Levantemos el país

En China hay tiendas por todas partes: a veces parece que todo el que no está comprando está vendiendo. Todas las calles están sembradas de tiendas. ¿Todas? ¡No! El viejo paseo marítmo de Shanghai, más conocido como el Bund, todavía se mantiene relativamente como en sus orígenes (bueno, estoy exagerando, la verdad es que hay muchas cafeterías tipo occidental). Allí están, entre otros edificios, el consulado español en Shanghai, por eso la bandera española sale en muchas fotos turísticas de esa bendita ciudad.

China es, pues, una especie de inmenso centro comercial, pero hay algunos que todavía no están contentos. Por eso, hace unos meses, un ingeniero estadounidense llamado Raymond Shaw propuso que le dejen a él sólo -y a su empresa- levantar con gatos hidráulicos los 23 edificios históricos del Bund para poner tiendas debajo. Los quiere elevar unos ocho metros, el equivalente a unos dos pisos. Los de Shanghai, que de las piedras sacan pan, se lo están pensando.

Shaw ya ha cometido hazañas similares en la propia Shanghai, pues hace un par de años movió 20 metros la Sala de Conciertos Municipal, pero no hacia arriba, sino a un lado, para dejar paso a una carretera y otro centro comercial.

¿Cuál será el siguiente paso? ¿Un Starbucks en la Ciudad Prohibida? Un momento, eso ya existe. ¿Una parada de metro en el mayor templo budista de Pekín? Espera… eso también existe.Quizá un parque temático dedicado al oro que tanto ciega… vaya, me quitan todas las ideas…

1 Comment

  1. Enviado por Lilith
    (Contacto Página)
    “¿Un Starbucks en la Ciudad Prohibida? Un momento, eso ya existe. ¿Una parada de metro en el mayor templo budista de Pekín? ESpera… eso también existe”.
    Desgraciadamente el desprecio por el patrimonio histórico-cultural no se produce sólo en China. La Avenida de los Foros Imperiales, una de las que soportan mayor tráfico en la ciudad de Roma, divide literalmente los Foros Romanos en dos mitades; McDonald´s ha comenzado a abrir nuevos centros en yacimientos arqueológicos mejicanos como en Oaxaca o Teotihuacán, y compiten directamente con los típicos cafés de narguile en Estambul, el Cairo, Beirut y Túnez… ¿Consecuencias de las avalanchas de turistas y la globlalización?

    ~~~
    Enviado por Sinohispania
    (Contacto Página)
    La ignorancia es uno de los peores males de la humanidad, y por desgracia en este sentido China aun tiene mucho que mejorar.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ocurre lo que ambos decís, China no sabe el tesoro que se está cargando día a día, y cuando lo lamente será demasiado tarde. Yo ya estoy de vuelta de todo y me digo “que hagan lo que quieran con su país, que para eso es suyo”. Eso sí, que no se pasen la vida recordándonos lo malos que fueron los ingleses, los franceses y los japoneses cuando les robaron el patrimonio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.