Nuevos vertidos a la luz del crepúsculo

Se ha puesto de moda, desgraciadamente, lo de los vertidos tóxicos en China, y esta vez hay uno en el sur del país, en Cantón. Cadmio, por lo que dicen. No es que ahora vaya a haber más, sino que se va a informar más a menudo de ellos, después del escandalazo que hubo con el de Harbin. Se va a convertir, qué triste, en una sección diaria de la prensa, igual que los accidentes mineros o los casos de corrupción (espero equivocarme).

Bueno, pero lo que quería decir es que vuelven los vertidos, y con ellos vuelven las fotos de la prensa extranjera a la luz del crepúsculo, para que el agua salga de colores raros y parezca así más «contaminada». ¿Es necesario manipular así? ¿Qué pasa, que los fotógrafos de vertidos son unos románticos, o que van de listos? Por favor, vale ya, que si engañamos, damos la razón al que criticamos, aunque no la tenga.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.