¿Me da la hora? Sí, pero sólo una

 

 

 

 

 

Como hace unos días vi nuevamente Doctor Zhingado, ese peliculón en el que Omar Sharif se perdía por las estepas de Soria, me entraron ganas de viajar, aunque fuera con la imaginación, a la Rusia remota de las deportaciones, una Rusia que además está relativamente cerca de aquí, de Pekín. No creo que lo haga a corto plazo, porque conseguir un visado para Rusia es casi tan difícil como uno para Corea del Norte, pero de todos modos he mirado, por curiosidad, a cómo están los vuelos a Vladivostok, una de las ciudades más cercanas a Pekín, situada en el extremo oriente de Rusia, allá donde acaba el Transiberiano.

Mirando esto, he descubierto una bizarrez: en el vuelo de regreso, de Vladivostok a Pekín, se llega a la capital china 15 minutos antes de la hora a la que sale el avión, como si en vez de viajar en Airbus lo hiciéramos en un DeLorean, a lo Marty McFly.

Esto es una de las muchas extraordinarias consecuencias de la política nacional china con respecto a las horas, que se reduce en una sola frase: en todo el país es la misma hora, pese a que China tiene una gran extensión (es el cuarto mayor Estado del mundo) y además es bastante alargado de este a oeste, los puntos cardinales que marcan los días y las noches cuando el sol aparece y desaparece por ellos. EEUU y Canadá, dos países similares a China en tamaño y en distancia de oeste a este, tienen 11 y 6 horas diferentes para sus ciudadanos, respectivamente (aunque en el caso estadounidense hay que aclarar que tiene muchos territorios en el Pacífico).

Husos horarios en el mundo. Ya se ve que el chino es considerablemente ancho… (aunque el de Europa Occidental también).

Antes del régimen comunista nacido en 1949, China tenía cinco husos horarios, lo normal para su tamaño. Sin embargo, Mao decidió que tras años de guerra civil y décadas de divisiones internas, dentro del país había que estar unidos en todo, posición de las manecillas del reloj incluidas.

Husos horarios entre 1912 y 1949.

La actual situación en China crea, por ejemplo, grandes diferencias de tiempo con algunos países vecinos, como por ejemplo la que hay entre el país asiático y la Provincia Marítima Rusa (donde está Vladivostok), que es de tres horas. Queda con ello explicado el «misterio» del vuelo del principio: éste dura 2 horas y 45 minutos, menos incluso que la diferencia horaria, por ello se llega «antes de salir».

Y no es la mayor diferencia de hora que China tiene con un país vecino, porque con Afganistán, vecino de China (aunque la frontera entre ambos es muy pequeña), la diferencia es de tres horas y media. Es, de hecho, la mayor diferencia horaria entre países vecinos de todo el planeta.

La «tozudez» de China en no seguir un sistema de husos horarios similar al de los países vecinos también ocasiona que China tenga muchos puntos fronterizos -aquellos en los que coincide con los límites de otros dos países- en los que hay tres horas a la vez. Es decir, que si por ejemplo te dejan tumbarte en el lugar donde se cruzan las fronteras de China, Rusia y Corea del Norte -buena suerte en el intento-, puedes tener un brazo en Corea del Norte en el que son las 8 de la mañana, otro en Rusia, donde son las 10 de la mañana, y las piernas en China, algo adormiladas porque para ellas son las 7 de la mañana. Estos puntos fronterizos con tres horas distintas no sólo existen en China, pero este país es el que más tiene de todo el planeta, un total de 13 (más de la mitad de los de todo el mundo). Aunque bueno, para lío lo del Polo Sur y el Polo Norte, con una docena de horas distintas confluyendo a la vez.

Pero la política horaria china también tiene efectos en el interior del país. Si en todos los lugares de China un país tan grande, es la misma hora, eso significa que en los lugares más al este amanece mucho antes que en el oeste. Esto se nota especialmente en el extremo oeste de China (Xinjiang y el Tíbet), donde hay lugares donde en invierno amanece pasadas las 11 de la mañana, y en verano anochece casi a medianoche. De hecho, los uigures en Xinjiang a veces ignoran la hora oficial china y tienen una «hora clandestina» uigur, con amaneceres y anocheceres un poco más ortodoxos (porque además, como muchos son musulmanes practicantes que han de rezar en la salida y la puesta de sol, necesitan llevar un horario algo ordenado).

Mapa de desviaciones horarias (vía adamcadre.ac). En los lugares en rojo amanece «demasiado tarde», en los verdes «demasiado pronto». Ya veis que la zona con más desviación es la del Tíbet y Xinjiang, aunque España también es rojilla.

En teoría, la hora única china está hecha con la que deberían tener sólo, en un mapamundi con husos horarios exactos, los chinos del este del país, los de Pekín, Shanghái, etc. Pero no os penséis por ello que aquí en Pekín tenemos unos amaneceres y anocheceres perfectos para nuestros planes… No, al menos no para un español como yo, acostumbrado a otras horas.

Pero es que en España tampoco tenemos una zona horaria «perfecta». En realidad seguimos la hora centroeuropea, y no la inglesa, que es la que nos correspondería hipotéticamente. Por acomodarnos con la mayor parte de Europa Occidental, permitimos que, como si fuéramos Xinjiangueses, amanezca un poco más tarde y anochezca un poco más tarde de «lo normal». En concreto, una hora más tarde. En Pekín, sin embargo, no hay esta desviación, con lo cual, a efectos prácticos, en España nos amanece y anochece una hora antes que en Pekín.

En diciembre, los días más cortos del año, en Pekín amanece a las 7 y media, mientras que en Madrid el sol sale hacia las 8 y media. En la capital china anochece un poco antes de las 5 de la tarde (no veáis qué tristes son las tardes invernales), y en la madrileña un poco antes de las 6 de la tarde.

Pero en junio la situación aún es más compleja, porque en España, como en buena parte de Europa Occidental, se cambia la hora en primavera -los relojes se adelantan una hora- para «ahorrar energía», así que la diferencia de amaneceres y atardeceres entre España y China aumenta de una hora a dos. Así, en junio, durante los días más largos del año, en Pekín amanece ANTES DE LAS CINCO de la mañana, mientras que en Madrid es un poco antes de las siete. El anochecer aún se nota más: en España el sol se pone en verano casi a las 10 de la noche (algo que a mí me fascina cuando estoy en tierras españolas), mientas que en Pekín nunca veremos el sol a las 8 de la noche, hasta en junio las puestas de sol son minutos antes de esa hora.

Confío en que no os hayáis liado mucho con tanto número final (si ha sido así, a repetir la lectura, esta vez armados con lápiz y papel, ¡que luego entra en el examen!). Ya sabéis, si venis a China no intentéis calcular la hora a lo Cristobal Colón, viendo por dónde anda el Sol, que será un caos. Y traeros un antifaz sin agujeros para dormir, que aquí el astro rey madruga más que los panaderos.

PD: un poquito más sobre el extraño mundo de los husos horarios en una interesantísima entradas del blog Fronteras: Amanece muy pronto por aquí.

1 Comment

  1. Enviado por error
    (Contacto Página)
    la hora en primavera se adelanta, no se atrasa, de ahi que aumente la diferencia con china

    ~~~
    Enviado por Leonardo
    (Contacto Página)
    Tambien suelo leer el blog fronteras. Lo iba a mencionar en comentarios hasta que vi tu PD y el post. estupenda entrada!.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    error: gracias por la corrección, reconozco que me hago de la P. un lío con el tema horarios y diferencias horarias. Tengo que sentarme y contar hasta 10 para recordar si entre China y España hay más horas de diferencia en verano o en invierno. Y también para saber si España adelanta una hora en verano o es que la atrase en invierno (creo que es lo primero). En fin, gracias de nuevo, con ese nombre que tienes normal que te des cuenta de esas cosas jaja.

    Leonardo: pues sí, es un gran blog, una pena que en los últimos meses ande un poco vago. Él junto al Grupo de Facebook «Mapas Milhaud» son visitas obligatorias para cualquier amante de la geografía.

    ~~~
    Enviado por The China Clipper
    (Contacto Página)
    Me has recordado viejos tiempos, cuando vivia en Harbin, en verano habia dias que empezaba a clarear antes incluso de las tres de la maniana, salias de farra y cuando te querias dar cuenta ya era de dia de nuevo, que verguenzaaaa

    ~~~
    Enviado por Error (Gustavo en realidad xd)
    (Contacto Página)
    de nada, me parecio muy interesante el articulo, me hizo gracia que te parezca raro los horarios en verano en china, sin duda es al cultural y de costumbres, piensa que en pekin tanto en verano como en invierno la media noche es a las 12 aprox., y eso es lo normal aunque no estemos acostumbrados.
    yo soy de la costa gallega, y aqui con el horario de verano la hora se adelanta aun mas de lo que ya lo esta, y en san juan anochece 1 hora y poco antes de la media noche, eso si que es raro :S

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    China Clipper: muy interesante aportación, porque no sabía si en Harbin el efecto de la desviación horaria era tan fuerte como el de Xinjiang (pero a la inversa)… gracias!

    Gustavo en la realidad: son muy curiosas todas estas cosas, y nos ayudan a ver que la geografía realmente influye en nuestras vidas…

    ~~~
    Enviado por benja
    (Contacto Página)
    Hola, hacía tiempo que no te leía. Muy interesante esta entrada. Sobre la hora oficial peninsular en España, es cierto que olvidamos que el meridiano de Greenwich pasa por Castellón.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    y por más sitios de España, entre ellos mi provincia, Huesca… El meridiano pasa muy cerca del pueblo de mi familia, y también otros: Candasnos, Peñalba, Berbegal…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.