Otro himno que no se oye

A veces es sorprendente el gran parecido entre la política de lugares tan lejanos como España y China. Si hace escasos días fue noticia el hecho de que aficionados del Barcelona y del Athletic de Bilbao silbaran con fuerza el himno nacional español, aquí hemos tenido también controversia (menor, pero controversia al fin y al cabo) debido a que fans hongkoneses silbaron el himno chino durante un partido entre la selección de Hong Kong y la de Bhután. ¿Será por todo esto que tanto en España como en China haya gente que esté llamando a crear estados federales?

Pongamos un poco en contexto la situación: gracias al principio «un país, dos sistemas», Hong Kong tiene selección nacional propia que compite en torneos de la FIFA, al mismo nivel que las de Escocia, Gales o Gibraltar (y mayor nivel que las de Cataluña o País Vasco, que sólo pueden disputar amistosos). Sin embargo, Hong Kong, que tiene bandera propia, no tiene himno nacional, y el que se escucha en los partidos de su selección es el de China, la llamada «Marcha de los Voluntarios». Todo un poco complicado, pero bien explicadito no deberían quedar dudas.

Los aullidos contra el himno chino (los aficionados hongkoneses, al parecer, no saben silbar, y en lugar de ello abuchearon) se enmarcan, como no podía ser de otra manera, en el momento de conflicto social entre China y Hong Kong por diversos temas (políticos, económicos, sociales) y que cristalizó el pasado año en la famosa Revolución de los Paraguas. Además, esta semana el parlamento hongkonés (no elegido democráticamente) votará una polémica ley electoral que fue la excusa contra la que nació aquel movimiento revolucionario del pasado año, por lo que es posible que esta semana vuelva a haber follones.

Pero volviendo al fútbol, la más importante de las cosas poco importantes, el conflicto entre China y Hong Kong podría recrudecerse por el hecho de que ambas selecciones están en el mismo grupo de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, y en otoño competirán entre ellas. China y Hong Kong, que en principio no tienen problemas para jugar juntas en torneos oficiales (ya lo han hecho otras veces) medirán fuerzas el 3 de septiembre en campo chino y poco después, el 17 de noviembre, en tierras hongkonesas. Si ya en un Hong Kong-Bhután hubo polémica, la que puede saltar en esos encuentros puede ser antológica. Para añadir aún más morbo, el 3 de septiembre es una fecha muy simbólica para los chinos, que conmemorarán entonces 70 años de su victoria ante Japón con, entre otras cosas, un gran desfile militar en Pekín.

No está ayudando mucho a calmar los ánimos el cartel que anuncia esos cruces, de lenguaje algo políticamente incorrecto: dice algo así como «no hay que subestimar al rival,  que tiene jugadores de piel negra, amarilla y blanca».

La tensión apunta alto, aunque es de desear que no ocurran cosas como en los míticos altercados de Pekín en 1985, cuando Hong Kong, entonces aún británica, tuvo la «desfachatez» de ganar a China en su propio feudo, en el Estadio de los Trabajadores de Pekín, por 1-2, lo que alejó a los chinos de toda posibilidad de jugar el Mundial de México 86. Aquella derrota, bastante humillante por el siempre escaso nivel de Hong Kong (es como si a España le ganara Andorra, o Gibraltar) desató entonces enormes incidentes en las calles próximas al estadio, donde se volcaron y destrozaron varios vehículos y hubo varios heridos y detenidos (aunque ningún fallecido, que yo haya visto en las hemerotecas). La prensa de entonces los llamó las peores revueltas de la ciudad desde las que había habido en 1976 tras la muerte de Zhou Enlai. Y fue exactamente 10 días antes de la matanza de Heysel, en la final de la Copa de Europa…

(No estoy seguro de que la imagen pertenezca a aquellos incidentes, me parece de excesiva calidad para ser de hace 30 años, pero buscando en Baidu es lo que me salió).


Es de esperar que no se repita la violencia ahora, exactamente 30 años después, pero también es cierto que no es el mejor momento para que dos entidades con una relación tan peculiar como China y Hong Kong se midan en el césped.

1 Comment

  1. Enviado por LQYTD
    (Contacto Página)
    Es que Hong Kong NO puede tener himno nacional al no ser una nación. No sé porqué no nos entra en la cabeza a los occidentales que es una parte «anómala» de China por la colonización británica. Tendemos a decir, tiene un idioma diferente. Un idioma que en la China continental (nombre tampoco exactamente adecuado pero es el que hay) se habla más que en la propia Hong Kong, lógicamente.

    En fin. Ya lo decían, perversión del lenguaje.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Cierto es, aunque hay entidades subnacionales con sus propios himnos (las comunidades autónomas españolas, por ejemplo), de la misma forma que hay banderas subnacionales (y Hong Kong tiene una). En China lo de dar símbolos a sus divisiones administrativas no gusta mucho, salvo las concesiones a Macao y Hong Kong.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.