Olimpia sigue en Oriente

Dadas las tristes circunstancias en que se celebran los JJOO de Tokio 2020, sin público por culpa de la pandemia, creo que hay que promocionarlos todo lo que se pueda para que la gente los vea por la tele. Yo pondré mi granito de arena recordando la ceremonia inaugural, que acabo de ver para ver si volvía a sentir las mismas emociones que con la de Pekín 2008.

Las gradas vacías enrarecieron algo una fiesta que huyó de la espectacularidad típica de estos eventos, quizá porque por eso de la falta de público van a ser unos Juegos difíciles en lo financiero y los nipones deben estar pensando ya más en pasar el mal trago organizativo cuanto antes que en hacer historia con un gran fasto. La verdad es que lo siento mucho por ellos, qué mala suerte han tenido.

Sin embargo, hubo dos cosas muy espectaculares para mi gusto: la primera fueron los drones que en el cielo formaron la bola del mundo, se ha llegado a una perfección en este nuevo arte que me alucina. Son los fuegos artificiales del siglo XXI.

Con todo, lo que más me gustó de la ceremonia, con mucha diferencia del resto, fue el momento homenaje de Japón a los pictogramas olímpicos. No lo sabía, pero los primeros logotipos para representar cada practica deportiva se inventaron en Tokio 1964 (con lo fan que soy de los logotipos, esto me lo apunto).

Recordando este hito, en la ceremonia de inauguración de Tokio 2020 varios actores disfrazados reprodujeron uno a uno los 50 pictogramas de la actual olimpiada. Fue graciosísimo, de lo mejor que he visto en mucho tiempo.

Si no lo visteis, ponedlo en el siguiente vídeo (aunque me da que es el típico vídeo que en pocos días quedará borrado de YouTube por problemas de derechos):

Además de ser lo más gracioso y original de la ceremonia, en mi opinión fue lo más japonés, y es que me decepcionó un poco lo «internacional» que quiso ser la apertura, con muy poca cultura autóctona. Con lo que han dado los nipones a la cultura contemporánea, eché de menos menciones al manga, el anime, los videojuegos u otras monumentales aportaciones de esas islas a nuestro mundo actual. Encima, antes que todo eso recordaron a la antipática de Yoko Ono, cantando el «Imagine» que supuestamente compuso junto a John Lennon… en fin.

El homenaje a los pictogramas fue también un homenaje al gran arte que los japoneses tienen a la hora de hacer cosas con cierto toque infantil y a la vez encantador, ese concepto que ellos llaman «kawaii» encarnado por ejemplo por Hello Kitty. Y a mí me recordó a uno de los vídeos más famosos de la prehistoria de YouTube, el «Matrix Ping Pong», que seguro que enlacé en algún antiguo post, cuando hace unos 15 años era mundialmente famoso.

La ceremonia de inauguración del pasado viernes da paso a los primeros Juegos asiáticos desde los de Pekín, y recordemos que estamos en un periodo olímpico especialmente oriental, ya que los últimos Juegos de Invierno y los próximos (Pyeongchang 2018 y Pekín 2022) también van a ser en la zona. A ver si al deporte español la capital japonesa le da tan buenos resultados como la china, que le valió 19 medallas (el tercer mejor registro de una delegación española en unos Juegos).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.