¿Mejor en un calcetín?

 

Supongo que en los últimos tiempos, con todo lo mal que hemos oído hablar de Bankia y otros desmanes de bancos y cajas de ahorros, a más de uno le han dado ganas de llevarse todos los ahorros de las malévolas sucursales y guardarlos en su casa, debajo del colchón, o escondidos en la caja de los cereales.

Este creciente deseo no sólo existe entre los españoles: también hay chinos que no se fían de los bancos y acumulan pequeñas fortunas en su casa, pero ojo, que a no todos les acaba yendo bien con esta estrategia, como hemos visto este año con algunas curiosas noticias que se han publicado en los medios de este país.

Mal le ha ido, por ejemplo, a un campesino chino de Henan, que por culpa de una desgraciadísima serie de accidentes, ha perdido en el incendio de su casa casi todos los ahorros. Aunque como los billetes estaban apretados en fajos, muchos de ellos sólo se han quemado por las esquinas y bordes, por lo que el campesino los ha llevado al banco cercano -ahora sí- para ver si se los pueden recuperar de alguna manera. Las fotos de los empleados del banco intentando poner orden a la chamuscada fortuna del granjero gafe han sido imponentes:

Me alucina de las fotos, entre otras cosas, la serenidad con la que se le ve al campesino, teniendo en cuenta que en un sólo día ha perdido buena parte de sus ahorros, su casa y a su esposa (que murió intoxicada).

Imágenes igualmente chocantes llegaban hace unos meses de Sichuan, donde otro ahorrador casero sin suerte llegó a un banco con sus ahorros literalmente hechos trizas. Al parecer, su esposa tiene problemas mentales, y tiene una tijera. La combinación de ambas cosas provocó esto:

En aquella ocasión, la sucursal bancaria a la que llegó esa colección de recortes se puso manos a la obra para intentar recomponer, como si de un puzzle Educa se tratase, alguno de los billetes…

Lo malo fue que en seis horas ¡solo consiguieron recuperar uno de los 500 billetes! En fin, creo que en los dos casos al final los bancos se apiadaron un poco y devolvieron por lo menos una parte de lo perdido.

Estas noticias me han recordado otras dos en las que también salían montañas de billetes, aunque en esa ocasión no dañados. Una de ellas, con imagen igualmente espectacular, ocurrió en México, pero implicaba a un narcotraficante de metanfetamina chino, un tal Zhenli Ye Gon, detenido hace unos años y que acumulaba en su casa ¡200 millones de dólares en efectivo!

Bien apiladitos, ocupaban una gran parte de una de las habitaciones de su casa. ¡El tipo podría haber dormido encima de su mullida fortuna, en plan tío Gilito!

La otra noticia, que como las dos primeras es de este año, fue un fotorreportaje en el que se contaba que una compañía de autobuses local china pagaba los salarios a sus trabajadores en efectivo desde hace 12 años, pero no solo eso, sino que además usaba para ello los billetes de un yuan (unos 10 céntimos de euro) con los que solían pagar los pasajeros. El resultado, los conductores y revisores, el día de paga, salían con unas pilas de dinero que ni en el Monopoly.

1 Comment

  1. Enviado por Alejandro
    (Contacto Página)
    Me recuerda un poco a esta noticia http://www.youtube.com/watch?v=_vUnj9GhQnM

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡Es verdad, leí hace poco esa noticia! Pero no encuentro fotos de billetes mordisqueados, serían buen complemento a los recortados y chamuscados…

    Qué peligro tienen las termitas taiwanesas, menuda la que montaron con el turístico tren de Alishan, en el que me monté yo hace cuatro años (una vez más he demostrado mi gafe).

    http://www.iol.co.za/news/world/termites-blamed-for-fatal-train-accident-1.1062377

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.