Manzanas kazajas para Alma Ata,
para Astaná, para la paz

Ya sabéis que en este blog, a diferencia de los periódicos, no sólo nos acordamos de un sitio cuando ocurren cosas malas en él, e incluso cuando en él ocurren cosas malas intentamos distraer con datos curiosos sobre esos lugares. Por eso, aprovechando que estos días Kazajistán y su principal ciudad Almaty (o Alma Ata) salen tanto en los periódicos, vamos a contar un dato importante pero desconocido relacionado con esas tierras: la zona donde se encuentra Almaty es el lugar originario de la fruta más popular del mundo, la manzana.

Así parecen confirmarlo estudios genéticos y botánicos: las manzanas silvestres surgieron en esa zona de Asia Central, el ser humano comenzó a cultivarlas a partir de ellas y las fue extendiendo por el mundo, dando lugar a todas las razas manzaniles que conocemos, desde la reineta a la starking pasando por esa verde y ácida que te rompe las encías.

«Alma» significa «manzana» en kazajo, y «ata» es «abuelo», así que la mayor ciudad kazaja, Alma Ata (nombre con el que aún se la conoce en ruso, los kazajos prefieren Almaty), muestra en su nombre su orgullo por ser el lugar «abuelo de las manzanas». Líbreme dios de dar lecciones de lingüística, pero el «ata» kazajo, dado que es una lengua túrquica, seguro que tiene relación con la palabra turca «ata» («antepasado» o «padre»), que aparece tanto en los crucigramas (Ataturk=»padre de los turcos»). Y hasta podría tener vínculos con el papá vasco, «aita», aunque como ya sabemos hay más teorías sobre el origen de la lengua vasca que estrellas en el firmamento y es un jardín en el que es mejor no entrar.

Ahora veremos con otros ojos el logotipo con el que Almaty aspiró a celebrar los JJOO de Invierno de 2022, que ya os mostré en el anterior post.

Almaty también intentó acoger las Olimpiadas invernales de 2014, aspira a las de 2030, y la manzana siembre le acompaña en sus sueños.

(Este logo creo que no es oficial aún, lo ha hecho un diseñador para ver si lo eligen).

La ciudad celebra un festival anual de manzanas, y estas frutas son protagonistas en estatuas locales, fuentes, escudos de universidades, logotipos turísticos… el amor almatino por la fruta prohibida es más que claro. La quieren con toda el alma, que en este contexto suena un poco redundante.

Así que ya sabéis, cuando os pidan que penséis una ciudad asociada a la manzana (seguro que os ocurre todos los días) dejad por dios de visualizar Nueva York y tened en la mente Almaty. Por cierto, que lo de que a Nueva York la llamen «la gran manzana» no tiene nada que ver con las manzanas de casas (de hecho, en inglés «apple» no tiene nada que ver con calles o edificios). Se empezó a llamar a Nueva York así en la prensa dedicada a las carreras de caballos, muy populares en la ciudad en los años 20 y 30: como a los caballos les suelen gustar las manzanas, correr en Nueva York era metafóricamente el «gran premio» para todo gran caballo campeón.

Yo siempre pensé que la manzana venía de Europa Central, por la importancia que tiene esta fruta en la gastronomía y la cultura popular de esta zona en la que vivo ahora. Pero no, parece ser que su origen es Asia Central.

Escrito desde mi ordenador Apple .

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.