Manzanas con mordisco

 

La muerte de Steve Jobs me ha pillado en un momento de inmersión en la secta de Apple: durante años he renegado del iPhone, los Macs y otros productos que consideraba caros y elitistas, pero después de que mis ordenadores y móviles me dieran disgusto tras disgusto a lo largo de los años he decidido adquirir productos de la manzanita a ver qué tal van (de momento bien).

Por ello, si el fallecimiento se hubiera producido hace un tiempo, antes de que entrara en la secta, ahora estaría echando pestes sobre la tabarra mediática, pero como soy numerario ya, pues me uno a los coros de elogios hacia el mago, el visionario y todas esas cosas que le llaman hoy en los obituarios.

En China, donde Apple está teniendo un éxito fulgurante (sobre todo el iPhone, que se ve en manos de todo el mundo), la muerte de Jobs también ha sido recibida con homenajes varios, como el que espontáneamente se ha organizado en la puerta de la Apple Store de Sanlitun, en Pekín. Allí la gente ha dejado ramos de flores, postalicas con recordatorios y otros objetos para rememorar a uno de los millonarios menos odiados del planeta. Hasta han sido portada en El País digital un rato, estas ofrendas chinas.

También se han dejado allí muchas manzanas, y esto es bastante curioso, porque en China lo de poner manzanas y otras frutas a los fallecidos o a Buda es muy frecuente en cementerios y templos (y Jobs era budista). Esta vez, en honor a Jobs, muchas de las manzanas ofrendadas tenían un mordisco, para así formar el logotipo de la marca. En una ofrenda de un cementerio o templo sería algo inconcebible, pero aquí seguro que a Steve, reencarnado en no se sabe quién, le gustará.

Apple es una empresa de moda en todo el mundo, pero en China todavía más, si cabe. En las Apple Stores de este país no sólo hay colas cada vez que sale un gadget nuevo de la marca, sino a veces también tumultos y peleas. Además, me da la impresión de que entre los chinos no existe esa visión de que Apple sea una marca para elites, como hay por ejemplo en España: aquí a nadie le importaría fardar de iPad o iPhone, y nadie se iba a burlar de otro alguien por tener estas cosas, en todo caso le envidiaría. Esto pasa, creo, con casi todas las cosas de marca o caras: en China no se usan demasiado conceptos peyorativos o cachondeativos como «pijo» o «gafapasta».

No olvidemos, por otro lado, que los iPhones e iPads se fabrican en China, en las gigantescas factorías de Foxconn en Shenzhen (ésas que desde 2010 salen en las páginas de sucesos por los suicidios que hay en ellas). Es posible que los chinos gusten de comprar el aparato no sólo por su calidad sino también porque está hecho en su país, aunque no os creáis que por librarse de las aduanas les sale más barato que en Europa o América, de hecho a veces es más caro un Mac aquí que en EEUU.

Apple es frecuente protagonista de noticias en China, al ser una firma con tanta pasta e historia… este año, por ejemplo, lo más sonado fueron las «tiendas falsas» de la marca que se encontraron en Yunnan, gracias a una bloguera estadounidense que publicó fotos de una de ellas en su bitácora. Fue una noticia un poco absurda, porque en realidad tiendas falsas de ésa y otras marcas las hay en China a paladas y desde mucho antes, pero bueno, Apple vende, y la tabarrosidad de las falsificaciones chinas también, así que se escribió mucho de ello…

En fin, que no somos nadie, polvo seremos y en polvo nos convertiremos… Confiemos en que el mundo nos dé pronto otro Jobs, capaz de inventar cosas geniales, aunque para ello tenga que haber un Gates, que haga copias baratas a menor precio (y que conste que Gates también gusta mucho en China).

1 Comment

  1. Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    La aportación de Apple a la informática es indiscutible.

    Aunque en los últimos años, a nivel de paradigma de desarrollo es nefasta. Apple promociona un modelo en el que ellos y no el usuario tienen control sobre lo que se puede instalar o no en los dispositivos.

    Como profesional de la programación tampoco puedo estar contento. Apple promociona un paradigma en el que los desarrolladores no podemos programar libremente y distribuir nuestro trabajo, sino que tenemos que pasar por caja antes de poder vender/regalar nuestras aplicaciones, aceptar unas condiciones draconianas y aún así exponernos a que supriman nuestra aplicación por razones totalmente arbitrarias y sin dar ninguna explicación.

    Como creo que Apple promociona un paradigma que a la larga perjudicará a usuarios y desarrolladores, no entraré nunca a esa secta, ni recomendaré jamás sus productos (que además me parecen sobrevalorados).

    ~~~
    Enviado por Patricia Castro Obando
    (Contacto Página)
    Hermano Chinochano:
    Me alegra saber que por fin te mudaste. Recuerdo nuestra conversación de hace algunos meses cuando yo ya era una convertida e intentaba convertirte.
    Esta manzana también cambió nuestra vida.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues sí Patricia, esa conversación me influyó mucho a la hora de pasarme al paraíso (caro) de los Mac. Y creo que he hecho bien… aunque ello no me ha librado de la lentitud de navegación de mi casa. ¿Tendré que aumentar el ADSL?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.