Peleas entre grandes

He podido ver en la prensa que estos días en España, Papa aparte, la imagen del momento ha sido la de Mourinho sacándole amablemente una legaña a un técnico del Barcelona, ante la impasible mirada de Borat.

En China, casualidad de la vida, también una pelea deportiva ha dado mucho que hablar esta semana. En este caso fue entre dos equipos de baloncesto, uno estadounidense y uno chino, que jugando un amistoso acabaron bastante enemistados. Como el año pasado en una tangana similar entre la selección china y la de Brasil, hasta hubo sillazos.

La bronca en esta ocasión ha traído bastante cola porque se ha producido entre dos equipos de las dos grandes economías mundiales, así que no ha faltado gente que lo usara como parábola de las relaciones presentes o futuras entre Washington y Pekín. Además, los dos equipos tienen ciertas connotaciones políticas que han ayudado a dar a esta reyerta ese valor simbólico: el equipo norteamericano era el de la Universidad de Georgetown, muy cercana a la Casa Blanca, mientras que los chinos eran los Bayi Rockets, el club del ejército chino. Más mala suerte, imposible.

Para colmo, la pelea se produjo en los mismos días en que visita China el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, con el objetivo expreso de acercar posturas entre Washington y Pekín. De hecho, Biden -esta semana me he enterado de que se pronuncia «baiden»- fue a ver otro amistoso del Georgetown en Pekín, aunque un día entes del que terminó como el rosario de la aurora.

Biden se ha reunido con muchos líderes chinos, ha llevado a cabo muchos actos oficiales, pero quizá lo que más comentarios ha propiciado en China ha sido su decisión de ir a comer a un restaurante muy popular de Pekín, en la zona de Gulou y especializado en la sopa de intestinos de cerdo.

Airon Baiden pide dos Tsingtaos.

Biden, su bella nieta (que sale en la foto anterior) y otros tres comensales declinaron pedir la especialidad de la casa y comieron fideos, pepino y baozi (bollos rellenos) por un total de 79 yuanes, aunque dejaron propina pagando con un billete rojo de 100 (mal hecho, a ver si ahora los restaurantes van a tomar la costumbre de pedir propina…).

La visita de Biden al lugar quería parecer espontánea, como de «se me acaba de ocurrir entrar ahora que paso por allí». Pero de espontáneo nada, mirad que dispositivo policial se colocó en los alrededores del sitio para que Biden y si nieta disfrutaran de los fideos…

En fin, parece claro que con ese gesto, Biden, el Gobierno de EEUU, quería mostrar a China dos cosas: una, que están con el «pueblo chino» de la calle, y dos, que son austeros y no van a despilfarrar, ahora que Washington está endeudado hasta las cejas (con China especialmente, por cierto). Eso me recuerda que la única vez que he ido a ese restaurante fue con un amigo chino especialmente tacaño.

1 Comment

  1. Enviado por Jordi
    (Contacto Página)
    En Singapur una filial del Beijing Guoan participó el año pasado de la liga de fútbol, donde la única cosa que dejaron para el recuerdo fue una espectacular tangana cuando les empataron un partido en los últimos minutos (por cierto, ¡espectacular gol del defensa Afiq Yunos!). A este paso van a tomar fama de malos perdedores, los chinos.

    ~~~
    Enviado por John
    (Contacto Página)
    Pero al final los miembros del equipo chino fueron a disculparse con los del equipo estadounidense al aeropuerto y darles unos regalos, ¿no?. Obligados supongo, claro.

    ~~~
    Enviado por Luis Miguel Ferrer
    (Contacto Página)
    Joder, que hambre…

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    ¿Deportividad con características Chinas?

    ~~~
    Enviado por Lolailo
    (Contacto Página)
    En mi trabajo tengo el servicio de la empresa para la que trabajas y encuentro más información en tu blog que en tus notas, abc, o no eres ese tú? igual estoy equivocada

    ~~~
    Enviado por Encrypted
    (Contacto Página)
    Son muy violentos, está muy claro. A parte de los ya famosas peleas en diferentes deportes como fútbol o basquet, en el día a día también se respira bastante violencia. Tienen tan poca capacidad para dialogar que acaban a puñetazos.
    Como ejemplo, lo que vi ayer. En un hotel esperando el bus y llega un «mianbaoche» (furgoneta pequeña) y se aparca justo en la entrada del hotel. Llega el guardia y le dice amablemente que no se puede aparcar allí. El conductor baja y empieza a insultarle. El guardia, flipando, le vuelve a pedir que mueva el cotxe y al segundo el conductor le da un puñetazo. Entonces empieza la pelea, el guadia va a buscar una barra de hierro y el conductor coge un cono. Y se van dando de hostias unos minutos.
    Encima no es aislado. Podria poner cientos de ejemplos.

    ~~~
    Enviado por encrypted
    (Contacto Página)
    otro ejemplo, juego al fútbol todos los fines de semana. Somos un equipo formado de extranjeros y jugamos contra equipos chinos. A veces amistosos, y muchas competiciones. No pasa casi ningún fin de semana que no acabe en pelea. Y es increíble las estupideces por las que se pelean. Al principio hasta me plantee dejar de ir porque ya no lo disfrutaba. Siempre era acabar a insultos y patadas.

    ~~~
    Enviado por Daniel
    (Contacto Página)
    No estoy muy de acuerdo con lo que dice Encrypted, la verdad. Llevo varios años jugando a fútbol en Pekín contra equipos chinos y la verdad es que cuando se ha producido algún enfrentamiento ha sido casi siempre por culpa de mis compañeros de equipo (españoles).

    Por otro lado, Chinochano, ¿de dónde has sacado esa última foto? No había imaginado que había sido para tanto!!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sobre la presunta violencia de los chinos… No sacaré muchas conclusiones al respecto, la verdad es que este verano, por ejemplo, hay menos peleas en Sanlitun que el año pasado, o por lo menos yo he visto menos.

    Quizá se podría decir al respecto, que los chinos que son violentos, que no son todos, suelen ser bastante macarras, y por nada o casi nada se lían a sillazos (como se vio en los partidos) o rompen una botella y se lían a dar cortes con ella. A un amigo mío mexicano le rompieron la crisma de un botellazo, y un amigo de un amigo está en la cárcel por propinar un corte en el cuello a un conocido suyo también con una Tsingtao rota.

    ~~~
    Enviado por Edgar CM
    (Contacto Página)
    CHCH: Tremendo «safarrancho, bochinche, miche, camorra, pleito, y mucho más», y eso que era una visita diplomática y un juego amistoso, pero en este safarrancho se refleja la situación política y diplomática entre potencias económicas, para mí no es nuevo, creo que los estadounidenses y los rusos en tiempos de la guerra fría, han tenido sus bochinches, tanto en lo político como en lo deportivo.
    Bendiciones:
    Edgar.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    bueno, al final los americanos y los chinos se pidieron perdón mutuamente, así que se queda la cosa en un simple calentón… el deporte es así, muchas hormonas segregadas y sangre caliente.

    ~~~
    Enviado por Edgar CM
    (Contacto Página)
    CHCH: Hormonas y sangre caliente, eso si es cierto, como lo que pasó en un partido de «fútbol» costarricense, que jugadores de la Alajuela y Heredia se armaron un safarrancho, despúes de una falta y que el árbitro expulsó al jugador que tenía que expulsar, al final expulsó a dos más, y tres jugadores quedaron suspendidos casi un campeonato entero, al final se disculparon, pero nada que ver, el daño estaba hecho.
    Bendiciones:
    Edgar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.