Música memera del sureste

A principios de esta semana un golpe de Estado ha acabado con el nunca del todo consolidado proceso de democratización de Birmania, país vecino de China que tuve el placer de visitar en 2005. Pese a lo triste de este acontecimiento (me refiero al golpe de Estado, no a mi visita) tenemos que reconocer que nos ha dado una de las imágenes más surrealistas en mucho tiempo, la de la monitora de aerobic de Naipdaw, la capital birmana, que se estaba grabando mientras daba una de sus clases y sin querer filmó ese golpe de Estado (vehículos militares a su espalda se dirigen a no se sabe muy bien qué edificios gubernamentales para hacerse con el control del país).

La instructora de gimnasia, que se llama Khing Hnin Wai y a la que deseo que se encuentre bien (la cuenta de Facebook en la que colgó el ya famoso vídeo ha sido cerrada no sé sabe muy bien por qué) podría tener ya en sus manos el título al vídeo más bizarro y memeable del año, tomando el testigo de los ghaneses portaataúdes de 2020:

La canción con la que Khing puso banda sonora a la asonada militar de su país no es birmana, sino indonesia, y ya lleva unos meses siendo bastante famosa al menos en Asia, gracias a redes como Tik Tok, en la que muchas canciones discotequeras casi desconocidas para los no tiktokeros se ponen de moda porque tienen una melodía pegadiza para los bailes que se graban allí. Esta canción original se llama Ampun Bang Jago, la cantan dos artistas llamados Tian Storm y Ever Slkr (dios sabe cómo se pronunciará eso) y su vídeo musical, con bailes igualmente bizarros, tampoco tiene desperdicio:

La canción, por lo visto, es una crítica a la represión gubernamental indonesia, así que no está mal que se haya hecho famosa mofándose, aunque sea involuntariamente, de un golpe de Estado.

La música indonesia, de la que lo poco que he oído me gusta bastante, no sólo se ha colado en el imaginario popular global con el golpe birmano. Otra canción de ese archipiélago, llamada Bagakan Langit y cantada por un grupo con el fantástico nombre de Putih Abu-Abu, lo ha petado los pasados años también en Tik Tok:

Remezclada un poco, esa pegadiza melodía se usó en Tik Tok para retar a los usuarios de esa red social a poner los caretos más raros que pudieran. Como resultado, la canción fue usada el pasado año en 35 MILLONES DE VÍDEOS de Tik Tok: fue la segunda más usada en esa red social en 2020, a nivel global.

Saliendo de Indonesia, pero maneniéndonos en el sureste de Asia, os enlazo a un vídeo del compositor de música electrónica vietnamita Hoaprox, cuya peligrosamente pegadiza melodía Ngau Hung («Improvisación») también está dando la vuelta al mundo gracias a Tik Tok, videojuegos, versiones en inglés y demás. Además, suena muy oriental, mantiene lazos con su tierra:

De Vietnam también salió una de las muchas canciones «lavamanos» que se idearon en 2020, y una de las que más virales se hicieron en todo el mundo. Con ella me despido por hoy.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.