Leyendo de pie y sin gafas

Una de las pocas palabras en mandarín que ha transcendido las fronteras de China es dazibao, expresión que literalmente significa «periódico de grandes letras».

大字报

Los dazibaos eran tablones de anuncios en los que se informaba con grandes letras, a menudo manuscritas, de noticias, órdenes municipales o locales, y en los que teóricamente los ciudadanos también podían colgar cosas, aunque eso dependía de la apertura política del momento, y en China nunca ha habido mucha. Dazibaos en China los ha habido durante siglos, pero ganaron especial fama en la Revolución Cultural, donde se utilizaron para lanzar campañas, denunciar elementos contrarrevolucionarios y en definitiva distribuir la propaganda que alimentó ese movimiento.

Fuera de China esa forma de comunicación triunfó en Albania, por su afinidad con el maoísmo y donde el dazibao se llamaba «fleterrufe».

En España, que es donde ya de niño oí la palabra dazibao antes de saber ni jota de mandarín, se utilizaba sobre todo en publicaciones de extrema izquierda, no necesariamente en letras grandes o colgadas en la pared. A veces se trataba simplemente de la sección de correo de los lectores de una publicación.

La palabra se generalizó para otros usos, y recuerdo que en mi instituto el tablón de anuncios de corcho tenía un letrero que ponía «dazibao», aunque no sé si los alumnos lo llamábamos así. Me parece que la palabra, que debió prosperar en la jerga española sobre todo en los 70 y los 80, ya no se usa mucho.

En China, los dazibaos también se perdieron bastante, o se transformaron: ahora más bien lo que hay es tablones del ayuntamiento en los que por lo menos hace unos años todavía se colgaban páginas del periódico del día, para aquellos dispuestos a leer un buen rato de pie a cambio de no gastarse unas monedas en el kiosko.

A veces, sin embargo, el espíritu de los dazibaos se recupera en protestas ciudadanas. Así lo comprobé hace unos años, por ejemplo, al pasar por una calle de Fushun, una ciudad del noreste del país, y ver que unos propietarios de un negocio criticaban en letreros de grandes caracteres que las autoridades les querían desahuciar sin darles ninguna indemnización, un problema más que repetido en la China actual.

2 Comentarios

  1. Dazibao era una sección web del periódico El Mundo, un tablero eléctrico, en la que personas desconocidas detrás de un pseudónimo colgàbamos comentarios y reflexiones personales desde nuestro anonimato. Yo estudiaba por aquél entonces mi primer Erasmus en Praga, y encontraba en el Dazibao la calidez humana que no hallaba en el invierno centroeuropeo. Cuando regresé a España en verano, hicimos una quedada en Madrid una parte de esos anónimos autores y pudimos poner cara a esos pseudónimos con los que habíamos compartiendo tantas reflexiones durante meses. A los pocos meses de regresar de Chequia la sección del Dazibao despareció del periódico pero aun conservo casi todos esos textos de ese año impresos en una carpeta de anillas en mi casa en España. Me has traído esa memoria con tu post 🙂

    • Pues ahora que lo mencionas me suena, de aquellos primeros años de El Mundo (en los que regalaron un juego de preguntas y respuestas). Por cierto, que yo fui becario de El Mundo un verano, aunque la verdad es que no tengo muy buen recuerdo de aquello, fuera de mi amistad con otros becarios de aquel entinces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.