Manila perdida y recuperada

Antes de empezar este post, doy por concluido el concurso de la entrada anterior dando por ganador del mismo al gran Adrián Martínez, que acertó todas las preguntas planteadas menos la última (las soluciones completas, si os interesaran, las pondré en los comentarios a ese mismo post). He de confesar que Adrián fue el único participante: el concurso requería algo de tiempo y esfuerzo, al parecer, y en estos tiempos que corren son bienes muy preciados. En fin, Adrián, muchas felicidades, te lo has ganado doblemente por el acierto y por el esfuerzo. Contacta conmigo por email (chinochanoblog@gmail.com) para concretar cómo te mando el premio. Del que te adelanto, por cierto, que pese a lo prometido en el concurso, no vas a poder escoger color: la única pulsera Xiaomi que había en el centro comercial de al lado de mi casa es negra, así que negra te la voy a mandar.


Con los tres últimos posts doy por más que concluidos los fastos por el décimo aniversario de Chinochano, aunque he de decir que mis próximos posts tienen también aroma de hace una década, porque van a ir sobre las Filipinas, país que acabo de visitar por vacaciones y en el que, curiosamente, estuve con anterioridad precisamente hace casi 10 años, en enero de 2006. La primera vez que este blog se fue de «viaje», por tanto, fue cuando lo escribí desde Filipinas, aunque en aquel entonces era yo muy radical, en el sentido de que no quería hablar de otros países en el blog, así que no os conté entonces mucho de mi experiencia filipina.

A mi parquedad de entonces influyó quizá también que de aquel viaje perdí casi la totalidad de las fotos que hice por un fallo tonto que tuve a la hora de hacer «limpieza» en mi ordenador. Apenas me quedaron unas pocas fotos en blanco y negro que tomé entonces con una cámara de un amigo. Así que cuando las veo dudo de si estuve en Filipinas en 2006 o en 1956…

Entenderéis por tanto que en el viaje recién terminado, he guardado mi cámara con extremísimo celo, he tomado especiales precauciones para no volver a perder las fotos, y al menos en Manila (a los otros sitios que visité en 2006 no he vuelto en esta ocasión) me di un paseo por muchos lugares visitados hace casi 10 años para poder volver a verlos y fotografiarlos, porque precisamente al no tener instantáneas de ellos se me habían borrado casi de mi memoria. Y a continuación os pongo una buena ratahíla de fotos que tomé, no sólo para no olvidar diciembre de 2015, sino también para recuperar enero de 2016.

Pintada con grandes símbolos filipinos: José Rizal (el Bolívar patrio),  los Aquino, y el boxeador Manny Pacquiao, por supuesto.
Parque de Rizal. Al fondo, un incendio: estuve tres días en Manila, y en los tres hubo grandes incendios,  cuyo humo se veía a kilómetros de distancia. Uno de ellos fue en el zoo de la ciudad, al lado de donde me hospedaba.
Los jeepneys, ruidoso símbolo de la ciudad más densamente poblada del mundo y más atascada en lo que a tráfico se refiere. en esta ocasión me pareció una ciudad algo más vivible que en 2006, quizá porque he estado en ciudades «peores» en cuanto a tráfico y atascos (Yakarta, El Cairo, Medan…).
Intramuros, el barrio español de Manila, creo que mucho más restaurado y bonito que hace 10 años.
San Agustín, la iglesia más antigua de Filipinas (o de Manila, no recuerdo bien).
La Catedral de Manila.
Los triciclos: muy pesados son sus conductores con el turista, pero me sacaron de más de un atasco, tanto ahora como en 2006.

Típicas calles de Manila, aunque las hay también de rascacielos y grandes centros comerciales. Me sorprendió ingratamente algo que no recordaba haber sentido hace una década: el fuerte olor a orina de muchas calles, consecuencia de la muchísima gente que vive sin techo.

Más fotos de Intramuros y alrededores, con un aire que más que español me pareció del norte de España, como de caseríos.

Barrio chino de Manila.

Iglesia de Santa Cruz, y a continuación, la de Quiapo.

Al fondo, la iglesia de San Sebastián, que los españoles, hartos de que se les quemara, acabaron edificando en hierro.

Paseo marítimo… Las mejores puestas de sol de una ciudad asiática, tanto en 2006 como en 2015.

Os he dicho que perdí casi todas las fotos de Filipinas hace 10 años, pero que no todas: aparte de las imágenes en blanco y negro que os comenté, conservé unas pocas en color del último día que pasé entonces en Manila, y en el que caminé al lado de otra de las muchas iglesias de la ciudad, la de Binondo, con su famoso campanario-pagoda. Por ello, puedo poneros a continuación una foto tomada en 2006 y otra de 2015para comprobar que el edificio ha sido radicalmente restaurado (y no sé yo si el resultado ha sido del todo bueno, la verdad).

Enero de 2006.
Diciembre de 2015.

Una cosa que me pareció muy curiosa: en el lateral de la iglesia, tanto ahora como hace 10 años, hay aparcado un coche de bomberos morado y tuneado con llamitas. Me sorprendió mucho el hallazgo, y aunque no es exactamente el mismo vehículo de 2006, me sirvió un poco para unir espiritualmente ambas visitas.

Enero de 2006.
Diciembre de 2015.

 

1 Comment

  1. Enviado por Adrián Martínez Martínez
    (Contacto Página)
    ¡Dicho y hecho!
    Para mi Filipinas es otro destino bastante tentador (además de China duh), espero de mayor ser como ChinoChano y viajar a todos esos lugares exóticos, sin complejos ni temores.
    Pagbati!

    ~~~
    Enviado por Manuel H
    (Contacto Página)
    Como detalle curioso diré que en mi última visita a Manila me alojé enfrente de la iglesia, todavía en restauración, y el susodicho coche de bomberos no estaba a la vista por ningún lado. Se ve que o lo dejan junto al muro de la iglesia o duerme a cubierto.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Adrián: Filipinas es un país fantástico, como todos los del sureste asiático, aunque requiere volar mucho, al ser tantas islas y tan montañosas. Tiene además el atractivo de su herencia española, aunque de eso hablaré en próximos posts.

    Manuel H: Igual sólo lo sacan cuando yo visito Manila, sabiendo que soy gafe y durante mi estancia los incendios son frecuentes… La iglesia era más chula antes de restaurar, la verdad, y creo que también han resturado mal la iglesia de Malate, cerca de donde me alojaba yo tanto en 2006 como en este viaje (en la Pensión Malate).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.