Lugares poco visitados de Pekín:
Gran Palacio del Pueblo

El Gran Palacio del Pueblo, situado en el ala oeste de la Plaza de Tiananmen, es un gran edificio con aspecto pseudo-egipcio donde los pseudo-diputados chinos pseudo-votan las leyes nacionales.

Cada mes de marzo, unos 3.000 legisladores de todo el país acuden a Pekín para reunirse en la sala de asambleas del palacio, que es la de la foto. El aspecto es similar al de las viejas reuniones del PCUS en la URSS. En la foto que se adjunta, el del centro de la mesa más larga -aunque no se le vea porque está muy pequeño- es el primer ministro Wen Jiabao.

Yo acudí como periodista a esas reuniones en 2005, y me gustó el ambiente, no porque sea un fan del comunismo sino porque me pareció haber entrado dentro de un libro de historia. El aspecto del lugar no debe de haber cambiado con respecto a las épocas en las que en el centro de la mesa estaba Zhou Enlai.

Una de las cosas que más me fascina del salón es el techo, en cuyo centro hay una gran estrella roja. Nunca puedo sino pensar que es un anuncio de Mahou, no sé por qué pero siempre me viene a la cabeza.

Otra cosa llamativa es que cuando los diputados votan las leyes (todas están aprobadas de antemano) los periodistas chinos aplauden. Eso sí que es patrioterismo.

El Gran Palacio tiene muchas más salas, normalmente con nombres de lugares de China: Salón Hong Kong, Salón Fujian, Salón Shanghai… Todas están decoradas como restaurantes chinos de barrio, aunque me imagino que con materiales un tanto más lujosos. En ellas no hay gran cosa, excepto mesas de reuniones y sofás con cojines que han soportado insignes culos. En esas salas los políticos chinos reciben a políticos de todo el mundo, pero a veces también son alquiladas por empresas para hacer grandiosos actos publicitarios. El Real Madrid organizó allí uno el pasado año, con la enoooorme presencia del enoooorme Butragueño.

Salvo en grandes acontecimientos, el Gran Palacio del Pueblo está abierto a los turistas por las mañanas. El guía pasea a los visitantes por todas las salas importantes y les cuenta grandes reuniones que han tenido lugar allí. Por supuesto, se venden souvenirs.

1 Comment

  1. Enviado por eloceano
    (Contacto Página)
    Hay muuuchas cosas que ver en Pekin, pero precisamente estas, por no ser tan típicas, tengan el aliciente que las hace de verdad especiales…
    En fin, a lo mejor cae en la próxima visita…

    ~~~
    Enviado por Susana
    (Contacto Página)
    La iconografía comunista es muy chic… Vi la exposición sobre Rusia del Guggenhein en Bilbo, y aunque no tenían casi nada en venta, me compré una taza muy roja y muy comunista… Por las mañanas alegra mi café…

    Que estas cosas acaben siendo representaciones folckóricas del pasado hace pensar sobre la perdurabilidad de los valores e ideales… (sorry, esta mañana me he despertado excesivamente temprano y estoy algo empanada…)

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    yo no lo visitaría si fuera un turista de tres o cuatro días a Pekín, pero viviendo aquí, he estado muchas veces dentro (aunque en la gran sala sólo una) y creo que es interesante, dentro de su horteridad. De tó se aprende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.