Más Vale Prevenir
hoy: el Pekinazo

 

 

DESCRIPCIÓN DE LA ENFERMEDAD

Se trata de un virus moderadamente contagioso, endémico en las comunidades extranjeras residentes en China, caracterizado por un bajón de moral y unas ganas locas de salir del país en el primer avión, barco o submarino que zarpe en las horas siguientes. Todo residente guiri de larga duración en el país suele contraerlo en algún momento de su estancia, aunque es rara la aparición en los primeros meses, de la misma forma que es poco frecuente en visitantes de corta duración. Tampoco es frecuente en niños (angelitos, ellos sí que saben). El primer caso de pekinazo recogido en los historiales clínicos se remonta a noviembre de 1277, cuando Marco Polo montó en cólera en medio del Mercado de la Seda de Kambaliq, reclamando a los locales que le devolvieran los florines que había invertido en una maleta Samsonite falsa (se le había roto a los dos días de usarla).

ETIMOLOGÍA

Proviene del latín paequine, alusivo a la capital de China, y del griego αθως, sufijo griego que significa “hasta los huevos de”.

ETIOLOGÍA (NO SÉ QUE SIGNIFICA ESTA PALABRA PERO SUENA MUY MÉDICA)

Agente causal: El virus del pekinazo (H1X2) está formado por una molécula de desesperadina, tres de impacientina y seis de quieroiramicasina. Es de color morado, de ahí el color de la cara de los pacientes portadores, y suele alimentarse de cualquier sustancia que no proceda de comida de restaurantes chinos (a ser posible, hamburguesas y patatas fritas). Afecta sólo a humanos, aunque alguno tras contagiarse se vuelve un poco animal. Aunque rara vez ha causado epidemias, se han registrado algunos contagios severos en reuniones de amigos de un mismo país recordando programas de televisión del lugar del que proceden, o también comiendo los productos de la tierra que uno de ellos se ha traído de su última expedición a casa.

DATOS EPIDEMIOLÓGICOS BÁSICOS

Mecanismo de transmisión: Se transmite de persona a persona por contacto directo a través de frases nostálgicas pronunciadas por alguno de los pacientes, aunque también puede generarse espontáneamente como reacción a determinados aconteceres, tales como una llamada telefónica procedente de la novia que llama desde el otro lado del océano y diciendo “amor a distancia, felices los cuatro”, o una visita de parientes y amistades. No siempre los factores externos son los desencadenantes, otras veces son internos (discusiones con población nativa, o problemas de comprensión entre la forma de pensar local y la originaria de la cultura del paciente).

Periodo de incubación: El pekinazo puede adoptar distintas intensidades, por lo que puede durar desde dos minutos en un taxi atascado en el tráfico pequinés hasta 15 días, los que se suele tardar en resolver una disputa con un casero que desconfíe de los inquilinos foráneos. No obstante, se han reportado casos de residentes a los que el pekinazo les ha durado años, y alguno que desarrolló el mal nada más pisar el suelo del Aeropuerto Internacional de Pudong hace 10 años y aún no se le ha pasado.

Periodo de transmisión: El paciente es infectante desde las primeras horas del inicio de los síntomas, pero el peligro no está en tanto en la posibilidad de contagio como en lo brasas que puede llegar a ser.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Suele manifestarse con cara amoratada, manos temblorosas, ataques de nervios y una predisposición a gritar con altos decibelios. Las personas que padecen el pekinazo suelen ser fáciles de identificar: con frecuencia, empiezan a gritar en el idioma de su país, o a veces en inglés, a chinos que se cruzan en su camino, aunque éstos no entiendan ni media palabra. También son frecuentes los suspiros -de España-, los ataques de mamitis y la falta de riego sanguíneo en el cerebro. Los pacientes de pekinazo suelen pronunciar frases del tipo “los chinos me tienen ligeramente fatigado” o “me encantaría decirle a ese chino que cambiara su opinión o manera de actuar”, sólo que dichas con menos palabras, sazonándolas con uno o varios vocablos soeces, y con voz atronadora.

DIAGNÓSTICO

Muy sencillo: al paciente se le dice “muchacho, te ha dado el pekinazo” y ya está.

PREVENCIÓN Y CONTROL

Para evitar el virus del pekinazo, es mejor evitar siempre que sea posible lugares de lenta burocracia, como bancos, oficinas de expedición de visados y comisarías de policía. Se recomienda no vivir en ghettos para extranjeros, pues la poca interacción diaria con los chinos derivada de estos lugares hace que sea más fácil contraer el pekinazo nada más poner uno los pies fuera de dicho ghetto. También es recomendable ser tan paciente que a nuestro lado el Santo Job pareciera un viejo histérico, y perdonar cosillas que no perdonaríamos en casa, porque… qué se le va a hacer, ¡estamos en otro mundo!

TRATAMIENTO

Varias medicinas fabricadas en laboratorios suizos se han mostrado eficaces contra el pekinazo. Noviachina, una medicina que se administra por varias vías, es un buen tratamiento, aunque hay que tener cuidado con las sobredosis porque puede convertir al paciente en enfermo crónico de pekinazo e inmune a todo tratamiento. También se recomienda Botelladeqingdaoína, un calmante inyectable vía oral (no obstante, hay que estar atentos a la evolución del paciente, pues éste puede desarrollar como efecto secundario una tripa pijiuera).

VACUNACIÓN

La vacuna del pekinazo no es obligatoria, pero sí recomendable en colectivos tales como empresarios, estudiantes, periodistas, trapecistas y deshollinadores. Se debe administrar ya antes de subir al avión a personas de alto riesgo, como ese amigo quejón que ya lloraba en aquellas vacaciones en Italia porque la pizza no era igual que la del Pizza Hut de su barrio.

Firmado: Ph. Dr. Ch.Ch.House,
Pekinazólogo emérito
(más que nada porque ha sufrido varios)

1 Comment

  1. Enviado por Alexandra
    (Contacto Página)
    jajaja muy divertido tu comentario,pero no por eso deja de ser preocupante

    que? ya quieres regresar a España???? la extrañas mucho?????

    tus últimos post han tratado con cierta nostalgia a tu madre patria

    ojalá pudieras seguir en china, tu blog es muy muy divertido y como decía alguien anteriormente, eres nuestros ojos allá,pero bueno, el bienestar de uno esta antes q cualquier otra cosa.

    Sea como sea, suerte!

    ~~~
    Enviado por Lur
    (Contacto Página)
    Dr ChCh: le recomiendo contactar con el programa Saber Vivir y compartir mas conocimientos sobre este virus del Pekinazo con los herederos de Manuel Torreiglesias y de paso averiguar: ¿donde esta Don Manuel?
    Lo mismo el tiene la medicación adecuada.
    Besos.

    ~~~
    Enviado por Sak
    (Contacto Página)
    Bueno, entonces has sufrido varios, ¿pero estás inmunizado ya?, el artículo que has escrito me ha dejado con la duda, aunque después de tantos años desde luego que eres un experto en el Pekinazo.

    Yo nunca he pasado mucho tiempo fuera de casa aunque creo que va siendo hora de que me pire por ahí, a veces me siento cansado de España (o lo que sea esto hoy en día) pero seguro que la echaría de menos estando fuera.

    De todos modos, y ya lo sabes, egoistamente me gustaría que te quedaras en China porque me ayudas mucho a comprender ese país (o a intentarlo).

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    En estos momentos no estoy aquejado del pekinazo, tranquilos, el post habla de un hecho general que les ocurre a muchos que viven aquí, no de un caso particular (no soy yo, vamos).

    A mí me ha dado algún pekinazo, como a todos, pero creo que el peor fue en 2003, cuando el SARS, y los siguientes no fueron muy duraderos ni muy intensos.

    ~~~
    Enviado por xris9
    (Contacto Página)
    Confieso que mi primer (y casi unico) pekinazo fue durante los primeros diez minutos de 5 anhos y medio de estancia en Pekin: la llegada solita como iba tras un viaje infernal de mil horas, a China, donde aun no sabia decir ni una palabra y donde, a pesar de todo, muchos trataban de agarrarme y empujarme para montarme en su taxi; la salida del aeropuerto y la vision de una tremenda nube gris de la que, en vez de la China tradicional sonhada, van saliendo amplias avenidas y enormes rascacielos que tranquilamente podrian estar en cualquier otra ciudad del mundo…
    wow, que recuerdos! He de confesar que si hubiera tenido fuerzas, me hubiera cogido el primer avion de vuelta a Espanha.
    Sin embargo, pasado ese primer pekinazo, la vida en Pekin ha sido la monda y me alegro de no haberme dejado llevar por los sintomas iniciales…
    Un besote ChCh y ole por los anhos que ya llevas, pekinazos aparte!!

    ~~~
    Enviado por Gnz
    (Contacto Página)
    Sabio, sabio e infinitamente imaginativo.
    Que dices que desayunas antes de ponerte a escribir?

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Puede derivar en enfermedad cronica “pequinitis” donde uno se pone pejiguero en menos que canta un gallo y por un quitame alla esas pajas y es incapaz de ser feliz en la capital del imperio del centro…

    ~~~
    Enviado por Noema
    (Contacto Página)
    Jajajaja, cómo me he reído. No conozco el pekinazo pero sí el “teutonazo”, la cepa europea común entre muchos compatriotas por tierras alemanas, los síntomas son exactamente los mismos, punto por punto, sólo que traspasados a las vivencias por estas tierras. Hay ya muchos estudios sobre este tipo de virus a nivel mundial pero hasta que la peña no se mentalice que hay que vacunarse, no habremos avanzado nada.

    ~~~
    Enviado por Corazon chino
    (Contacto Página)
    A mi me pasó al venir a Guangzhou la primera vez, me robaron la cámara, me encontre metido en un piso horrible y a tomar por saco de todo, perdido en una ciudad donde no había bicicletas…. y aguanté dos dias, después me pillé un tren, y me volví a pekin, perdiendo el dinero del alquiler del piso para dos meses (que era caro, encima) Ahora llevo ya bastante tiempo en gz, y más feliz que una perdiz (una perdiz feliz, se entiende).

    Estando en Pekin, que pasé casi año y medio, no me ha pasado nunca. Curioso 🙂

    ~~~
    Enviado por Clara
    (Contacto Página)
    Me ha encantado!. Lamento que en algún momento lo hayas padecido y me alegro un montón de que estés inmunizado.
    Un abrazo, Clara.

    ~~~
    Enviado por Ruben
    (Contacto Página)
    Tambien se manifiesta cuando se te hichan tanto los,, de los “Disciplinados estudiantes chino”( eso decia el email, aun me rio a veces del tema) que te llevas a uno al despacho y le dices cosas en español que no le dirias a un adulto en tu propio pais, hehehehe. Este pais a veces…paciencia.

    ~~~
    Enviado por Irene
    (Contacto Página)
    Me he reido muchisimo…
    Gracias Dr.ChinoChano…
    (espero que no me pase eso a partir de septiembre…que andare por esas tierras…)…de momento “macaonazo”(“macaonitis”)… nada…de hecho creo que voy a echar de menos algunas cosas… incluido algun tifon de nivel 8 (que evita tener que ir a clase jajaja – ya me toco vivir uno en septiembre!)…
    Saludos…

    ~~~
    Enviado por bosk
    (Contacto Página)
    chinochano, te tengo una propuesta: que escribas un libro con todas la entradas det tu blog!!! yo me lo compraría jeje me encanta!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    gnz: desayuno mal y con prisas, afortunadamente el blog lo suelo escribir por la noche…

    Clara: inmunizado no estoy, me suele dar pekinazo sobre todo al regresar de vacaciones en España u otros países, pero bueno, al menos estoy acostumbrado a él, es como un resfriado estacional.

    bosk: no me quieren editar, ya se lo propuse a alguna editorial y nada…

    disfruté mucho escribiendo este post, así que me alegro que vosotros hayáis disfrutado también leyéndolo. ¡Ojo al virus H1X2!

    ~~~
    Enviado por Gabby
    (Contacto Página)
    Yo sufrí de ese virus!! jaja. Solo que a mí me pasó un poco diferente, mi interacción fue enteramente con chinos (viví en una casa de chinos) y con casi nadie de exranjeros (dos durante un mes). Me duró todo el año que pasé ahí.

    ~~~
    Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    Yo ya lo estoy sufriendo, porque dentro de poco estaré ay , me integro perfectamente pero hecho de menos mi familia

    ~~~
    Enviado por Pily
    (Contacto Página)
    ¡Ja, ja, ja!
    Todos los días estoy deseando que llegue la hora en que suelo entrar a leerte, para ver con qué nos sorprendes.

    Siento que te de el pekinazo, pero aún te darán más, porque creo que es lógico que se dén estas infecciones entre los residentes en el extranjero.

    ¡Ánimo y a aguantarlos como cualquier resfríado!, que con medicación dura una semana y sin ella 7 días.

    ~~~
    Enviado por Laura
    (Contacto Página)
    Es la descripción más original de choque cultural que he visto nunca pero encaja completamente con lo que los expatriados sufrimos en cualquier lugar del mundo, pero con las características políticas, económicas y culturales chinas, obviamente, que provocan comportamientos más extremos en el paciente…

    Yo me acuerdo de uno que terminó tan mal tan mal que le metió una tira de tracas por la cerradura a un compañero para despertarlo… Parece ser que funcionó mejor que la qingdaoina de la risa que le dio.

    También estoy de acuerdo con un post anterior: ¡No te vayas de la China, no te vayas por favor… Y ya sabes como sigue la canción, yo no sigo que desafino…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    de momento me quedo, no sufráis, el post no iba por ahí…

    ~~~
    Enviado por Cristian
    (Contacto Página)
    Muy divertido el post, ChCh. Se nota que te lo pasaste bien escribiéndolo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    sí, la musa del cachondeo me acompañó ese día, por lo menos a mí es de los que más me gustan de los últimos tiempos.

    ~~~
    Enviado por Juan Manuel Grijalvo
    (Contacto Página)
    Genial. Por cierto, el post de Corazón Chino sobre From lost to the Great Wall… qué hartada de reír me habéis dado hoy entre los dos.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    el chinglish siempre da para unos buenos ratos…

    ~~~
    Enviado por Manuel Ruiz
    (Contacto Página)
    Es lo mejor que he leido en mucho tiempo, no se de donde has sacado la idea, pero es verdad, yo estuve 10meses alli, y mas de 7meses tenia un pekinazo agudo de la ostia, noches en las que me hubiera ido aunque fuera en coche, es buenisimo.

    Eso si, ahora hay una cosa que echo de menos, el Mcdondals chino, su pollo con panchitos alguna comida mas, pero lo que mas echo de menos son los masajes de pies, que gran lujo, impesable en europa, esas noches en las estas… no puedes mas… lo mejor… un masaje de pies, un te, y cualquier canal deTV, que lujo….

    ~~~
    Enviado por Manuel Ruiz
    (Contacto Página)
    ah otra cosa, comentar que a mi el pekinazo se me paso el dia que aterrize en suelo español, y el mundo volvia a ser normal, la gente habalaba español, eran normales, conducian por su sitio, el sol brillaba, y cuando definitivamente me cure, fue el cuando llegue a la barra de un bar cualquiera, me pedi un cerveza fresca y una tapa, en ese momento, me cure del pekinazo, pero en mi recuerdo… quedan restos de ese virus, y mas de una mala noche que he pasado

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    A mí también me ha dado algún Españazo que otro, de todos modos… Podéis leer mi entrada “Mi no entender” y veréis de que os hablo…

    Es también uno de mis posts favoritos de 2009, me alegro de que vaya primero en la encuesta.

    ~~~
    Enviado por Jordi Vera
    (Contacto Página)
    Simplemente ¡Genial!

    ~~~
    Enviado por Carlos
    (Contacto Página)
    No había visto esta entrada hasta hoy, que leí el comentario sobre la película Karate Kid. Estuve en China el año pasado y tuve varios de los síntomas del pekinazo, a pesar de que sólo estuve allí dos semanas de vacaciones. Lo de gritarles a los nativos en inglés me sucedió en el metro de Shanghai, cuando se me colaron en la fila sin ningún tapujo, y también en la Expo, en una situación familiar. Ahora que miro ese episodio en retrospectiva, me da hasta un poco de vergüenza mi reacción, pero veo que al menos no soy el único al que le sucedió. Saludos!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    En tu caso shanghainazo, jeje… Pero que te diera en la Expo es un atenuante muy gordo: era totalmente comprensible perder los nervios en aquel tumulto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.