Lo más visto de ChCh

Permitidme que hoy me mire un poco el ombligo y analice lo que según las estadísticas de WordPress es lo más visitado en esta web, para intentar comprender por qué vienen los lectores a esta humilde página. Los resultados son bastante esclarecedores.

En séptimo lugar, el artículo más visitado es uno en el que pregunté a los lectores hace 13 años, que ya ha llovido, cuánto tiempo se necesita para aprender chino mandarín. Claramente, es una duda que aún anida en muchas mentes. La respuesta es fácil: muchísimo.

En sexto lugar, un artículo más reciente, de hace tres años, en el que hablo del carácter chino más difícil de escribir, «biang». Me da en la nariz que los que llegan a este artículo no están buscando información sobre esa palabra concreta, sino que una vez más quieren saber cuáles son las dificultades de aprender mandarín. Si es así, lamento haberles «engañado» con el título.

En quinto lugar, uno de los artículos más antiguos de la web, pero también uno de los más atrayentes por su título: el que intentaba dar consejos sobre cómo ligar en China, ayudándose del ligón Richard Gere, quien consiguió ligar en el país pero se arrepintió de ello en la película «El Laberinto Rojo».

En cuarto lugar, un artículo que cuando lo escribí ya imaginé que atraería a quién no debía: uno en el que hablaba de iconografía cristiana en China, concretamente en el caso de la representación de la Virgen María en el país. Pero claro, «virgen» tiene otros significados… Imagino que el porcentaje de decepción de los lectores que llegan a este texto vía Google o similares herramientas debe superar el 90 por cien.

En tercer lugar, otro artículo relacionado con la lingüística, pero no con la china sino con la coreana, en el que comenté lo poco que sabía y sé sobre el idioma coreano, o mejor dicho, sobre la escritura coreana. Está claro que Corea en las últimas décadas se ha vuelto un país muy popular, sobre todo por el K-pop, el cine y las series de televisión, y algo de ese interés me ha salpicado a veces.

En segundo lugar, un clasiquísimo de hace 15 añazos que ya entonces era muy visitado: uno en el que intento ayudar a la gente (con poco éxito, me parece a mí) a que consiga su nombre con caracteres chinos. Supongo que muchos de los que visitan este artículo quieren tatuarse el nombre o el de su ser querido en la epidermis, y quieren ir sobre seguro. Luego va el tatuador y hace lo que puede. Curiosamente, este artículo también contiene el carácter más difícil de escribir en mandarín, el «biang» que ya os he mencionado antes y que parece ser que me da suerte.

Y finalmente, en primer lugar, el artículo que escribí sobre la historia de las Guerras del Opio, hace un par de años. Su éxito no tiene mucho misterio: sencillamente, lo mandé a Menéame, cayó allí en gracia, y fue portada de ese agregador de noticias.

Me gustaría añadir que este año está siendo muy popular un artículo que escribí el pasado septiembre sobre un misterio «paranormal» de China, en plan Iker Jiménez. El mundo del misterio siempre atrae…

Resumiendo: el sexo y el ligue siguen siendo el principal motor de internet, aunque también hay mucha gente que quiere aprender idiomas (a lo mejor también para ligar). Y Menéame sigue siendo el nido de trolls que siempre ha sido, pero cuando llegas a su portada las visitas se multiplican.

Las estadísticas de WordPress también permiten conocer con qué tipo de búsqueda llegan los visitantes a Chinochano, y hay resultados muy divertidos. Uno de los más frecuentes es, otra vez, «vírgenes chinas» o versiones similares de gente que seguramente está buscando porno, pero también hay búsquedas fantásticas como «cuáles son los parientes del pepino» (en Chinochano hemos hablado de pepinos varias veces) o «qué canción española tiene esta estrofa bares qué lugares tan gratos para conversar». Si me estás viendo, amado lector, te diré que es la siguiente.

Para terminar, decir que las estadísticas de WordPress también permiten ver de dónde proceden los visitantes, y como era de esperar los lectores españoles son los más frecuentes (más de la mitad), pero también hay bastantes de Estados Unidos, México, Argentina y Perú, los siguientes países de origen más habituales. De China, me da un poco de pena, sólo proviene alrededor del 2 por ciento de los lectores, así a ojo, casi les superan los que provienen de Hong Kong. He recibido al menos una visita de más de un centenar de países, aunque en América me falta la Guayana, en Europa Bielorrusia y Macedonia (me da rabia porque son lugares por los que he pasado), en África soy un desconocido sobre todo en el Sahel y en Asia no hay visitas de lugares encerrados en sí mismos como Corea del Norte o Turkmenistán, pero tampoco de Irán, algo que me sorprende siendo un sitio tan poblado.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.