Los irreductibles miao

De sobra sabemos que la relación entre la civilización china y otras etnias de la, digamos, «periferia del imperio» no es fácil. No lo es ahora (problemas con los tibetanos y los uigures) pero tampoco en el pasado, y para recuerdo de ello quedará por siempre la Gran Muralla, que intentó defender a los chinos de los invasores mongoles.

Uno de los conflictos más sangrientos y de más larga duración que China ha tenido con una de sus minorías no ha sido con las que actualmente están en los periódicos, sino con los miao, que en el sureste asiático son también conocidos como hmong y son un pueblo de gran tradición guerrera. En la Guerra del Vietnam, los hmong fueron usados por EEUU contra los comunistas en Vietnam y Laos, y en consecuencia, muchos de ellos, tras la victoria de los charlies, se marcharon como refugiados a los Estados Unidos (quizá es por ello que en la inmensa película Gran Torino el no menos inmenso Clint Eastwood se mete en líos con la comunidad hmong de Michigan).

En China, los hmong (aquí más conocidos como miao, aunque éstas denominaciones nunca son cien por cien exactas, porque hay miaos/hmongs muy variados) también dieron mucha guerra, y lo hicieron durante siglos, rebelándose contra el imperio cuando éste pensaba que les había dominado ya hacía décadas.

Originales del sur de China, vieron como los chinos han, la etnia que desde la cuenca el río Amarillo se fue extendiendo a todo el país, iba colonizando a fuerza de demografía sus tierras y les obligaba a ir a lugares cada vez más remotos y montañosos. Contra el empuje de los chinos han, los miao protagonizaron muchas rebeliones, las primeras de ellas en los siglos XIV y XV, que la entonces dinastía Ming derrotó usando a mercenarios uigures (por eso hay todavía alguna comunidad uigur en Hunan, muy lejos del Xinjiang de donde éstos son originarios).

Las revueltas más sangrientas, sin embargo, fueron en los siglos XVIII y XIX, cuando la que gobernaba era la dinastía Qing. Al parecer, las revueltas miao en el siglo XIX fueron tan duramente reprimidas que se calcula que murieron hasta cinco de los siete millones de miao que habitaban la zona de las revueltas, lo cual podría considerarse uno de esos terribles genocidios olvidados en la Historia, similar al armenio o al de otros pueblos de los que ni nos acordamos.

Miaos y chinos tuvieron durante siglos tan tensas relaciones (aunque no siempre fue así y hubo épocas en las que los miaos simplemente pagaban impuestos a los chinos y vivían en paz) que en las zonas donde éstos habitaban, como las provincias de Hunan y Guizhou, se edificaron muros defensivos de montaña similares a la Gran Muralla que al norte del país intentó detener los avances mongoles.

La Gran Muralla del Sur, como algunos la denominan, nunca fue tan larga como el norte, y poco queda de ella en la actualidad, pero hace unos días, cuando estuve en Fenghuang (donde muchos de sus vecinos son miao), me enteré de que en sus afueras tienen un parque donde se ha reconstruido un tramo de aquel monumento. Allí que fui, y saqué algunas fotos:

Quizá el muro no inspire mucha historia, por la sensación de nuevo que da, pero subiendo por sus escalones uno disfruta de unas vistas fantásticas de los alrededores, y al menos ir allí te anima a descubrir un poco más sobre la historia de los irreductibles miaos, capaces de plantarle cara al mismísimo Clint Eastwood.

1 Comment

  1. Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Las últimas tres entradas te han quedado muy lindas. Te podría el 10 si no lo hubieses arruinado con lo de Clint Eastwood…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues a mí me gusta especialmente ese toque. Y sobre gustos…

    ~~~
    Enviado por Yulo
    (Contacto Página)
    Pues a mi Gran Torino me gustó mucho..además cuando la vi no sabía quien eran los Hmong (AKA Miao), luego al año siguiente conocí varios pueblos miao de Guizhou…todavía hay pueblos en los que puedes ver a hombres miao con sus fusiles y pedazo machetes…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Es un peliculón, como casi todas las de Clint, y aparecen de forma sorprendente los hmong, creando ciertos momentos graciosos en el filme… Muchos antes de ver esa película seguramente no conocían a esa etnia (y la joven prota se esfuerza por contar un poco a Eastwood la historia de su pueblo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.