Malos tiempos para Calatravas
(también en China)

El Gobierno chino ha anunciado hace apenas unas horas una decisión inesperada: ha prohibido que en cinco años se construyan nuevos edificios gubernamentales (ayuntamientos, sedes de gobiernos provinciales, ministerios, asambleas locales…). La decisión es una de las primeras muestras reales de las llamadas a la austeridad y el ahorro gubernamental que iba pregonando el nuevo -bueno, ya no tan nuevo- presidente Xi Jinping desde su llegada al poder. Se podría decir que esta decisión, aunque aparentemente superficial, es uno de los primeros casos en los que se ve un giro de 180 grados con respecto a sus antecesores en el poder: en la era de Hu Jintao y Wen Jiabao, época de Juegos Olímpicos y Expos Universales, lo suyo era gastar a lo grande en infraestructuras y edificios públicos. Los que me leáis desde España no necesitaréis muchas explicaciones al respecto, allí fue igual o peor.

En China, la cuestión de los enormes edificios estatales llevaba ya cierto tiempo siendo muy polémica: los ciudadanos se quejaban de que mientras el país todavía es pobre per cápita, muchos jerifaltes locales se estaban construyendo unos edificios que ya los quisiera para sí Obama en Washington (de hecho, más de un alcalde se ha construido un Capitolio local, como el que veis arriba, que está en la casi desconocida ciudad de Fuyang).

La gota que colmó el vaso llegó en diciembre del año pasado, cuando en Jinan, una capital provincial costera, se «descubrió» que el gobierno local tenía sus oficinas en el segundo mayor edificio gubernamental del mundo, sólo por detrás del Pentágono estadounidense. Ello animó entonces a que muchos internautas chinos recopilaran y mostraran en foros imágenes de faraónicas sedes de sus provincias, ciudades, pueblos o incluso barrios, para denunciar esos despilfarros.

El debate también estuvo candente en 2008, porque en el terremoto de Sichuan, en mayo de aquel año, muchos edificios gubernamentales de la zona cercana al epicentro quedaron casi indemnes, mientras escuelas y zonas residenciales a pocos metros de allí se hicieron trizas. Entonces hubo incluso quien hizo odiosas comparaciones entre estos magnos proyectos y las más modestas sedes de los gobiernos locales de Estados Unidos.

Os muestro algunas fotos del artista Bai Xiaoci, que lleva años recopilando imágenes de edificios gubernamentales de China (el de arriba también es suyo). No sé si lo hace con fines concienciadores o por puro hobby, en todo caso os ilustrará un poco lo que se edifica en China y os servirá para entender contra qué intenta luchar la decisión tomada hoy por el poder central (ya veremos si tiene éxito o no).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.