Looka looka, chipa chipa

En cinco años en China he llegado a acumular tal número de souvenirs inservibles, que ya no sé dónde ponerlos. Algunos son regalos de amigos chinos -que gustan mucho de obsequiar con typical souvenirs a los visitantes extranjeros-, otros fueron caprichos de etapas consumistas, y alguno lo compré para quitarme de encima un vendedor de recuerdos plasta.

Se me van llenando de polvo, y cada vez que me mudo de casa -cosa que hago demasiado frecuentemente- es todo un engorro recogerlos y volverlos a colocar en la nueva vivienda.

Por eso en esta ocasión he decidido no sacarlos de las cajas donde están. Ya estoy harto. Creo que me los voy a llevar poco a poco a España, o quién sabe, si un día me harto, irán todos a la basura. Ya me dijo un día un hechicero budista -o algo así- que poseía demasiadas cosas, y que debía de deshacerme de algunas.

Por si acaso un día decidiera tirarlo todo, o si en el largo viaje de Pekín a Huesca se rompieran o extraviaran, he decidido hacerles unas fotos a algunos de estos recuerdos kitsch y montar con ellos la siguiente exhibición.

Un gorro uigur que tomé prestado de la anterior casa donde estuve.
Un trofeo de segundo clasificado en el torneo internacional de ping pong que organizamos en mi antiguo curro (los organizadores quedamos primero y segundo pero prometo que no hubo tongo).
Un jarrón con tigre y caligrafías, que ni quiero acordarme de dónde salió.
Un jarrón comprado en Yunnan (sur de China).
Una bola del mundo en chino.
Barajas chinas variadas, sin que falte la de motivos de la Revolución Cultural ni la de chicas en paños menores.
Colgantes varios. El de los caballos me lo vendieron unos niños pedigüeños en Datong (Shanxi).
Una artesanía de los ifugaos filipinos (la compré por quitarme de encima a un vendedor).
Un mono tallado en un coco, souvenir que me trajo una amiga de la isla tropical de Hainan (yo le había pedido un mono de verdad).
Una miniatura de un león típico del sur de China, comprada en Hong Kong.
Una cantimplora de soldado chino, comprada en una tienda oficial del Ejército Popular de Liberación.
Un muñeco vacuno, comprado en las praderas de Mongolia Interior. Su pelo es suave como un jersey lavado a la vez con Perlán y Mimosín.
Una flauta de calabaza comprada en Yunnan. El sonido de este instrumento suena en todas las tiendas de pueblos como Lijiang y se te clava en el cerebro.
Una bolsa con la silueta de Mao, comprada en Shaoshan, el sitio donde nació el Gran Timonel.
Un juego de tazas del Mundial 2002, con Zidane, Beckham, Figo, Batistuta y un chino.
Un recuerdo de Cuba que me trajo Raquel de la isla antillana.
Una almohada con forma de tigre, muy típica del norte del país.
Una cámara antigua, que me compré en la tienda de cámaras de la calle Maliandao (Pekín).
Otro gorro uigur. Este me lo regaló un restaurante tras acumular cinco cupones de comida, en una promoción que también incluía una pierna de cordero gratis.
Unas matrushkas, o como se diga, compradas en una escala que hice en Moscú.
Un recipiente religioso antiguo en miniatura, que me regaló alguien pero no recuerdo quién.
No me acuerdo ahora del nombre de este instrumento, pero sí que era usado por el grupo indie español “La casa azul”. En China vi uno y me lo compré, pero no he cogido mucha práctica con él.
Un ábaco, instrumento aún muy usado en las tiendas chinas (aunque cada vez lo veo menos).
Una taza de té china, obviamente.
Igualmente obvio, dos teteras.
Y terminando la trilogía del té, tres cajas para guardar la planta que da lugar a esta oriental bebida.
Un xilófono que me compré en Vietnam y cuesta mucho armar y desarmar.
Sobres hechos con mierda de elefante seca, adquiridos cerca de Chiang Mai (Tailandia).
Camiseta que las peñas asturianas repartieron para animar a Fernando Alonso en el GP de Shanghai 2005 (que ganó).
Camiseta de “yo sobreviví al SARS”. Viví para contarlo, y para comprarme esta camiseta.
Otra camiseta conmemorativa, esta de la primera gira del Real Madrid por China (2003).
Caí como si fuera un recién llegado y me compré un despertador de Mao. A las pocas horas ya se vio que atrasaba demasiado como para confiar en él para los madrugones.
Un curioso pero feo bolso hecho con pepitas de sandía entrelazadas, que nos vendieron en Birmania.
Un mapa de China para niños, pero bien entretenido de hacer.
Una pelota para jugar al fútbol tailandés, espectacular deporte.
Vaso para beber delicioso licor de arroz “mijiu”, mangado en un restaurante pequinés.
Unas tejas de madera con los caracteres de “felicidad” y “longevidad”, para atraer a los buenos espíritus.
Un buda comprado en el parque de Beihai (cerca de la Ciudad Prohibida). Pensé que era de metal durante mucho tiempo, hasta que empezó a despintarse y salió el yeso de debajo.
Un cuadro de una tibetana que le compré a un pintor de un “pueblo de artistas” de las afueras de Pekín.
Una armónica, que dicen que en China las hacen muy buenas.
Uno de los libros rojos de Mao que tengo (también conseguí uno en español, tras años de búsqueda).
Una cajita de mármol, que dicen que es la artesanía más típica de Dali (Yunnan).
Un posavasos de papel chorado del Gran Palacio del Pueblo (Pekín).
Un tintero fabricado -creo- en carbón, regalo de una amiga que estuvo en Shanxi (la mayor base carbonífera del país).
Dos vasos para beber hasta no tenerse en pie en una boda.
Una ocarina de aspecto andino pero que compré en Luoyang (centro del país).
Una figura con forma de león que tiene un silbato en el culo (no intentar sacar sonidos de esta forma con leones de verdad).
Dos guerreros de terractota, que no podían faltar a un comprador compulsivo de souvenires.
Más Mao, es la guerra… Un mecherito con el líder.
Un sello con mi nombre en chino, regalo de una amiga.
Dos niños en posición obscena, porque aunque China es un poco puritana, a veces te sorprendes con cosas así.
O con botellas con dibujos pornográficos.
Llaveros con las cinco mascotas olímpicas.
Una espada de Damocles.
Un cartel de “no escupir” y otro de “baño”, que me vendió un señor no sin mirarme con cara de pocos amigos, pues se preguntaba para qué diablos los querría yo.
Un póster con consejos para prevenir la gripe pollar, perdón, aviar.

1 Comment

  1. Enviado por Sr piqueta
    (Contacto Página)
    Te doy tres juanes por todo y te puedes dar con un canto en los dientes

    ~~~
    Enviado por Wo
    (Contacto Página)
    Oye, si algún día decides deshacerte de todo eso, avisa, que hay dos o tres cosas que parecen interesantes…

    ~~~
    Enviado por Charlyboy
    (Contacto Página)
    Hmmm… interesante coleccion, me gustaria que me indicases algunos sitios interesantes para adquirirlos, te invitaria a un par de cañas ya que la proxima semana me mudo a Beijing, un saludo ChCh

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sr piqueta: y aún ganaría dinero.

    Wo: de acuerdo, avisaré, aunque igual te sale más barato pasarte por el bazar chino del barrio.

    Charlyboy: para souvenirs, el mejor sitio es Panjiayuan, aunque un poco a desmano (en el sureste de la ciudad). Enfrente del Estadio de los Trabajadores está el mercado Yashow (creo que se escribe asi) que en sus ultimas plantas tiene toda clase de recuerdos inutiles.

    ~~~
    Enviado por Checho
    (Contacto Página)
    Realmente interesante, sí señor…

    ~~~
    Enviado por abismus
    (Contacto Página)
    pero bueno, si vas a tirar algo de eso avísame en que contenedor
    (sobretodo por la cantimplora o la bolsaMao)

    saludos

    ~~~
    Enviado por Mantón de Manila
    (Contacto Página)
    Cabrón, ese gorro uigur es mío!!!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    corrijo: ERA tuyo. Lo dejaste tirado, como tantas otras cosas, y me pareció muy triste que se quedara allí abandonado, a la suerte de la casera maligna…

    si tiro las cosas aviso, de verdad, aunque de momento simplemente las arrincono.

    ~~~
    Enviado por Mantón de Manila
    (Contacto Página)
    Vale vale, sólo era por meter caña… mejor así, lo dejo en buenas manos. Cualquier cosa menos dárselo a la Casera Maligna

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, ha dicho Kim Jong Il que si se lo puedo devolver, así que si lo encuentro se lo doy y a lo mejor te lo lleva a Manila y todo.

    ~~~
    Enviado por jehane
    (Contacto Página)
    Yo estuve pocos días en China(espero volver) pero casi acumulo como tú en 5 años.De hecho volví con el kit de salvamento completo de Mao,que recomiendo a quién no tenga,compuesto por bolso bandolera,gorro con sus pins y todo,libro rojo(oye en español!)camisetas varias para cambiarse,mechero,poster de la época y me faltó el despertador…ya creí pasarme con eso!!Así que si quieres deshacerte ya sabes!!
    Pero además traje muchísimas más cosas…hasta algún instrumento musical que tiene un sonido maravilloso.
    Tu blogg ha sido un descubrimiento!!Me dejas riendo…gracias

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Jehane: Gracias a ti. Yo fue al principio cuando mas compre tambien, porque te llama mas la atencion todo. Lo de despues han sido sobre todo regalos…

    ~~~
    Enviado por Melmoth
    (Contacto Página)
    Pues si que tiene usted cosas interesantes amigo Chinochano. Es usted todo un buscador de tesoros. Vaya cantidad de mierda. O sea que eso es lo que atiborra las casas de sus amigos mientras decide dónde vivir. Manda cojones. Y el de Manila ese, ¿de qué se queja?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    tómate una tila, que te veo nerviosito…

    ~~~
    Enviado por Risse
    (Contacto Página)
    Pensaba que era tan solo yo, pero veo que la llegada a China va intrinsicamente ligada a una fiebre consumista, que irremediablemente e indiscriminadamente afecta tanto a hombres como a mujeres y particularmente se ceba en Souvenirs totalmente inutiles. Yo llevo casi tres ahos en China y deberiais ver mis armarios (parece un bazar). Hablando de todo un poco, hoy he caido por casualidad en tu blog y me ha gustado,no! me ha sorprendido agradablemente, tanto que la voy a poner como enlace permanente. Felicidades por los premios bien merecidos. Si en algo podemos ayudaros ya sabeis donde acudir.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues sí, mucho consumismo, aunque he de decir que muchos de los objetos fotografiados son regalos… Porque hay chinos muy obsequiosos.

    Muchas gracias por ese enlazamiento permanente, ¿tienes un blog o web sobre China?

    ~~~
    Enviado por Jose Ramon
    (Contacto Página)
    Encantador el post y el blog. Yo llevo viajando varios meses por Asia y Oceania y ya he mandado a casa de mi madre (pobrecita ella!) dos cajas desde Hanoi, una desde Chiang Mai…y hace otras dias una mas desde Hong Kong. Y no te creerias la cantidad de ”porqueria” que he metido dentro (camisetas y guias de viaje aparte).

    Un saludo de un asturiano exiliado en Dublin y huyendo por esta parte del mundo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    me alegro de que te gustara el post, lo hice con mucho amor a mis basurillas.

    Por si le interesa a alguien, os actualizo sobre la situación de mi colección de objetos inútiles:

    Desde hace medio año se pudren dentro de cajas, en la galería de mi casa en Pekín.

    En este último viaje a España, donde me encuentro, pensaba traerme una caja o dos, pero finalmente no he podido, porque mi novia me encargó un montón de cosas para que se las trajera. Así que allá siguen…

    Yo una vez mandé una caja de souvenirs desde Ho Chi Minh, además era una oficina de correos colonial, muy bonita y famosa…

    ~~~
    Enviado por LUCY
    (Contacto Página)
    MADRE MIA como tiene que estar tu casa!
    tienes coss muy bonitas , aunque deberias iar algunas
    (no las que te han regalado, que son las mas bonitas) mucha suerte

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ahora las tengo todas en cajas, y algunas me las llevé a España el pasado verano.

    ~~~
    Enviado por Yiming
    (Contacto Página)
    Muhahahaha!!!!!! “looka looka chipa chipa”

    Que bueno el título. Muy apropiado, todo un guiño para los que hemos pateado alguna vez por tiendas de souvenirs en China. No he podido evitar el poner un (muy tardío) comentario.

    Una vez me persiguió una vendedora por la muralla gritando “buka buka guda guda !!!!” y yo… joer, que estara diciendo? hasta que me fijé en los libros que agitaba, cual posesa por trescientos demonios salvajes…. “book book, good good”.

    Mira que es bonito estar en China, eh? tanto por las grandes cosas como los mil pequeños detalles.

    Un abrazo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    si, y estos dias decian tisherta tisherta, los que vendían camisetas a la salida de la zona olímpica.

    ~~~
    Enviado por sonia
    (Contacto Página)
    te felicito por tener la oportunidad de viajar muy bonitos tus recuerdos y si te estorban en mi casa tengo un lugar para ellos ( no, de verdad no te deshagas de ellos)

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    deshacerme no, pero la mayoría están ahora en el desván de la casa de mi pueblo, cogiendo polvo. A ver si un día les puedo encontrar un lugar más digno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.