Parece que fue ayer
(de hecho, fue ayer)

Tal día como ayer pero de 2001 llegué a China, así que anoche celebré en un restaurante de Pekín con viejos y nuevos amigos mi octavo chinaversario. Comí pato laqueado, por supuesto, y recordé entonces que cuando hace ocho años supe que iría a trabajar a China, llevé precisamente a mis amigos a comer pato laqueado a un restaurante de Madrid, para celebrarlo.

No es que llevar la cuenta de mi estadía china me obsesione especialmente, pero como la fecha me es bastante fácil de recordar -dos días antes de llegar a Pekín fueron los atentados de las Torres Gemelas- pues siempre me acuerdo. Además, es esencial saber el tiempo que uno lleva en Pekín porque todo el mundo, chinos y extranjeros, te lo pregunta constantemente.

Ocho años -la mitad de ellos bloguenado, que ya son ganas- es un guarismo que para los chinos, dicho sea de paso, significa prosperidad, así que voy a jugarme todos mis ahorros a la quiniela a ver qué pasa. El nueve es símbolo de longevidad e incluso de eternidad, ojo que como llegue a los nueve años igual no salgo de aquí…

En fin, numerologías rappelianas aparte, el llevar ya ocho años en Pekín me permite ya hasta contar batallitas, decir «pues en mis tiempos, Pekín era así» (o asá). Hombre, tampoco se puede afirmar tajantemente que en 2001 Pekín fuera radicalmente diferente a la ciudad que es hoy, pero sí que se pueden detectar numerosos cambios, echando la vista atrás.

Por ello, especialmente dedicada a los recién llegados a Pekín, y para celebrar mi octavo aniversario, va esta lista de cuandollegués:

– Cuando llegué, los taxis eran rojos y los había de dos precios, los caros (1,60 yuanes por kilómetro) y los baratos (1,20 yuanes). (Hoy son de dos colores, uno obligatoriamente amarillo, y valen todos 2 yuanes por km).

– Cuando llegué, los extranjeros sólo podíamos vivir en zonas especialmente designadas para nosotros, como el Hotel de la Amistad, donde vivía yo. Pero ya podíamos usar yuanes para comprar (en los 90 los extranjeros usaban una moneda especial para ellos).

– Cuando llegué, casi no había edificios con fachadas acristaladas, ni rascacielos. En Guomao, que hoy parece Manhattan, sólo estaban las dos torres negras que dan nombre a la zona.

– Cuando llegué, había dos líneas de metro (hoy hay seis o siete). Y era más caro que ahora.

– Cuando llegué -PUBLICIDAD-PUBLICIDAD-PUBLICIDAD- el único medio de comunicación en español que trabajaba en Pekín era la Agencia Efe.

– Cuando llegué, había un barrio de uigures en la zona donde están ahora las tres jorobas, e incluso podías ver a éstos hacer la matanza de los corderos en plena calle.

– Cuando llegué, apenas había españoles viviendo en Pekín, o por lo menos me costó mucho tiempo encontrarlos.

– Cuando llegué, la ciudad se acababa de enterar de que iba a organizar unos Juegos Olímpicos, por lo que aún no se sabía cómo iban a ser los estadios.

– Cuando llegué, la gente escupía por la calle haciendo mucho ruido (bueno, ahora sigue habiendo esto, pero os garantizo que es un 5 por ciento de lo que había entonces).

– Cuando llegué, muchos autobuses tenían el suelo de madera. Hacer cola para entrar en ellos era considerado un gesto de mala educación, lo correcto era entrar a empujones.

– Cuando llegué, no había apenas artistas underground (ahora en las afueras -798 y demás- das una patada y saltan 30).

– Cuando llegué, las mujeres llevaban los pies diminutos, los hombres llevaban coleta y te podías pasear en rickshaw tirados por coolies descalzos (ésta es broma, ¡que llegué en 2001, no en 1901!).

Supongo que muchos podrían hacer una lista similar de su propia ciudad, pues ocho años dan para mucho, pero bueno, como la prensa siempre dice que China cambia tan rápido, la he incluido para que juzguéis si es así o no.

Yo, sinceramente, creo que Pekín no ha revolucionado su aspecto pero sí lo ha mejorado, ahora es más amable y vivible, aunque todavía no alcanza los niveles de habitabilidad de muchas otras ciudades que conozco. Tiene más árboles y más zonas «bohemias» para los jóvenes, y creo que en este tiempo -y aquí igual me dejo llevar por la pasión- ha conseguido arrebatar a Shanghai el trono de «ciudad preferida por los extranjeros». Veremos cómo está la cosa en el 2017.

1 Comment

  1. Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    Ya veo que has escrito una larga lista, 8 años dan mucho de si , te podría yo también hacer esa larga lista , pero no sabría expresarme también como tu , China cambia a pasos agigantados .
    Bueno suerte con la lotería seguro que te toca .

    ~~~
    Enviado por Marta
    (Contacto Página)
    pues felicidades y ocho tirones de oreja! 🙂
    si me parece que pekín ha cambiado mucho desde que yo llegué en 2006, en 2001 debía estar irreconocible esto, jejeje.

    ~~~
    Enviado por karlos
    (Contacto Página)
    Pekin me parecio fascinante, pero shangai me engancho mas, aunque lo realmente importante son los 8 años, felicidades.

    ~~~
    Enviado por Tierrademayo
    (Contacto Página)
    Yo tengo sentimientos confrontados entre Pekín y Shanghai. La primera siempre ha sido santo de mi devoción y la segunda todo lo contrario.

    Shanghai encanta (generalizo, con perdón) a los extranjeros por su aire cosmopolita, sus altos rascacielos y su larga lista de influencias occidentales, por lo que hoy por hoy es más casi más fácil toparse antes con un extranjero que con una bicicleta.

    Aunque la verdad, para bonitas bonitas, Hangzhou es una verdadera joya.

    ~~~
    Enviado por Gorki
    (Contacto Página)
    Según mi particular encuesta, entre los extranjeros gana Shanghai a Pekin de largo, pero es una apreciacion desde Madrid y tu estás ahí.
    En cualquier caso felicidades en tu octavo aniversario

    ~~~
    Enviado por An
    (Contacto Página)
    Fantastica evolución, espero que no conlleve la desaparición de su acervo cultural. Me llama la atención esto:
    – Cuando llegué, muchos autobuses tenían el suelo de madera. Hacer cola para entrar en ellos era considerado un gesto de mala educación, lo correcto era entrar a empujones.
    No veo mucha diferencia con lo que pasa aquí si no fuese por los pisos de madera XD Saúdos e apertas

    ~~~
    Enviado por Sak
    (Contacto Página)
    Feliz octavo chinaversario, con un par de añitos más harías la década en China. No queda mucho, si te quedas, claro.

    He estado dos veces en Pekín y es imponente, y del pato no digo nada porqué se me hace la boca agua.
    Pero en cuanto a cual gusta más, Pekín o Shanghái, creo qué son complementarias y me sería muy difícil decantarme por una, aunque bien es verdad qué he estado más veces en Shanghái, más por una cuestión de proximidad que por otra cosa.

    ~~~
    Enviado por Haime
    (Contacto Página)
    Tenías que sacar el flame BJ Vs SH, no? 🙂

    Pues aquí un shanghainista de corazón. Donde vamos a parar!
    BJ sigue siendo la burocracia, la politica, el hablar con la boca llena de ahrr ahrrr, nihaoahhr 😛
    Ahora le habeis pegado un lavado de cara con las olimpiadas y si es cierto que la escena perro flautistica-arte underground ha crecido exponencialmente.
    Pero aquí abajo seguimos siendo el paradigma de la cosmopoli, cosmipoli… idad pues eso!
    Que aquí escupimos un 10% menos que en BJ y el 40% de las mujeres ya no se ponen los calcetines transparentes con los zapatos de tacón. Supera eso!

    felicidades por esos 8 añacos y los que te quedan!

    ~~~
    Enviado por Marfil
    (Contacto Página)
    Feliz chinoaniversario! 🙂

    Además como lector te agradezco tu encomiable labor en actualizar este blog durante 4 años, para muchos de los que no hemos viajado a China, es realmente una de las mejores fuentes para enterarnos de muchas cosas sobre su cultura y vida diaria.

    De casualidad por estos días me gusta leer de los primeros artículos del blog. 😉

    ~~~
    Enviado por Pablo
    (Contacto Página)
    Como suelen preguntar en un programa que ponen en algunas teles autonómicas («madrileños por el mundo», «andaluces por el mundo»…) y en tve («españoles por el mundo»):

    «¿y planeas volver a España?».

    (A todo esto, no sé si han hecho un programa sobre Pekín, al menos yo no lo he visto). Felicidades por los 8 años!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sobre el tema Pekín vs Shanghai no voy a añadir más, esto es como ser merengue o blaugrana, es difícil ponerse de acuerdo.

    Pablo: para responder a esa pregunta, que me han hecho numerosas veces el pasado mes (cuando estaba en España de vacaciones) te remito al post que escribí al regresar de allí. No es un sí o un no rotundo, pero es lo más que puedo decir…

    http://chinochano.zoomblog.com/archivo/2009/08/17/mi-no-entender.html

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Y sí, se ha hecho ya un Españoles por el Mundo de Pekín, y un Callejeros Viajeros de Pekín, que se emitió la semana pasada. Yo participé, como muchos ya saben, en Aragoneses por el Mundo, un clásico.

    ~~~
    Enviado por nobleza baturra
    (Contacto Página)
    Me alegro de haber compartido los primeros minutos de tu aniversario desde una terraza muy pequinesa.
    Te has olvidado hablar de tus logros con el ping pong. Si es que la modestia al final va acabar contigo 😉

    Enhorabuena y un abrazo!!

    Pd1: Cuando vayas a dar una patada de esas por el 798, avisa.
    Pd2: Porque tú también, todo el santo día metido en Oklahoma…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Se ha contado, se ha contado, aunque ya hace tiempo…

    http://chinochano.zoomblog.com/archivo/2006/11/16/peloticas.html

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ah, ya te avisaré de exposiciones, que tengo contactos con la farándula.

    ~~~
    Enviado por José Luis
    (Contacto Página)
    Debe ser fascinante observar de cerca esa evolución.
    Ocho años en Pekín en esta época que vivimos es mucho tiempo.
    Yo he estado en China dos veces, en marzo de 2000 y en Junio de 2002. Entre esas dos fechas pude observar cambios, así que me puedo figurar la evolución en ¡ocho! Gracias a los que desde China contáis de los numerosos cambios se han producido en estos años, os lo agradezco (… y os envidio por estar ahí)
    Saludos y feliz aniversario.

    ~~~
    Enviado por chaojijushi
    (Contacto Página)
    Aragoneses por el mundo. Ya hasta hay un vascos por el mundo, llamado mondo difficile, estuvieron en Shanghai.

    Había leído algo como que en Pekín se cogería el taxi hasta la vuelta de la esquina, por lo baratos que eran, pero no pensé que tanto.

    ~~~
    Enviado por ktana
    (Contacto Página)
    Shaaaa ….como decimos aca en Chile cuando nos reimos de algo divertido, imitando a la gente de bajo estrato ….(en todo caso mucho mas divertidos que los otros)
    Me encantò tu blog, describes todo muy bien ,Chino Chano, que uno imagina todo lo que te pasò, eres dinamico, vital , soñador

    Supongo que aun te faltara mucho que escribier,
    Gracias por compartir
    besos

    ~~~
    Enviado por Lego y Pulgón
    (Contacto Página)
    Me llama la atención que los extranjeros tuvieran su porpia moneda en los 90. Eso sí que ha cambiado, entonces (no por poder usar yuanes, obvio). No estuve en Pekin, sino en Nanchang y Shanghai. Y nos sentimos extraordinariamente bien acogidos, me pareció que los chinos no tienen ninguna timidez ni grandes prejuicios respecto a los extranjeros, sino una enorme curiosidad y ganas de agradar. Eso sí: en el tema empujones y alergia a las colas no ha habido grandes cambios en ocho años, por lo que veo.
    ¡Feliz aniversario!

    ~~~
    Enviado por Irene Tong
    (Contacto Página)
    Debe ser increible ser testigo directo de todos esos cambios en tan poco (relativamente poco,ya se sabe como son las medidas de todo en un pais como China)de tiempo… 😉
    ¡Feliz aniversario! (y, ¿que haya muchos más?)
    Saludos pequineses

    ~~~
    Enviado por Cristian
    (Contacto Página)
    Querido ChCh,
    ¡este post y el de los triciclos son excelentes! Enhorabuena. Siempre te digo lo mismo: tus posts sociales me ayudan a entender más de China. En cambio, los posts políticos no creo que sirvan de mucho porque acaban en gritos y comentarios poco elbaorados y se dicen cosas muy difusas, demasiado complejas. En cambio, cuando relatas lo que ves en primera persona, es una delicia.
    Hasta pronto,
    el Iceberg.
    http:teoriadeliceberg.blogspot.com

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Mis posts políticos también son sociales…

    Y crean debates bastante interesantes, en los que la gente suele aportar ideas constructivas sin caer en las descalificaciones. No voy a renunciar a ellos, pero prometo no politizar demasiado el blog, palabra.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    quise decir «sin caer demasiado en las descalificaciones», ya que alguna vez si que se han calentado, pero afortunadamente no es lo normal.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    por otro lado, a veces los posts más inocentemente sociales se me politizan solos. Mencionas el de los triciclos, ¿no viste de qué se acabó hablando en los comentarios? Si es que no hay forma de evitarlo…

    ~~~
    Enviado por joaquin
    (Contacto Página)
    Fui a encontrarme con nuestra hija, tambien hace 8 años, sólo tres días antes que tu, el día antes del 11-s

    Que bueno que ya no escupan todos, es de lo que menos me gusto. Recuerdo salir del hotel y ya oir un sonido gutural que anticipaba un esputo y el lógico miedo al verlos de que al final acabaran acertando en tu cuerpo

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Es ciertamente una de las cosas que menos aguanta un extranjero de China, pero es bastante probable que desaparezca con el tiempo. También en España cuando era pequeño se escupía mucho y ahora casi nada (aunque hay que decir que lo del ruido en España no se estilaba).

    ~~~
    Enviado por Lego y Pulgón
    (Contacto Página)
    ¡Es verdad! Me venía ese pensamiento a la cabeza una y otra vez: algunas de las cosas qe más me irritaron de los chinos estoy segura de que se hacían en españa hace, qué sé yo, treinta años.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues sí, la verdad es que me es difícil recordar mucho de los 80, pero España también ha cambiado mucho… Me viene a la memoria ahora, por ejemplo, que en la ciudad de Huesca había lechería con vacas en pleno casco urbano, y en casa bebíamos la leche de allí e íbamos a buscarla y ver las vacas… Que me parecían gigantescas, las recuerdo como si midieran cinco metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.