No es la más grande,
pero grande es su grandeza

Tras pasar el Año Nuevo en Wuhan, me animé a seguir viajando y tomé un tren que en 17 horas de nada me llevó a la división administrativa de al lado: la municipalidad de Chongqing. Allí se encuentra la ciudad homónima, que muchas veces ha sido acusada -erróneamente- de ser la más grande del mundo. Eso sí, la ciudad fue el año pasado la capital informativa de China (al ser el epicentro del affaire Bo Xilai), y de tanto oírla en las noticias, me había picado el gusanillo de conocerla.

La ciudad no es, ni mucho menos, la más grande del mundo, ni siquiera de China, pero ciertamente es una de las que más rápido crecen: algunos ránkings la colocan ya en tercer lugar nacional, sólo por detrás de Pekín y Shanghái. Y, en efecto, la ciudad tiene un punto de gran metrópolis caótica que me ha sorprendido, en general gratamente: yo me la esperaba tan insulsa como su vecina Chengdu (capital de Sichuan, provincia a la que perteneció Chongqing antes de «independizarse» en los 90) pero no lo es en absoluto. Se trata de una de las ciudades con más personalidad del país, sin duda.

Una de las cosas más llamativas de Chongqing es su orografía. Las ciudades chinas son planas como un mar en calma, incluso Pekín, que está rodeada de montañas. No había costumbre, como en España, de construirlas en torno a una colina, y China tiene grandes llanuras, así que las urbes chinas son las mejores del mundo para ir en bici. Todas excepto Chongqing, que está construida en las laderas y colinas del montañoso curso medio del Yangtsé. Ello hace que Chongqing sea una ciudad de cuestas, ascensores, escaleras mecánicas callejeras y funiculares que la hace única (o casi única, porque en este sentido se parece mucho a Hong Kong). Las laderas del río son un espectáculo en parte dantesco y en parte maravilloso: por ellas avanzan carreteras y líneas de metro apoyadas en pilares que parece que van a caerse en cualquier momento…

Un ejemplo de la locura orográfica de Chongqing es una de sus zonas de bares más conocidas, Hongyadong, situada, precisamente, en las laderas del río (no el Yangtsé sino su afluente, el Jialing). Tiendas de souvenirs, hoteles, restaurantes europeos y bares se desparraman por una mole de madera de ¡11 pisos! que baja por la ladera, forrada de neones y coronada por, atención al toque kisch, un barco pirata casi de tamaño natural. Hongyadong es una anomalía fascinante, hortera pero fascinante.

El centro de Chongqing está en la confluencia de los ríos Jialing y Yangtsé, que forman una península en la que el punto neurálgico es la Torre de la Liberación, uno de los pocos monumentos en China dedicados a la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial (época en la que Chongqing fue capital provisional de la China Nacionalista) y en cuyos alrededores bullen las tiendas de lujo, los rascacielos (la mitad de ellos aún en construcción) y, también, edificios herrumbrosos.

En la península se encuentra otro edificio que, como Chongqing en general, es kitsch y fascinante: la sede del parlamento local, que es una especie de copia del Templo del Cielo de Pekín. Se construyó en os años 50 y se puede visitar si no hay grandes saraos políticos. Enfrente está el Museo de las Tres Gargantas, con forma de dique.

Chongqing fue gobernado durante 4 años por Bo Xilai, ahora envuelto en un gran escándalo por corrupción, asesinato (el que su esposa cometió contra un hombre de negocios británico) e intrigas de poder. Poco queda de su reinado, salvo que en las zonas turísticas los vendedores de souvenirs ofrecen revistas en las que se cuenta «toda la verdad» del caso. En los monumentos chinos es habitual que aparezcan fotos de líderes locales o nacionales visitándolos, pero no queda casi ninguna de Bo. De la famosa «maoízación» que Bo aplicó en Chongqing (su padre era amigo personal de Mao, y él intentó recuperar estéticas de la época en la que gobernaba el Gran Timonel en la ciudad) no queda casi nada, aunque sí encontré la efigie de Lei Feng (un héroe altruista de la época de Mao) repetida hasta la saciedad en el metro local.

Obligado es cuando se está en Chongqing ir a las montañas de las afueras para ver desde allí el espectacular skyline de la ciudad. Para eso, primero hay que cruzar el Yangtsé, y lo mejor (y más barato) es hacerlo en teleférico.

Una vez al otro lado, se puede ir en taxi a Yikeshu, el mirador más conocido de la ciudad, pero ATENCIÓN… ¡No paguéis los 20 yuanazos que piden en él! En lugar de eso, id un poco más arriba y entrad en un templo de escarpadas escaleras donde la vista es mucho mejor, y más barata… Eso sí, ni en uno ni en otro lugar es fácil ver Chongqing en un día de cielo claro, a la habitual polución del país se une que es una de las regiones con menos sol de China (en la «vecina» Chengdu he estado cuatro veces, varios días en cada ocasión, y jamás he visto el cielo azul).

Si tenéis vena morbosa, o periodística, al lado de estas grandes vistas se encuentra el hotel donde fue asesinado Neil Heywood, cuya muerte marcó el comienzo del escándalo de Bo Xilai. Una habitación cuesta 350 yuanes, caro pero tampoco prohibitivo.

Lo que sí es un lujo asiático son las villas del hotel (entre 5.000 y 8.000 yuanacos la noche), desde las que debe haber también magníficas vistas de la ciudad. En una de ellas, no sé en cual (tampoco fui en plan Perry Mason) se produjo el asesinato. ¿Quizá en ésta?

Hay alguna cosa más que contar de la ciudad, pero lo voy a dejar para el siguiente post, que éste me está quedando largo. Continuará, que decían los tebeos.

1 Comment

  1. No es la más grande,
    pero grande es su grandeza: Comentarios

    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    En lo personal, es la ciudad china que más me gustó por lejos. Algo que noté recorriendo varias ciudades chinas (unas 15 aprox.), es que eran todas muy parecidas. Solo a Hong Kong, Macao, Beijing, Shanghai y Chongqing les encontré suficiente personalidad urbana. Me faltó visitar Harbin, que por sus características probablemente supongo que también la incluiría. Lastima que Chongqing y Shanghai no son tan interesantes cómo Beijing.
    Chengdu puede que sea insulsa, pero no lo es su comida. La mejor comida local de toda China…
    Y te faltó mencionar la casa de la opera de Chongqing.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    La verdad es que no me gustó mucho ese edificio, parecía una nave espacial del enemigo… Ni me acordé de ella en el relato.

    Es cierto, hay muchas ciudades chinas a las que le falta personalidad (y Chengdu, al menos en mi opinión, es una de ellas). Salvaría de la quema, aparte de las que tú mencionas, a Xiamen, Qingdao, Harbin, Lanzhou, Jilin… y quizá, aunque con algunas reservas, a Hangzhou, Nanjing, Wuhan, Kunming y Xian.

    Una cosa que salva a algunas es tener un gran río con enormes puentes (caso de Jilin o Lanzhou).

    El resto (menos alguna que me haya dejado), copias unas de otras.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Aquí queda bien recordar, ya que estamos, la encuesta que hizo este blog sobre las mejores ciudades de China según los lectores

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Bueno, Chongqing no diría que es la mejor ciudad de China. Me encantó esas particularidades que tiene, pero hoy por hoy, las mejores ciudades del mundo (para mi) son aquellas de gran carácter cosmopolita, que además brindan comodidades imprescindibles para el ciudadano medio de hoy. En ese caso diría: 1° Hong Kong, 2° Shanghai y 3° Beijing, si tendría que hablar de China.
    Tal vez algún día vea ciudades chinas con un nivel de globalización comparable al de Tokyo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    No no, yo tampoco diría que Chongqing es la mejor ciudad de China, si eso ha quedado implícito en mis comentarios lo aclaro… sólo digo que para ser una ciudad relativamente desconocida, sobre todo fuera de China, a uno le puede sorprender. Y si sigue al ritmo que va, en unos años puede ser una cosmópolis continental importante (aunque el ser tan interior es un hándicap).

    No has podido evitar sacar a Japón en los comentarios… yo a Shanghai por ejemplo la veo ya bastante similar a las grandes ciudades de Asia Oriental… no sé si comparable a Tokio pero sí a Hong Kong o Singapur, por poner otras dos.

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Uy nene, como jode que mencione a Japón.
    Shanghai, Hong Kong y Singapur: Las 3 de gobierno autoritario y con poca libertad de expresión. Las tres tuvieron la presencia británica.
    Me parece más cosmopolita/globalizada y eficiente Singapur, pero igual está detrás de ciudades como Tokyo ó Seoul. Singapur es una ciudad muy aburrida (a pesar de Geylang y los excelentes patios de comidas), en eso gana Shanghai y Hong Kong.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Hombre, tanto como joder… pero sí cansa un poco, sí 😀

    Pero bueno, para un comentarista que tengo últimamente na más, mejor no me quejo…

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    OK, ok, de ahora en adelante solo hablaré de Burkina Faso.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡te tomo la palabra! Hicieron un gran papel en la reciente Copa de África.

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.