No vayas, Pelosi

Hoy, un mensaje corto pero urgente:

Con una Europa partida en dos, una inflación galopante y una crisis energética y alimentaria global que ya ha tumbado gobiernos y tumbará más, no se me ocurre un peor momento para que la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense y «número tres» de la Administración norteamericana, la veteranísima (y antichinísima) Nancy Pelosi, visite la isla de Taiwán.

Reunión de Pelosi con el entonces presidente chino, Hu Jintao, en Pekín, durante el año 2009.

El viaje no está confirmado, pero el hecho de que la agenda de la speaker por Asia sea de momento un secreto no augura nada bueno.

Pelosi, junto a otros dos congresistas, despliega de estranjis una pancarta de homenaje a las víctimas de Tiananmen, en una visita en 1991, dos años después de la matanza.

EEUU puede se todo lo amigo de la democracia taiwanesa que quiera, su relación con la isla es histórica y comprensible, pero sinceramente, esto es echar fuego a un planeta ya envuelto en gasolina.

Pelosi inaugura una estatua de homenaje al «Hombre del Tanque» en Washington, en el año 2019.

2 Comentarios

  1. Está claro que fue un error decir que haría esa parada, pero ahora que lo ha dicho tiene q ir .
    Ahora ya sería un error no ir – por que implicaría que china dicta lo que un representante americano puede o no hacer . Especialmente cuando por décadas los representantes occidentales han hecho todo lo que china ha querido . Es decir , que incentivos estamos creando si Pelosi decide no ir – significaría que Xi tiene carta blanca para hacer lo que quiera con Taiwán = invasion de Taiwan en menos de 2 años. A si que , vaya o no vaya a Taiwán – esto creará problemas en el corto plazo – pero en mi humilde opinión , los riesgos son menores si ella aterriza – ya que enseñaría a china que US es firme con taiwan. Pero vamos que de cualquier forma dependemos de la voluntad de muy pocas personas – lo que hace todo muy arriesgado

    • Bueno pues al final sí ha ido, se ha montado la que se esperaba, y confío en que las aguas regresen a su cauce, torrencial pero cauce al fin y al cabo, en pocos días. Sinceramente, Pelosi y Biden han quedado como dos temerarios a los que su avanzada edad les impide comprender que han estado a punto de liarla pardísima. Su actitud negligente y tan poco contemporizadora es preocupante. Tenemos un loco en Moscú, sí, pero en Washington hay dos más que no le van muy a la zaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.