No querías ejes… dos tazas

Como mi anterior post ha registrado un gran número de comentarios, he decidido continuar hablando de los grandes ejes de la ciudad de Pekín. Ayer mencioné el eje este-oeste, así que hoy me decantaré por el norte-sur, pintado de rosa en el siguiente mapa.

A diferencia del eje horizontal mencionado ayer, el vertical no es una calle. Es simplemente una línea imaginaria, que a veces coincide con avenidas, otras con callejuelas, en ocasiones con plazas y en algún que otro momento atraviesa de parte a parte una vivienda o un kiosko de periódicos.

Sin embargo, simbólicamente, el eje vertical es mucho más importante que el este-oeste. Obedeciendo a misteriosas leyes de la geomancia china y el feng-shui (filosofías de las que sé un gran número de cosas), los grandes arquitectos chinos en la historia, la de antes y la de ahora, decidieron que esa línea era una especie de alma de la ciudad, y por tanto en ella debía concentrarse todo lo importante, o casi todo.

Por tanto, nos encontramos con que en esa línea imaginaria se concentran varias de las cosas más estratégicas de la ciudad, a saber:

– La plaza de Tiananmen (y en el centro de ella, el cadáver de Mao Zedong).
– La Ciudad Prohibida, palacio imperial.
– Las torres del Tambor y de la Campana, de gran importancia antiguamente porque marcaban las horas, eran los Big Ben de Pekín.
– Y, como no, la zona olímpica, pues el eje pasa justo entre el Nido y el Cubo.

Gentileza del señor Guguelmaps.

Además, la línea recorre la calle comercial más concurrida en la época imperial, la avenida de Qianmen, justo al sur de Tiananmen. Esta calle es una de las más tradicionales de la ciudad, y es bueno mencionarla porque tras más de un año cerrada por obras ha sido restaurada, reabierta, peatonalizada y redescubierta. Con el comienzo de los JJOO se inauguró su nuevo aspecto, pero yo hasta esta semana no la había podido ver:

Al fondo, la puerta de Qianmen, extremo sur de la plaza de Tiananmen.

La verdad es que la calle ha ganado muchísimo, ha recuperado el sabor de antaño y además creo que ha sido muy bien restaurada, cosa que desgraciadamente no siempre pasa con este tipo de proyectos en las ciudades chinas. Lo mejor, para mi gusto, es que cada edificio es diferente al de al lado, no se ha tratado de hacer, como otras veces, una sucesión de pabellones chinos totalmente iguales unos a otros. El aire que tiene, con ladrillos grises y algún detalle europeo, es del Pekín de principios del siglo XX. Aunque he de decir que la calle sólo la he visto de noche, y que me dicen que de día pierde algo de lustre.

También hay que señalar que la gran obra de restauración no se ha hecho a gusto de todos, pues mucha gente que vivía allí ha perdido sus hogares y no les han dado las indemnizaciones que querían. El tema es delicado, hasta hubo hace unos días una protesta en la calle por este tema.

La calle tiene mucha historia, pues desde hace más de 500 años es una de las principales vías comerciales de la ciudad. Hubo un tiempo en que los chinos sólo podían llegar hasta allí y no podían subir más al norte, donde estaba el recinto palaciego de los emperadores.

Foto Polaroid de la calle Qianmen hace unos siglos.

En consecuencia, allí y en las calles aledañas se acumulaban los restaurantes, las tiendas, y los burdeles. De aquellos tiempos queda todavía el restaurante de pato laqueado Quanjude, de más de 300 años, donde llevan a comer a Bush o a Putin cuando vienen de visita oficial. Y me callo ya, que parezco una guía turística.

1 Comment

  1. Enviado por Lego y Pulgón
    (Contacto Página)
    Varias observaciones profundas y muy relacionadas con el tema de discusión:
    1. Que inquietante el señor que le está sacando una foto al fotógrafo que saca la foto de la calle (bueno, avenida…ya se me ha vuelto a olvidar el nombre de la avenida; voy a mirarlo)Quianmen. ¿Leerá su blog? ¿Publicará en algún sitio su imagen cámara en ojo? ¿O la foto no es suya (hecha por usted, qué resbaladizo es el trato de respeto)?

    2. Al ver la longitud de las calles (aunque cambien de nombre, eso a los pies hinchados no les interesa), me consuela observar que Pekin, al menos, es llano. En cualquier caso, me llevaré sales y un barreño para poner los pies en remojo al final de la jornada. ¿Un barreño hay que facturarlo o es inofensivo equipaje de mano?

    3. Se está usted malacostumbrando a los veintipico comentarios. Cuando no decimos nada es que tenemos la boca abierta de asombro y estamos tomando notas. ¿Qué creía?

    ~~~
    Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    Qué observador L&P; quizás Chinochano salga en el blog de alguien que habla sobre Qianmen (por cierto, debe de estar bien bonita, peatonalizada).

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Tu sigue, que es eso que pareces un guia turñistico ………. ¡pues claro que si!
    nos haces ver Pekin desde todos los puntos de vista.

    Dos propuestas:

    1ª Planteate seriamente hacer una guia turistica de Pekin, te sugiero que hagas algo asi como las de Joaquin Merino de hace unos cuantos años y que se llamaban «LONDRES PARA TURISTAS RICOS» y «LONDRES PARA TURISTAS POBRES»

    2ª Otro libro que esperamos es tu versión de «EL ESPAÑOL Y LOS SIETE PECADOS CAPITALES» pero en versión china, es decir «EL CHINO Y LOS SIETE PECADOS CAPITALES»

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, creo que va a hacer falta aclarar que la foto no es mía, la encontré en Baidu (el Google chino) y espero que a nadie le moleste, como ya pongo abajo del todo, si alguien ve fotos suyas que no quiere que aparezcan aquí las quito.

    Sobre lo de escribir libros, pues puede ser en el futuro, si alguna editorial quiere, pero de momento no me han llamado los de Planeta así que no creo que haya posibilidades. Además, hay poco tiempo libre, y me siento por ahora más cómodo escribiendo cosas cortas y diarias, me he acostumbrado a este ritmo.

    ~~~
    Enviado por TheChinaClipper
    (Contacto Página)
    Cuantisimos sitios de perdición había en esa calle, recuerdo yo que después de salir de la escuela confusionista, nos subiamos yo y un profesor mio al burrotaxi y me llevaba a ver a esas mujeres ligeras de ropa que bailaban al son del güinamp en un sitio al que llamaban el Propa, pero que yo se de buena tinta que era la boca del mismo cielo o infierno, depende de cada uno. Por cierto, si la memoria caché no me falla los jueves había concentración especial de malandrines y viciosillos de universidad, que las había muchas y buenas; que tiempos. Hasta que llegaron los Ouyunhui y lo estropearon todo, pero me ha llegado un pergamino que dice que la puerta vuelve a estar abierta, allí me encontrareis amigos míos. Jiiiiijijijijii

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues sí, lo único que le falta a Qianmen es un Propa como el de Wudaokou, aunque seguro que en los callejones de detrás hay sitios mucho peores…

    ~~~
    Enviado por Alberto SG
    (Contacto Página)
    Se agradecen mucho estas crónicas y curiosidades de Pekín, especialmente para uno que se acaba de mudar a la ciudad, desde Shanghai. Por comparar (o por decir algo), tengo la impresión de que Pekín es más caótica, se tarda más en llegar a los sitios. Comparte con Shanghai lo que tienen todas las ciudades chinas, que salvo lo puramente histórico, o novísimo, el resto (80%?) es como para salir corriendo de feo. Algún día haré una excursión a la calle Qianmen, pero antes voy a navegar por este blog, seguro que encuentro rincones interesantes.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, lo de que el 80 por ciento es feo no sólo le pasa a las ciudades chinas, también a muchas europeas o americanas. Sólo que en España, por ejemplo, lo feo es más ordenado que en China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.