Pelotones en los hutones

 

Poco se ha hablado en este blog, pese a sus años de antigüedad, de un asunto tan tópico como son las bicicletas. Ciudades como Pekín ya no son la marea de vehículos de dos ruedas que debieron ser en los años 80 y 90, pero las bicis todavía son un transporte muy utilizado. En Pekín ello se debe, en parte, a los enormes carriles bici que se mantienen, pero también a la ausencia casi total de pendientes y cuestas en toda la capital, pese a lo grande que es y las montañas que la rodean.

En otras ciudades chinas, en cambio, las bicicletas están casi abolidas por la fiebre compradora de coches que le ha dado a los chinos en la última década, y en Shanghái, ciudad de calles estrechas y automóviles rápidos, apenas se las ve. No obstante, cierto auge en los últimos años de las bicis eléctricas (que estuvieron prohibidas unos años en Pekín, pero ya son legales) ha ayudado a cierta recuperación del parque ciclista en la capital y otras ciudades.

Pekín, circa 1990.

Los ciclistas chinos presentan dos diferencias fundamentales con respecto a los -escasos- de España: la primera, que los pasajeros que viajan en la parte de atrás, si los hay, no se sientan como si montaran a caballo, al modo más habitual en España (aunque rara vez se ve a dos en una bici en nuestro país). Lo hacen, en cambio, a la manera Feria de Abril, es decir, sentados de lado, con las dos piernas en el mismo costado.

Otra importante diferencia es la forma en la que mucha gente monta y desmonta de las bicicletas, sobre todo las señoras de cuarenta, cincuenta años (las bicis en China son para todas las edades). Se trata de un sistema muy peculiar, casi definible como «montar la bici en marcha», que si uno intenta sin entrenamiento puede costar una buena leche. No sé si voy a saber explicarlo, pero lo voy a intentar, consiste en lo siguiente (si se es diestro):

– Colocarse de pie al lado de la bici, situada ésta a la izquierda del cuerpo, y tomar el manillar de ésta sin montarse todavía.
– Desde allí, y aún sin montar en la bici, poner el pie derecho sobre el pedal derecho, situado éste en la parte más baja de su giro. El pie izquierdo queda todavía en el suelo, como si fuéramos a la pata coja.
– A continuación, el pie izquierdo aún en el suelo es usado para dar impulso sin necesidad de pedalear (ya que es imposible pedalear en ese momento, con sólo un pie en los pedales).
– Al cabo de unos segundos, cuando la bicicleta tiene ya una velocidad decente, es cuando, en marcha, el ciclista pasa su pierna izquiera sobre la bici, coloca el pie izquierdo en su pedal, y empieza a pedalear con normalidad.

Después de tantos años en China desconozco aún cuál es la ventaja de este sistema… Seguramente, requiere algo menos de fuerza de las rodillas, que con las artritis y tal no siempre responden como debieran, y tal vez por ello se utilice entre personas más mayores, aunque lo de montarse medio en marcha también requiere mayor pericia.

Igual de curioso es que, si son muchas las personas que montan la bici así, en marcha, también son muchas las que se bajan en marcha, más o menos siguiendo le proceso inverso: cuando se quieren parar, en vez de usar el freno, pasan la pierna izquierda por encima del sillín y tocan con ella el suelo a la derecha de la bici, poniendo también de inmediato la pierna derecha en tierra y haciendo una carrerilla para no parar en seco o caerse de morros. Este sistema -que, como el anterior, no es fácil de explicar con palabras, es mejor verlo para entenderlo- aún me intriga más que el de puesta en marcha, porque requiere cierta maña y no parece ahorrar mucho en gasto físico o del vehículo… Bueno sí, ahorra algo en la goma de la zapatilla del freno, pero a cambio gastas más la de las zapatillas del pie.

Me he acordado de todo esto porque el otro día casi choco con mi bici con una señora que iba en el mismo carril que yo (creo que el que iba en dirección contraria era yo) y la señora frenó con este sistema, desmontando en marcha, para evitar el choque, pese a la inminencia del accidente. Cierto es que no pasó nada (y si hubiéramos chocado no nos hubiéramos lastimado, íbamos los dos muy despacio) pero me maravilló que utilicen sistemas tan complicados -para nuestros ojos- aun en caso de emergencia.

Añadiré, por último, que en Pekín se ha instalado en los últimos tiempos, como ha pasado en muchas ciudades españolas, un sistema de alquiler de bicicletas, algo que resulta sorprendente, teniendo en cuenta que en esta ciudad casi todo el mundo tiene bici y no necesita alquilarla. Quizá le sirva a algún turista, aunque no le acabo yo de ver la utilidad.

1 Comment

  1. Enviado por FJ
    (Contacto Página)
    Es curioso el tema.

    Las bicicletas eléctricas, ¿se prohibieron por excesivamente silenciosas o por alguna otra razón? Y ¿por qué dejaron de prohibirse?

    Echo de menos algún vídeo de investigación al respecto «made by ChCh», un maestro del séptimo arte, como ya ha demostrado otras veces. Ya lo dice el refrán: «un vídeo vale más que mil imágenes» (al menos si el vídeo es de más de 40 segundos, jejeje)… 😉

    Un saludo.

    ~~~
    Enviado por Xiaolu
    (Contacto Página)
    ¡Jajaja! Suscribo las peculiaridades de ir e iniciar la marcha frente a los usos peninsulares: aquí (en Cantón) y en Pekín es igual de curioso, vamos todavía no me explico cómo no se caen y, aunque me ha dado ganas de imitar esta forma de subirse a la bici, la verdad, yo no me la juego (con el tiempo y si me falla mi forma ya veremos…)

    Saludos desde el Sur

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Lo que pasa es que al bajarse de ese modo todo lo bueno que suponemos era ese sistema para la rodilla desaparece. Yo creo que es porque en marcha se mantiene mejor el equilibrio.
    Tambien pienso que una razon para las pocas bicis de Shanghai y resto de sur de China y Taiwan es que es mas calido y humedo y si vas en bici llegas empapado de sudor a donde vayas.. y tardas en «enfriarte» y volver a una sudoracion normal, a no ser que te pongas debajo del chorro del aire, y entonces te puede dar una pulmonia; si hubiera duchas en las oficinas… En Taiwan se usa mucho la bici pero como deporte o para hacer excursiones a lo largo de la isla.

    ~~~
    Enviado por Charly
    (Contacto Página)
    La descripción que haces para montar me recuerda una que usábamos de niños, e incluso con una variante, cuando querías salir más rápido, sin poner todavía el pie en el pedal, hacer una pequeña carrera con los dos pies al costado de la bici, y cuando se ha cogido velocidad suficiente dar uno brinco separando las piernas en el aire para quedar montando. Algo parecido a lo que hacen en las exhibiciones de cowboys de bajarse del caballo al galope sin soltar las manos de la silla y al tocar el suelo darse impulso para arriba para montar de nuevo. (espero que se entienda la descripción)

    ~~~
    Enviado por Charly
    (Contacto Página)
    (cont.)
    Pensando en el porqué de este método, he recordado que de niños (años 60s) en el barrio jugábamos todos juntos niños de diferente edades, desde incluso 5 o 6 años hasta los mayores de 13 o 14. Si te dejaban (o cogías) la bici de un chico mayor lo normal era que, aunque sentado en la bici llegases a los pedales, no alcanzabas con los pies al suelo, y la forma de desmontar era dejarse caer hacia un lado y frenar la caída separando el pie de la bici, o el método que has descrito. Y para montar lo mismo, usando ese método o la alternativa de colocarse en el borde de la acera con la bici en la carretera.
    Otro motivo por el que montábamos así, es el obvio, éramos niños e imitábamos a los héroes de las películas del Oeste.

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    La verdad es que cuando estuve en China me dio mucha pena no encontrarme el mar de bicicletas que tenía en mi mente. Primero, por lo pintoresco de la imagen, y segundo por lo molesto del tráfico en coche: contaminación, ruido y atascos.

    Mi teoría es, sin embargo, que la cultura de la bicicleta ha viciado el tráfico en coche. Esto es, para mí que los chinos conducen como si llevaran una bicicleta. Son bruscos, intentan aprovechar cualquier hueco y, sobre todo, utilizan la potente bocina del automóvil como si fuera el musical timbre de una bici.

    Recuerdo que en Jinang la sensación era espantosa. Durante todo el día y toda la noche no pasaban más de 3 segundos sin escuchar un claxon. Contaminación ruidosa que se unía a la insoportable contaminación del aire.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    FJ: pues sí, un vídeo iría bien… pero estoy muy vago últimamente… voy a ver si lo hago estos días, aunque corro el riesgo de pegarme un trompazo.

    Gracias Charly y Kailing por las teorías sobre el extraño método, y Inconexo… tienes razó, pero ten cuidado que la frase «los chinos conducen coches como si fueran bicicletas» se oye tanto ya que podría entrar en la encuesta que hice hace unas semanas, la de frases a 0,99…

    ~~~
    Enviado por Blanca
    (Contacto Página)
    Mi tío, que nunca condujo y toda su vida fue a trabajar en bicicleta también su subía así a la bici. Jamás ni sus hijos ni sus sobrinos aprendimos a hacerlo, jaja!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    hay que llevarlo en la genéstica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.