Los más citius, altius y fortius

Sigo haciendo balance de los Juegos Olímpicos que acaban de terminar en este pueblo. Hoy, doy un repaso a la participación de algunos países, en concreto los diez mejores del medallero final. De España no me apetece hablar demasiado, porque ya está todo dicho en los periódicos de estos días: fracaso del atletismo, campeones en diplomas, no acabamos de dar el salto al nivel de Francia o Italia, etc.

China: Cumplió su sueño y acabó los Juegos Olímpicos encabezando el medallero por primera vez en la historia. Acaba así con 72 años de dominio repartido entre EEUU y la extinta URSS. En total, 100 medallas justas (parece que lo hubieran medido), de las que la mitad más una, 51, fueron de oro, un porcentaje de oros sobre el total de medallas impresionante y que no se veía en mucho tiempo. Además, ningún país había logrado más de 50 oros desde la Unión Soviética en 1988. El morbo está ahora en ver si jugando «fuera de casa», en Londres 2012, sabrá mantener este dominio o se lo devolverá a Estados Unidos. El deporte que más oros le dio Pekín 2008 a China fue uno de los más seguidos de cualquier Juego Olímpico: la gimnasia, con nueve preseas doradas (aún colea la polémica sobre las edades de algunas gimnastas, a ver cómo acaba). También barrieron en halterofilia (ocho oros) y en saltos de trampolín y plataforma (siete), pero fue también en esos saltos donde se llevaron uno de los grandes disgustos: cuando estaban a punto de llevarse todos los oros del deporte, en la última de las modalidades, el saltador chino Zhou Luxin falló y se tuvo que conformar con la plata. Tampoco se lograron todos los oros en bádminton, una de sus especialidades, pero sí en ping pong, resarciéndose del «fracaso» de Atenas (allí les faltó uno). Los chinos, en resumen, están eufóricos con su delegación, pero les falló, para que todo fuera perfecto, la paupérrima actuación en atletismo (sólo dos bronces y espantada de Liu Xiang) y los flojos resultados en los deportes de equipo, en donde la plata de hockey y el bronce del voleibol (femenino en los dos casos) no ocultan que a China le queda mucho por hacer en este terreno, porque además a los chinos les encantan el fútbol y el baloncesto y quieren ver a los suyos en lo más alto algún día.

EEUU: Parece abonada a los mismos oros (lleva tres JJOO seguidos consiguiendo 36). Quedó segunda en el medallero, aunque si se atiende al número de medallas totales (110) fue la que más se llevó. Como era de esperar, ante esta tesitura, los diarios de EEUU han hecho este año la clasificación atendiendo al número de medallas totales, así quedan los primeros (tenéis el ejemplo en esta soberbia gráfica del Nueva York Tiempos). Sea como sea, se puede decir que su actuación en Pekín 2008 ha sido en general soberbia, y pueden presumir de que Michael Phelps hizo historia en el Cubo de Agua al convertirse en el deportista con más oros del Olimpismo. En total, los americanos se llevaron de las piscinas 12 oros, ocho de ellos para Phelps solo o acompañado en los relevos. En gimnasia, con dos oros, fueron los únicos que hicieron sombra a los chinos, y en baloncesto (oro en chicos y en chicas) Kobe Bryant y LeBron James desataron la locura del público chino, que los animó como si fueran paisanos. No se puede decir que en atletismo fracasaron (tuvieron siete oros), pero el ascenso de los jamaicanos en las pruebas de velocidad les quitó mucho protagonismo. La gran decepción fue quizá Tyson Gay, que ni siquiera estuvo en la final de los 100 metros y con sus errores eliminó al equipo del 4 x 100, una prueba de tradicional color estadounidense.

Rusia: Le costó despegar en estos JJOO, y parecía que se iba a dar un gran batacazo en el medallero, pero finalmente acabó donde se esperaba que lo hiciera, repitiendo el tercer puesto de 2004 y con 24 oros (cuatro menos que en Atenas). Reino Unido le fue muy a la zaga, pero en un brillante «esprint final» de oros rusos en los últimos dos días de competición (natación sincronizada, gimnasia ritmica, boxeo) le acabó sacando bastante ventaja. Tal vez para ganarse el apoyo del público chino, los rusos llevaban una ropa deportiva en la que aparecía un fénix de color rojo, un motivo muy chino, y que llamaba la atención por todos los estadios. El atletismo fue lo que dio más alegrías a los eslavos, con seis oros, entre ellos el de pértiga con récord del mundo para la gran Isinbaeva y dos que nos hubiera gustado tener a los españoles, los de 20 kilómetros marcha masculino y femenino. Hay que decir en su contra que Rusia violó la tregua olímpica (no sé si empezó ella o Georgia, pero el caso es que la violaron las dos). En fin, en estos tiempos que corren, no es fácil que el mundo entero esté en paz ni siquiera por dos semanas.

Reino Unido: Impresionante el ascenso de los británicos, que acabaron cuartos en el medallero después de varias décadas de posiciones bastante discretas en el medallero. Alucinante, en el sentido negativo, fue su actuación en Atlanta 96, donde sólo consiguieron un oro y ocuparon el puesto trigésimo sexto en el medallero, ¡ni España en sus «mejores» tiempos!. Doce años después, en Pekín, sus ocho oros en ciclismo y los cuatro en vela, deportes en los que domina actualmente, han sustentado el ascenso meteórico del deporte británico, cuyo objetivo declarado es culminar el éxito en «casa», en Londres 2012, y llegar al tercer puesto medalleril (o quién sabe si, dando la sorpresa, llegar incluso al segundo). En la ceremonia de clausura tuvieron papel protagonista, con un espectáculo en el que no faltaron Beckham, Jimmy Peich, un autobús rojo londinense o los paraguas negros de la lluviosa ciudad del Támesis. Ya estamos contando los días que quedan para London 12.

Alemania: Siempre están allí los alemanes, que en esta ocasión perdieron posiciones en detrimento de los británicos y se «conformaron» con el quinto lugar y 41 medallas, 16 de ellas de oro (¡ya las quisieran otras naciones!). Fue otro de los equipos que «chinizó» su equipación, ya que en sus chándales escribieron el nombre de su país en mandarín, «De Guo» (德国). Me pareció un buen gesto hacia los anfitriones. Los oros germanos estuvieron bastante repartidos por todos los deportes de los Juegos, en ninguno parecieron destacar más que en otro, así de completos son ellos: hípica, remo, esgrima, ciclismo, judo, triatlón, halterofilia, natación… Eso sí, como los españoles, pueden «presumir» de que no se llevaron nada de nada en atletismo. Uno de sus oros más destacados fue el de hockey, que ganaron a España en un partido bastante pobre en ocasiones y en el que la afición alemana demostró que de fría no tiene un pelo.

Australia: Los australianos siguen demostrando que son el país más deportista del mundo, ya que, con lo pocos que son (21 millones, la mitad que los españoles) se llevan siempre muchas, muchísimas medallas. Esta vez 46, más incluso que los alemanes, aunque con menos de oro que los germanos (14). Casi la mitad de los metales (20) se los llevaron en natación, y me parece perfecto teniendo en cuenta que el fabuloso Cubo de Agua, sede de las pruebas y testigo de decenas de récords mundiales (¿qué le echarán al agua?), fue diseñado por arquitectos australianos. Australia fue además la que le robó a China el sueño de todos los oros en los saltos de trampolín, por «culpa» del jovencito de 20 años Matthew Mitcham, que se llevó el oro en plataforma sobre 10 metros.

Corea del Sur: Otros que nunca fallan desde que celebraron sus JJOO en 1988. Aquellos Juegos les metieron en la brecha del deporte mundial, y desde entonces han mantenido las mismas cifras, sin pegar el «bajón» que ha tenido, por ejemplo, España después de Barcelona 92. En Pekín los coreanos han tenido 31 medallas, de las que 13 han sido de oro: en su casa (Seúl 88) tuvieron casi lo mismo, 33 medallas (12 de oro). Muy destacado su dominio en el tiro con arco (oro en equipos masculino y femenino), un deporte donde son los mejores desde hace tiempo pero que en individual les dejó mal sabor de boca (dos platas y un bronce, mientras ganaban por sorpresa una china, Zhang Juanjuan, y un ucraniano). Los surcoreanos se vengaron quitándole a China un esperado oro en bádminton (el de dobles mixtos) y llevándose una buena cosecha de cuatro oros en su deporte nacional, el taekwondo.

Japón: En unos JJOO asiáticos no podía faltar una destacada actuación japonesa, aunque fue algo peor que en Atenas (del quinto lugar en Grecia pasó al sexto, y de 37 medallas a 25). Como los surcoreanos, se aseguraron cuatro oros en «su» deporte, judo en el caso nipón. Aunque quizá los oros más apreciados por el equipo japonés fueron los dos que se llevó el nadador Kosuke Kitajima en 100 y 200 metros braza, exactamente los mismos y en las mismas especialidades que se llevó en Atenas.

Italia: Está un poco de capa caída el deporte italiano, que del séptimo puesto en el medallero de Sydney pasó al octavo en Atenas 2004 y al noveno en Pekín. No han llegado a la treintena de medallas, cifra que superaron en los dos anteriores JJOO, y sus triunfos han sido en deportes no muy mediáticos: boxeo, esgrima, judo, tiro, lucha grecorromana… Quizá lo mejor ha sido el oro en 50 kilómetros marcha que se llevó Alex Schwazer (tiene nombre germano porque es del Tirol, pero es en verdad italiano). En la prueba más larga del atletismo olímpico, el tirolés logró un oro que los italianos no conseguían desde Tokio 64. En aquella ocasión, curiosamente, también se lo llevó un italiano «fronterizo», Abdon Pamich, que nació en Fiume. Esa ciudad era italiana cuando él nació en ella, pero ahora es croata y se la conoce como Rijeka.

Francia: Su capital, París, la ciudad con más candidaturas olímpicas fracasadas en los últimos años (tres, entre ellas la de 1992 y la de 2012) también vio como los de 2008 se los arrebataban los pequineses (¿será este uno de los motores de la guerra que los parisinos Reporteros Sin Fronteras le han declarado durante años a los JJOO de China?). No creo que esto afectara a los atletas franceses, pero éstos, en cualquier caso, han bajado el nivel en Pekín: del sexto y séptimo puesto de Sydney y Atenas han pasado al décimo, aunque eso sí, se han llevado más medallas, 40 en total. Para recordar, sobre todo, el oro en balonmano, donde barrieron a selecciones como España, y dos preciosas medallas en lucha grecorromana (oro y bronce) que se llevaron dos hermanos, apellidados Guenot, con sus emocionados padres en las gradas. Muy simbólico, con toda la pelea chino-francesa que este año ha habido por el tema de los boicots, fue el duelo que hubo en esgrima entre el chino Zhong Man y el francés Nicolas Lopez, en la final de sable, que acabó ganando el altísimo héroe local.

1 Comment

  1. Enviado por patricia perez
    (Contacto Página)
    acabo de conocer tu blog a traves de «aragoneses por el mundo»: gran blog!! lo seguire con atencion!! saludos desde zaragoza

    ~~~
    Enviado por Ozú
    (Contacto Página)
    El que China falla en deportes de equipo creo que se debe a que los chinos por naturaleza son muy individualistas, aunque esto pueda sonar raro al occidente, pero dada mi propia experiencia, los chinos llevan el individualismo hasta el extremo ya del egoismo, y eso tardará en cambiarse.

    ~~~
    Enviado por you
    (Contacto Página)
    claro ozu too pa mi,pa que compartirlo no?jaja
    eso alguien sabe cuanto se han gastado los chinos en montar estos juegos olimpicos?es que me a dicho un amigo que antes de inagurarlo ya estaban en ganacias
    eso no es posible no??
    los estadios costara una pasta por mucho money que de nike y mcdonald

    ~~~
    Enviado por Ruben
    (Contacto Página)
    Sólo como nota curiosa y, teniendo en cuenta que China, EEUU y Rusia son países muy grandes, si juntásemos los países europeos, sólo con Reino Unido, Francia y Alemania ya suman mas medallas.

    Es curioso ver que si Europa estuviera más unida destacaría mas en muchos frentes, y no sólo hablo de las olimpiadas.

    Felicidades a China, me han encantado estos juegos.

    ~~~
    Enviado por Lego y Pulgón
    (Contacto Página)
    Don ChCh, lo veo a usted puestísimo en deportes varios. Interesante entrada.
    Quiero contarle un comentario de una compañera de trabajo.
    Lego: «¡Qué bien! Cuando viaje a Pekín el año que viene, veré el Nido, y el Cubo.»
    Ella: «Ah, no, pero para entonces ya habrán terminado los Juegos y habrán desmontado todo…»
    ¡Dígame que no es verdad! ¡Dígame que los chinos no van a «desmontar» su estadio olímpico y a guardar las piezas para otra ocasión, como los adornos del árbol de Navidad!
    Menos mal que esta compañera no es gestora de fondos públicos.

    ~~~
    Enviado por DW
    (Contacto Página)
    Ozú: está claro que no conoces a los chinos o mejor dicho no conoces bien a los asiaticos… los chinos somos capaces de sacrificar todo por bien colectivo, algo que no he visto en los occidentales , también es conclusión de experiencia propia… y no me digas que los occidentales son todos unos santos que solo pensais en bien de equipo… En cuanto al egoismo, no creo que los occidentales puedan dar lecciones a nadie, sobre todo los europeos…

    Dicho eso, no pensais que estoy en contra de europa ni nada de eso, de lo contrario, me encanta esta tierra… solo me molesta que la gente saque conclusiones supercifiales y opinar como si fuese el Santo…

    Un saludo

    ~~~
    Enviado por Rafael
    (Contacto Página)
    El medallero, al que tanta importancia se le da por los medios de comunicación, es de muy dudosa adecuación a los principios olímpicos, al menos tal y como aparecen reflejados en la Carta Olímpica. La Norma 61 de ese texto expresamente dispone lo siguiente:

    » El COI y el COJO no establecerán ninguna clasificación general por países. El COJO elaborará un cuadro de honor con los nombres de los ganadores de medallas y diplomas en cada prueba, que quedarán inscritos de manera permanente y visible en el estadio principal».

    Luego la Carta Olímpica no sólo es contraria a que se establezcan rankings entre países sino también al principio de que el primero se lleva todos los honores (que es al fin y al cabo el que informa la clasificación que se basa en las medallas de oro)cuando establece que el cuadro de honor se incluiyan no sólo a los que han obtenido medallas, sino también a los finalistas.

    ~~~
    Enviado por Albertohv
    (Contacto Página)
    De acuerdo contigo Ruben, Europa necesita estar unida para afrontar las superpotencias economicas en las que se convertiran China e India.
    Tan solo como comentario y en broma, no quiero ofender a nadie(apredido de mis amigos Chinos), China en deportes de Equipo; Masculino con pelotas grandes nada que hacer, con pelotas pequeñas son mejores (por que sera? jajaja)Femenino mejor que masculino con todo tamaño de pelotas o sin ellas.

    ~~~
    Enviado por otra patricia
    (Contacto Página)
    yo tambien he conocido tu blog a raiz de ver anoche el programa de «aragoneses en el mundo», menuda aventura la de vivir allí
    saludos desde Zaragoza

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Gracias a los que habéis venido a través del programa de TV. Lo grabamos el año pasado, se emitió en diciembre (yo estaba en Huesca y lo vi entonces) y de vez en cuando se repone, lo cual está muy bien como publicidad para mi blog, gracias también a Aragón TV por ello.

    Lego y Pulgón: no los van a desmontar, descuida, pero hoy me acabo de enterar de que el Cubo lo van a reconvertir en un parque acuático, lo cual me lleba de desazón. Espero que el Nido no se vuelva un parque de atracciones o algo…

    Sobre vuestra discusión entre chinos individualistas/colectivistas, yo opino, y es sólo una opinión, que los chinos no son muy cooperativos a nivel de grupo social pequeño (equipo, empresa, club, etc) pero sí en otras formas de la sociedad, como la familia (allí son una piña) o cuando se trata del país entero (lo defienden a ultranza). Así que no se puede decir que sean especialmente egoístas o colectivistas, son simplemente distintos a nosotros.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sobre el tema del medallero, será más o menos políticamente correcto consultarlo, pero lo cierto es que es apasionante echarle un vistazo a su evolución a lo largo de la historia. A mí me gusta este tipo de competitividad, lo mismo que en una liga de fútbol, y ya sabemos que en el fondo todo es un juego y no hay que darle importancia extradeportiva (pese a que algunos periodistas sí lo quieran ver así).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.