Mardito Himalaya

La foto que hoy ilustra el artículo la tomé en julio de 2006 en el Tíbet, creo que a orillas del lago Namtso, a casi 5.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Me he acordado estos días de aquel viaje al Tíbet porque estoy pasando leeeeentamente todos los posts del Chinochano antiguo a este nuevo, y esta semana he copiado los de aquellos días tibetanos. Es, creo yo, la única vez que he visto el Himalaya, la cordillera con las montañas más altas del mundo. Para alguien procedente de tierras altas como yo, que soy de Huesca, es un poco triste no haber podido acercarse más al Techo del Mundo.

Eso pensaba yo esta mañana, y también pensé lo complicado que día regresar allí algún día, pues vayas por donde vayas, está casi imposible. Si ya de por sí la orografía de ese lugar es complicada, circunstancias históricas, políticas y de otros tipos han hecho que esos montes aún sean más inaccesibles para el ser humano, desgraciadamente. Hagamos un repaso:

  • En China, llegar al Himalaya es muy difícil sobre todo si eres extranjero, porque desde las revueltas de 2008 en Lhasa, esa región está muy cerrada al turista foráneo, y más si como yo eres periodista. Sólo se permiten viajes en grupo, con guías que te controlen, y aún así hacen falta permisos especiales muy farragosos de tramitar.
  • En la vecina India, si bien no es tan difícil, muchas partes de su Himalaya están en conflicto, porque se encuentran en la zona de Cachemira, por la que indios y paquistaníes se han declarado la guerra tres veces y se apuntan con misiles nucleares. Se puede ir a Cachemira como turista, de hecho conozco gente que ha ido, pero siempre da un poco de respeto visitar un lugar donde puede haber ataques, atentados, o vete tú a saber. Para colmo, hace años en otra zona del Himalaya indio fueron asesinados una turista española y su hijo por unos bandidos. Y mucho más al este, la región de Arunachal Pradesh es reclamada por China y está fuertemente militarizada en la parte india, así que tampoco debe ser fácil acceder a ella.
  • En Pakistán, tres cuartos de lo mismo: su parte ocupada de Cachemira está igual de complicada o más que la de la India, porque para colmo en las zonas montañosas de este país musulmán es donde aún actúan las milicias talibanes y otros grupos insurgentes. Tampoco parece buena idea irse para allá a hacer alpinismo.
  • ¿Qué opción nos queda? ¿Quizá Birmania, que tiene una esquinilla de Himalaya en su norte? Pues otra que tal baila, pues también son las zonas del norte del país, las más montañosas, donde hay más conflictos entre las guerrillas de las minorías étnicas (muchas dedicadas al narcotráfico de heroína y otras drogas) y el ejército birmano. Algunas de las provincias montañosas están básicamente prohibidas para los extranjeros.
  • Habrá que mirar países más pequeños… ¿Bután? Pues sí, es un país bastante plácido y tranquilo, pero, quizá asustado de todo lo que tiene a su alrededor, es una de las naciones más cerradas del mundo al exterior: cada año permite a un cupo muy pequeño de extranjeros entrar, y aquellos que pueden, tienen que pagar grandes cantidades de dinero para obtener ese permiso. Si eres rico y afortunado, te lo puedes plantear, pero recuerdo incluso haber leído que hay gente que quiere lograr la hazaña de visitar todos los países de la Tierra pero que Bután es de los únicos que les faltan.
  • Por último, queda Nepal, quizá el más accesible de todos, y con eso de que en él está la cara sur del Everest, la meca de muchísimos montañeros… Pero no olvidemos que hace dos años sufrió un terrible terremoto, que le dejó bastante destrozado.

No será fácil, con todos estos obstáculos, volver a ver al Himalaya, así que será mejor que guarde la foto del principio con oro en paño, no sé si haré otra parecida.

2 Comentarios

  1. Oh pues no sabía que estuviera tan complicado llegar allí. Me llevo un fiasco. El Tíbet y el Himalaya siempre me han fascinado y me gustaría algún día darme un garbeo. Habrá que tener paciencia.

    • Pues sí, aunque parece que la situación empeora con el tiempo… hace 10 años el Tíbet no estaba imposible, y Pakistán antes de la llegada del yihadismo, era un país muy visitado por los mochileros… Una pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.