Mentalización

Durante mis muchos años de trabajo en Pekín me ha tocado ir a multitud de conferencias en hoteles de postín. Muchas fueron de políticos latinoamericanos animando a empresarios chinos a invertir en sus países, o a ofrecer esas naciones como destinos turísticos para los viajeros orientales. Algunas fueron para presentar fichajes extranjeros en equipos chinos de fútbol u otros deportes. También las hubo de arte, de ciencia, de cultura, o hasta una para defender el uso del bambú y el ratán. Perdí la cuenta de a cuántas he ido, pero a ojo diría que se acercan al centenar.

Una cosa tuvieron en común todas esas conferencias, o casi todas: a los asistentes, para hacernos más llevaderas las horas de pesados discursos, se nos ofrecía en las mesas un botellín de agua y caramelos mentolados. Siempre los mismos caramelos, de la misma marca y con la misma forma agujereada, como si fueran los míticos Chimos de mi infancia, aunque sin variedad de sabores.

Estos caramelos, made in China, se llaman “Baolu” (“Camino del Tesoro”), o, también “Polo” en su forma occidentalizada. Polar es el frescor que sientes al echártelos a la boca… bueno, en realidad no tanto, es una menta bastante suave, pero el eslogan quedaría bien para un anuncio radiofónico, si es que “Polo” significara algo en mandarín, que creo que no.

Son, como digo, un fijo en todos los hoteles de China donde se organizan conferencias, no sé si porque el dueño de la empresa tiene un monopolio acordado con el Gobierno o por alguna otra razón que se me escapa. Si no acudes nunca a una de esas conferencias -suertudo- también los puedes paladear en muchos mostradores de recepción de esos mismos hoteles.

Las fotos las tomé en una de esas conferencias, ya no me acuerdo de qué era, pero en la imagen también se puede adivinar otro elemento fijo de esos simposios, el tapete verde de las mesas para el público y la prensa. Dan ganas siempre de sacar sobre ese tapete una baraja española y echarse un solitario (sobre todo en los momentos más soporíferos de los discursos, que suelen ser muchos), pero hasta ahora he resistido la tentación.

4 Comentarios

  1. Pero que razón tienes! En los congresos universitarios y científicos que en los que he estado por mi querida China, otra cosa no se, pero siempre se te quedaba un buen (e igual) sabor de boca con los caramelitos esos que no faltan nunca

    Antonio, no se te escapa el más mínimo detalle…

  2. Hace ya algún tiempo que sigo el blog, el cual me parece de lectura de lectura amena y agradable.

    Me han surgido unas dudas sobre cocina china.

    Es de uso habitual en la china cocinar con wok, o es mas que nada promocionar este tipo de instrumento culinario en occidente ?

    Sabe de alguna pagina para aprender a cocinar comida china, o algún sitio que enseñen sus nociones, para que podamos hacerla en nuestra casa ?

    Muchas gracias

    • Sí, el wok se usa mucho en la cocina china, aunque la mayoría de los chinos no lo llaman wok sino “guo” (wok es una palabra cantonesa). Básicamente, es lo que consigue que la comida china se prepare muy rápido, con fuegos muy altos sin quemar la comida, soasándola.

      No me manejo demasiado en el mundillo de la comida china ni en el de sus recetas por internet, pero si un día me diera por cocinar algo chino, no tendría la más mínima duda: me iría a YouTube y me pondría un tutoríal donde un youtuber (seguramente mexicano) me iría explicando de forma fácil y amena como preparar un plato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.