Para los amantes del círculo polar

La ciudad de Harbin, que el pasado noviembre saltó a la prensa internacional debido a un vertido de benceno que la dejó sin agua durante cinco días, inició hace unos días su Festival del Hielo, en el que se hacen gigantescas estatuas y monumentos de ese material o bien de nieve.

Todos los años el Gobierno de esa ciudad invita a los periodistas extranjeros acreditados en China a que conozcan ese lugar, en el extremo norte del país y famoso por el frío polar que sopla por allí. Este año, parece que se han apuntado muchos más a la invitación que en otras ocasiones. Sobre todo, por el morbo tonto de ver si se iba a usar hielo contaminado o no de benceno en las estatuas.

A mí Harbin me gusta mucho, he estado un par de veces en el festival, y aunque tenga un toquecillo hortera, es algo que hay que ir a ver alguna vez en la vida, toda una experiencia extrasensorial. Los harbineses me trataron muy bien: son gente un poco ruda, pero buenas personas. Para mí son un equivalente a los vascos-navarros-aragoneses: chicarrones del norte. En mi simpatía por esa ciudad, influye también el hecho de que en un sorteo que se celebró allí me tocó un reproductor de DVD. Pero tampoco es una influencia total, porque el DVD era un poco malillo y me duró menos de un año.

Debido a mi simpatía hacia esa ciudad, me ha cabreado mucho leer una reciente noticia de agencias que dice que Harbin es una ciudad «inhóspita» y tiene poco que ofrecer aparte del festival del hielo. El que la ha escrito, probablemente, ha pillado una pulmonía en sus calles, se ha llevado una mala imagen y la quiere propagar al mundo. No me parece justo, así que, si se me permite, voy a salir en defensa de esa ciudad.

Harbin, aparte de sus 40 bajo cero de mínima en invierno, no tiene nada de inhóspito, es una ciudad muy agradable. Tiene uno de los cascos antiguos mejor conservados de China, y eso, en un país que ha destrozado tanta historia, es un lujo, créanme. Un casco antiguo extraño y diferente al resto, porque es más ruso que chino. Harbin fue colonia rusa a principios del siglo XX, y el sabor de esa época se conserva muy bien en muchas de esas calles céntricas, las iglesias ortodoxas, los bares que sirven «kvas» y sopa «borsch», los rusos que cruzan la frontera para pasear por allí, los carteles en cirílico, las casas pintadas de colores… Una interesante mezcla de China y Rusia, mucho mejor que la del «barrio ruso» de Pekín. Hombre, que nadie espere una réplica de San Petersburgo, pero es realmente un lugar pintoresco.

Si se va a Harbin en invierno se puede ir a esquiar, ver los tigres siberianos en el zoo, deslizarse por una copia en hielo de la Muralla China, patinar en el río, dar un paseo congelador por las calles que están a 40 bajo cero y meterse en un agradable bar a calentarse, tomar una cerveza en un bar con paredes de hielo, mostrador de hielo y jarras de hielo…

En verano hay conciertos de música, la temperatura es mucho más agradable que en el resto del país, se puede ir de «trekking» por los alrededores, también se pueden ver los tigres… (no conozco tantas opciones porque las dos veces que he estado son en invierno).

Además, Harbin tiene las mejores salchichas de toda China. En el resto del país suelen hacerlas dulces, lo cual, para el paladar occidental, es algo inconcebible. En Harbin, uno puede saborear esos deliciosos embutidos, con ese toque tan occidental, acompañados por una «Harbin Beer». Y de postre un helado, porque es costumbre tomarse un helado mientras se pasea por la calle, a 30-40 bajo cero.

En resumen, que eso de que Harbin no tiene nada que ofrecer es mentira, y lo de que es inhóspito, menos. Y ya vale de dar la imagen de que es un escenario posnuclear, porque los harbineses tienen muy mal genio y se pueden enfadar.

1 Comment

  1. Enviado por Daniel
    (Contacto Página)
    Pues eso, que vengáis todos a Harbin, la que se ha convertido en mi segunda casa. Y tú la próxima vez que vengas no se te olvide avisarme!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Vale, seguro que vuelvo que me trataron muy bien. Pero a ver si pruebo Harbin en verano, que el invernal ya lo tengo muy visto…

    ~~~

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.