigue así!

    Sólo un apunte para demostrar que la perfección no es humana: “Kokura” no es una ciudad como mencionas, es el distrito central de la ciudad de Kitakyushu, ciudad al norte de la isla de Kyushu (de hecho, eso significa su nombre literalmente) y con más habitantes que Nagasaki.

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Estáis totalmente equivocados y os voy a dar las razones.
    Cuando una unidad militar tiene un 25% de bajas, ¡Ojo, digo BAJAS, no muertos! se considera que está destruida. Así ocurre en la actualidad y ocurrió durante las I y II G. M., pero en Iwo Jima se encontraron con una resistencia fuera de todos los cálculos previstos.
    Los estadounidenses sufrieron 24 480 bajas (4197 muertos, 19 189 heridos y 418 desaparecidos).
    Los japoneses tuvieron 20.703 muertos de un total de 20.919 soldado, (98,96%) y los prisioneros fuero únicamente 216 todos capturados inconscientes.
    Esto rompía todas las previsiones del ejercito USA tanto que encargaron un estudio a una antropologa para entender la mentalidad japonesa.
    Este estudio se publico con el titulo LA ESPADA Y EL CRISANTEMO de Ruth Benedict y es muy conocido.
    Poco despues desembarcaron en Okinawa y la situacion fue parecida de 110.000 soldados y 24.000 milicianos civiles movilizados hubo 110.000 muertos y 7.300 prisioneros.(88,70%)

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    ….
    Los calculos de USA para conquistar Japon eran de mas de millon y medio de bajas esatounidendes y entre 4 y 5 millones de japoneses y suponia arrasar el pais.
    El bombardeo anterior de Tokio, en la noche del 9 al 10 de marzo produjo unos 124.000 muertos y unos 40.000 quemados y Japon no se rendía.
    Se bombardeo Hirosima y el estado mayor japones no se creyó los informes que llegaban y solo despues de Nagasaki el Emperador consiguio, con muchas dificultades convencer a los generales mas militaristas que querian seguir luchando hasta el final.
    Aparte de estas consideraciones hay que tener en cuenta que no se sabían todavía todos los efectos de una explosión atómica, sin olvidar que en esa guerra el agresor fue Japón.
    Se puso fin a la guerra y se evitaron millones de muerto de ambos bandos.
    El Presidente Truman tenia la obligación de ganar la guerra y evitar al máximo las bajas propias por eso pregunto:
    ¿Que razones hay para criticar el bombardeo de Hirosima y Nagasaki?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Wa: ¡Muchas gracias! No soy un erudito de la Segunda Guerra Mundial, pero me interesa la historia en general, no sólo la de China, y recientemente he estado escuchando programas de radio sobre la historia de Japón muy ilustrativos.

    Kokura era en 1945 una ciudad, fue más tarde, hacia los años 60, cuando se fusionó con otras (supongo que por la rápida urbanización) para formar la actual Kitakyushu.

    José (Melilla): Los cálculos de EEUU eran eso, cálculos predictivos, no podemos estar seguros de que los muertos que causaron Hiroshima o Nagasaki fueron menos de los que hubiera causado una invasión convencional. Ni nunca lo sabremos, claro.

    Además, EEUU seguramente no contaba con la posibilidad de que le ayudaran, por ejemplo, la URSS o China, que atacando por distintos frentes y con sus enormes ejércitos también podrían haberse merendado a una Japón por aquel entonces ya sola ante el peligro. Pero claro, eso a EEUU no le interesaba.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Y además, aunque aceptáramos lo que dices, que la bomba atómica era necesaria para acabar la guerra rápido, no es ético que EEUU lanzara dos. Con la primera debería haber bastado para horrorizar a los japoneses. Tras el bombardeo de Hiroshima, los japoneses ofrecían la rendición con cuatro condiciones (no ser juzgados por crímenes de guerra, mantener el emperador, etc). Tras Nagasaki, las bajaron a una (mantener el emperador, creo que fue). Es decir, que ya estaban cediendo, lo de Nagasaki fue ya casi por vicio.

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    No es así.
    Hirosima escandaliza mucho porque es energía atómica pero hay bombardeos con muchos más muertos (Tokio, Dresde,)
    Cuando USA desembarcó en Okinawa había 100.000 soldados y se sumaron mas de 24.000 civiles y la resistencia fue feroz. La defensa del territorio japonés sobrepaso todo lo previsto.
    Japòn nunca ha sido invadido. El intento por parte de Kublai Khan fue destrozado por un “Viento Divino” (KAMIKAZE) y se recordaba en todo el país, sumado al Código Samurai que no considera la posibilidad de la rendición.Lo honorable es morir en el combate.
    La superioridad aérea de USA al final de la II G.M. era total y podía avanzar arrasando Japón, que era el plan de MacArthur, pero a Truman le plantean la posibilidad de terminar la guerra y salvar vidas americanas y lógicamente actúa.
    A pesar de Hirosima para Japón hubiera sido muchísimo peor un desembarco y avance combatiendo como en Normandía.
    USA calculó las bajas por la experiencia de Iwo Jima y Okinawa.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pero hizo sus cálculos teniendo en cuenta la guerra anterior, en la que prácticamente había estado sola ante Japón (China únicamente se había defendido de su invasión), con alguna excepción en las colonias británicas donde los ingleses lucharon también contra los japoneses.

    Después de Postdam se abría un tablero de juego completamente diferente, con la URSS y China (por nombrar a los dos aliados más cercanos a Japón) totalmente libres para ayudar en la ofensiva. Está claro que también habría habido muertos, pero el porcentaje de civiles habría sido probablemente menor.

    Los japoneses tenían un código de honor que les impedía rendirse, pero creo que está algo exagerado, el hecho de que en efecto se rindieran lo prueba.

    También los alemanes tenían la intención de no rendirse (o al menos Hitler eso decía, que por si él fuera que se murieran todos por no haber dado la talla), pero bien que se rindieron.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Y claro que Tokio y Dresde son igual de deplorables que Hiroshima. Y Gernica, Bagdad o Belgrado. O Shanghái, bombardeada por los japoneses. Está claro que el siglo XX fue el de la total degeneración de la guerra: se valoraba más matar civiles que militares, cuando es derrotando al ejército como derrotas al enemigo. Se perdió el honor, que diría Pérez Reverte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.